Capítulo XII

Sin saber muy bien cómo, Estella estaba en casa de Rivoyre, donde este le dijo lo orgulloso que estaba de ella por haber salvado a aquel muchacho. Se fueron juntos a la fiesta en el granero, allí llegó Tony minutos después y le dijo a Estella que había encontrado a su caballo. Es estupendo que Tony haya encontrado a Mouchette porque significa muchísimo para ella.

Mientras Rivoyre llevaba a Estella a su casa en coche admitió que hacía bien su trabajo, sin embargo, le dijo que se hiciera a la idea de que nunca podría ser gardian por que basaba su futuro en una profesión que dentro de unos años desaparecería, asi que le hace prometer que se pensará irse a Paris. Me entristece que Rivoyre tenga razón, en unos años los tractores sustituirían a los caballos y ya no se necesitarían los gardians porque solo habrá hoteles, fábricas y cooperativas agrícolas.

Personalmente este capítulo me ha encantado. El mejor que he leído hasta el momento.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  30  veces

2 Comentarios to “Capítulo XII”

  1. EDUARDO escribe:

    Me alegro de que te vaya gustando el libro.

  2. diegova12 escribe:

    Me gusta mucho, está muy bien redactado.

Envía un comentario

Debes estar logueado para publicar un comentario