Capítulo XX

Estella había cerrado la puerta con llave porque temía que Folco pudiera cambiar de opinión y se marchase a media noche, le sorprendía el extraño afecto que sentía por él.

 Por la mañana Folco y Estella cabalgaban con Mouchette e Ibrahim cuando vieron un todo terreno rojo. Era el de Estang. En un intento desesperado de salvar la situación, Estella acercó a Mouchette a Ibrahim y se inclinó hacia delante para quitarle las riendas de las manos. Pero era demasiado tarde. El coche giró y siguió a Folco. El caballo se acercaba al húmedo terreno de agua y arena. Ibrahim calculó mal el saltó y calló con todo su cuerpo sobre el suelo y Folco salió disparado por los aires.

Un rato después Estella trató de explicarles a los policías que se habían encontrado en la playa al caballo, que se había escapado, pero no funcionó. Folco estaba acusado de robo. Estella habló con el comisario y le permitió llamar a Rivoyre.

 

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  22  veces

1 Comentario to “Capítulo XX”

  1. diegova12 escribe:

    Buen resumen.

Envía un comentario

Debes estar logueado para publicar un comentario