Capítulo XXII

Todos los gardians estaban de acuerdo: nada era como antes desde que Tony ya no estaba con ellos. El hombre que le sustituyó se llamaba Jojo , era de Marsella.

Una tarde apareció un jinete cabalgando a toda velocidad. Era Tony.  Había venido a decirle a Estella que habían llegado un hombre y una mujer de su familia esa mañana y habían preguntado por la casa de su hermano fallecido. Entonces Estella supo que se trataba de su Tío Lucien y su mujer. Tony se ofreció a acompañarla pero Estella le dijo que no hacía falta que se las apañaría sola. Estella pensaba que habían venido para que se fuese a Paris con ellos, pero no lo iba a permitir jamás. Quería quedarse aquí. Me parece una idea un poco precipitada, ya que solo sabe que están aquí y que han preguntado por su casa.

 

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  30  veces

2 Comentarios to “Capítulo XXII”

  1. EDUARDO escribe:

    Bueno… aceptable…

  2. diegova12 escribe:

    Bien.

Envía un comentario

Debes estar logueado para publicar un comentario