Capítulo12

Víctor se confiesa a Heaven y tras discutir la razón por la que había escrito que quería enrollarse con ella, Heaven abre la tienda de campaña dejando pasar a un congelado Víctor. Él no puede conciliar el sueño porque no para de pensar en Heaven y tenerla delante no le ayuda

Me parece curiosa la forma de llamar de Víctor a los yonquis y a las mujeres, según él las mujeres son mujeres y los yonquis son vegetales, una zanahoria no se puede sentir atraído por una mujer, pero una mujer se puede sentir atraída por una zanahoria. En esta frase hay un significado oculto que tras leer el capítulo se entiende, y es que alguien adicto no tiene espacio en su vida para nada más que la droga y no es capaz de enamorarse.

La parte positiva es que como podemos sacar en conclusión que Víctor ya no tiene esa necesidad de inyectarse sustancias y ahora hay algo más que ocupa su vida y su corazón; ya está más cerca del final de la cuerda y esta vez tiene una cuerda atada a la cintura que le sujeta de caer al abismo.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  30  veces

1 Comentario to “Capítulo12”

  1. paulagt36 escribe:

    Yo creo que un adicto si que se puede enamorar. Por muy fuerte que sea la adicción que tenga, creo que todos somos capaces a figarnos en algo o alguien más, y que nos guste.

Envía un comentario

Debes estar logueado para publicar un comentario