Diálogo de vértigo

- Hola, Víctor. Venimos a comunicarte que ya has acabado tu periodo de desintoxicación- dijo Montecristo.

- Ahora puedes irte a casa, si quieres- añadió Heaven con pesar en sus palabras.

- Eso es lo que voy a hacer- confirmo Víctor con seguridad.

- ¿Estás seguro?, puede ser peligroso- preguntó Montecristo preocupado.

-He vivido en Los Arrabales toda mi vida y sigo vivo- contestó Víctor algo molesto.

- Si, pero te convertiste en un adicto que no conoce su lugar en el mundo- dijo Heaven sin pelos en la lengua.

- Lo que Heaven quiere decir en unas palabras más suaves es que ese lugar rompe a las personas, tú estabas a punto de romperte, lleno de grietas, grietas que hemos empezado a cerrar pero que al mínimo daño que te hagan se volverá a abrir. Y tus padres podrán venir cuando quieran a visitarte, no tienes por qué irte- intentó convencerle Heaven.

- Si fuera por mis padres no me iría, porque ellos siempre pasaron de mí. Me voy por el Chirri, yo soy una de las razones por las que él entró al mundo de la droga y tenemos momentos juntos aunque la mayoría sean bajo la influencia del caballo, tengo que ayudarlo. A demás no voy a huir como un cobarde de mi pasado- argumento Víctor.

-Podemos intentar convencer al Chirri de que se quede aquí- sugirió Montecristo.

-Pero yo os prometí que continuaría con mis estudios- dijo inseguro Víctor.

- Y así será, pero en un colegio privado- afirmó Montecristo.

- Además te necesitamos, queremos que te unas a las expediciones de escalada- sugirió Heaven.

- Y yo quiero ofrecerte un trabajo en la casa- mencionó Montecristo.

- Si convencéis al Chirri me lo pensaré- propuso Víctor.

- Voy a llamarlo ahora para preguntarle- apresuró a decir Montecristo.

- Nos quedamos solos, así que dime la razón por la que no quieres quedarte- preguntó Heaven sin espinas en la lengua.

- No hay una razón especial aparte de las que ya dije- mintió Víctor.

- No me mientas- dijo enfadada Heaven.

- Es que eso es demasiado perfecto, un mundo donde tendré comida y gente a mí alrededor que no me quieren solo para sus negocios o para verme en la miseria, siento que este no es mi lugar. Tú no sabes lo que es estar colgado por el caballo, es algo que te persigue siempre- explicó Víctor apenado.

- Tú lugar no lo decide tu pasado lo decides tú. Piénsalo bien podría ser una buena oportunidad para reconstruir tu vida entera- dijo Heaven posando una mano en el hombro de Víctor.

- Hola, ya he vuelto. El Chirri dijo que él prefería volver así que solo queda saber si tú te vas a quedar- dijo Montecristo mientras se acercaba a ellos.

- De acuerdo, me quedaré- aceptó Víctor.

Si esta conversación hubiera ocurrido en el libro muchos hechos habría cambiado.  Víctor no habría ido a la casa del  Chirri y no se lo hubiera encontrado totalmente drogado. El hombre de los caramelos no le hubiera amenazado y no habría saltado por la ventana. Esto también podría llegar a retrasar la confesión de Heaven en el hospital y  Víctor no tendría una  recaída por la muerte de Chirri, ya que este no habría muerto.

Zaira Gómez Otero

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  13  veces

4 Comentarios to “Diálogo de vértigo”

  1. paulagt36 escribe:

    Me encanta como utilizas las grietas para describir la situación de Víctor.

  2. diegova12 escribe:

    Muy bueno

  3. EDUARDO escribe:

    Buen diálogo

  4. paulalf52 escribe:

    Me gusta mucho como está redactado.

Envía un comentario

Debes estar logueado para publicar un comentario