Guión teatral-Tristes armas

(Rosa está tumbada en su cama, pensativa y melancólica, no tiene su habitual alegría y las lágrimas empiezan a caer por su rostro. Después de unos segundos Harmonía entra en la habitación acompañada de León, la luz se cierne sobre ellos)

Harmonía: (Susurrando) No me quiere contar que le pasa y no entiendo el motivo de su tristeza, (apenada) últimamente siempre está así, me gustaría ayudar.

León: (Mira fijamente a Harmonía y después a Rosa, como si estuviera analizando la situación) Rosa levanta, tenemos que hablar contigo, es muy importante.

Rosa(Irritada) Solo quiero que me dejéis sola (baja a un tono suave y amigable) por favor.

Harmonía: Rosa, por favor, solo quiero ayudar. Eres la persona más importante para mí y no me gusta verte así.

León: Todos estamos muy preocupados por ti, hasta María del Mar se ha extrañado de no verte bailando y dando saltitos por ahí, como solías hacer.

Rosa: Está bien… ¿Os acordáis de la actuación de baile que vimos el otro día? Me di cuenta de lo que quiero ser de mayor… (su voz volvió a un tono triste, estaba a punto de retomar su llorera) bailarina.

León: (Desconcertado) ¿Y qué tiene que ver todo eso con que estés triste? ¿Eso no es bueno? O por lo menos indiferente, ni bueno ni malo. ¿Dónde está el problema?

Harmonía: (En un tono bajo) Las bailarinas empiezan su entrenamiento a los seis años, ella ya tiene nueve. (Vuelve a hablar con una voz fuerte y animada) Pero no pasa nada, lo podemos intentar, no te desanimes sin ni quiera haberlo probado.

Rosa(Mirando al suelo) Soy demasiado mayor…

Harmonía: No digas tonterías, no puedes rendirte sin intentarlo. Además, seguro que puedes comenzar en alguna academia local y luego vas viendo. Quizás sea demasiado tarde para el ballet nacional ruso, pero no todos somos iguales y tal vez consigas, con esfuerzo, recuperar estos tres años perdidos. Si no, siempre habrá alguna otra buena opción. Si realmente es lo que te gusta y quieres hacer, no te rindas, pero tienes que levantarte de ahí e intentarlo

León: Tu hermana tiene razón, hazle caso. Todo es posible y, aunque no lo consiguieras, puedes apuntarte a clases de baile por aquí y cuando seas mayor, aunque no seas bailarina profesional podrías dar clases.

Rosa: (Animada) Puede que tengáis razón, lo intentaré.

(Rosa se va bailando y saltando del escenario)

León: La verdad es que tiene un talento innegable para la danza.

Harmonía: Tienes razón, ahora me siento mal por no haberme dado cuenta antes. Hablaré con María del Mar para ver si conoce alguna academia de baile cercana.

(Rosa y León caminan juntos en dirección a la puerta. La luz se va desvaneciendo del escenario hasta que queda a oscuras)

Ana Jiménez Montes

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  9  veces

1 Comentario to “Guión teatral-Tristes armas”

  1. larasl53 escribe:

    Me ha gustado mucho que Harmonía y León no han parado de intentar animarla con consejos, esperanzas y alternativas para su futuro hasta que lo han conseguido, el guión está muy bien hecho.

Envía un comentario

Debes estar logueado para publicar un comentario