Otros Mundos

Exposición: El poema que cayó a la mar.

Publicado en General — 26 Enero 2009 @ 17:55

      ESPOSICIÓN: “EL POEMA QUE CAYÓ A LA MAR”

Tolos años la Oficina Municipal de la Llingua ufierta a los colexos esposiciones sobre dalgunos llibros n’asturianu, d’esti mou trabayase la llingua y fomentase la llectura  d’un mou bien prestosu.

Nel nuestru colexu faise tolos años una esposición y la d’esti añu ta basada nel llibru “El poema que cayó a la mar” d’Aurelio González Ovies. Nesta esposición dase rempuesta a la entruga: ¿Qué pasó cuándo un poema s’escapó d’un llibru y finó nel fondu del mar?.

La esposición ta formada por un conxuntu de cuadros y cuatro figures de cartón piedra (dos pexes, un pexe espada y un caballín de mar). Pa montar la esposición intentóse representar el fondu del mar, con milenta dibuxos pintaos polos escolinos, y diversos materiales pa da-y un aspeutu más afayadizu.

La esposición pue vese a lo llargo de dos selmanes y ye una bona oportunidá de güeyar “poesía pa ver y poesía pa lleer”, nun colexu onde la poesía florez toles primaveres col “Premiu de Poesía”.

Tolos neños de Llingua Asturiana pasen a ver la esposición, primero falase na clas de lo que van ver y dempués se faen diferentes actividaes, adaptaes a la edá de los escolinos.

Darréu bien el testu de: “El poema que cayó a la mar”, n’asturianu y castellanu.

El poema que cayó a la mar

Un poema alcontrábase tan abandonáu,
sentíase tan solu, tan triste y tan mal,
qu’escapó del llibru que sobre unes piedres
escaeció un home después de pescar.
Púnxose de pie sobre les mayúscules,
arrancó dos oes, fixo unos prismáticos
y miró esteláu’l paisaxe azul
pel que, a lo lloñe, pasaben dos barcos.
Y ensin dase cuenta de que taba altu,
y un cangrexín lu intentó picar,
cuando fue rascase la estrofa d’abaxo
cayó de cabeza al fondu la mar.
De magar  entoncies dicen que los buzos
ven peces metáfora, alverbios coral,
tolines esdrúxules, pulpos monosílabos
y algues mui poétiques con rimes de sal.
Verbos caracola, tildes ferruñentes,
peces paecíos a l’aición d’amar.
Y que de la tinta que va destiñendo
bebe’l chipirón,
y bebe la xibia;
bebe’l calamar.
De magar entoncies cuenten que na arena,
hai restos vocales, consonantes concha,
güelles del tacón de la A y la K
y que delles foles saquen versos sueltos
que mueyen los pies a la soledá.
Afirmen que’l fondu ye más verdaderu,
dende que’l poema se fundió na mar.
Que los caballinos son más estilosos
y que’l pexe espada dexó de cortar.
Que toles serenes faen gargantiyes
cosiendo borboyes en gramatical
y que colos puntos suspensivos llabren
perles pa los suaños en profundidá;
y que les esponxes empapen ansioses
zumu d’axetivos a la hora almorzar
y que con un ritmu muncho más platiáu
los bancos d’anchoes salen a nadar.
Nun paez posible,
pero un poema
inunda la vida de sinceridá,
cala les mentires,
afuega les penes.
Un poema solu, fíxate,
unu solu, puede ser plural.

                                        Aurelio González Ovies

 

 El poema que cayó a la mar

Un poema estaba tan abandonado,
se sentía tan solo, tan triste y tan mal,
que marchó del libro que sobre unas rocas
olvidó algún hombre después de pescar.
Se puso de pie sobre las mayúsculas,
se arrancó dos oes, armó unos prismáticos
y miró asombrado aquel folio azul
por el que, a lo lejos, pasaban dos barcos.
Y sin darse cuanta de que estaba alto,
y que un cangrejo enano lo intentó picar,
se agachó a rascarse la última estrofa
y cayó en picado al fondo del mar.
Desde entonces dicen que a veces los buzos
ven peces metáfora, adverbios coral,
delfines esdrújulos, pulpos monosílabos
y algas muy poéticas con rimas de sal.
Verbos caracola, tildes oxidadas,
peces parecidos a la acción de amar.
Y que de la tinta que va destiñendo
bebe el chipirón,
y bebe la jibia;
bebe el calamar.
Desde entonces cuentan que en la arena siempre
hay restos vocales, consonantes nácar,
huellas del tacón de la A y la K
y que algunas olas traen versos sueltos
que mojan los pies a la soledad.
Afirman que el fondo no es tan embustero,
desde que el poema se cayó a la mar.
Que los caballitos son más estilosos
y que el pez espada dejó de cortar.
Que alguna sirena se hizo gargantillas
cosiendo burbujas en gramatical
y que con los puntos suspensivos labran
perlas para sueños en profundidad;
y que las esponjas absorben ansiosas
zumos de adjetivos al desayunar
y que con un ritmo mucho más plateado
los bancos de anchoas salen a nadar.
Parece mentira,
pero un poema
inunda la vida de sinceridad,
cala las mentiras,
ahoga las penas.
Un poema solo, fíjate,
uno solo, puede ser plural

                                            Aurelio González Ovies

Esta película necesita Flash Player 7

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  693  veces

RSS 2.0 | Enviar un comentario | Enlazar

No hay comentarios »

Aún no hay comentarios.

Envía tu comentario

(requerido)

(requerido)



*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image