Reflexión personal sobre la “sobrecarga informativa” y cómo enseñar a gestionar la información desde tempranas edades….

4 02 2014

Ver mi PLE:Entorno Personal de Aprendizaje

“Hay que hacerse a la idea de que gestionar información
será cada vez más una parte importante de la vida”

(Jorge Franganillo)

A través del curso eduPLEmooc podemos reflexionar sobre un
fenómeno que nos afecta a quienes usamos de forma activa la red,
ya sea para comunicarnos (mails) o para escribir en nuestros blogs:
la “infoxicación“: intoxicación intelectual debida al exceso de
información disponible hoy en día gracias a las tecnologías y que
produce sobrecarga informativa”.

A l@s docentes nos es imposible seguir los consejos de expertos como
Caroline Sauvajol-Rialland
: “no recibir correos electrónicos cuando
la jornada laboral ha concluido”
porque nuestra jornada es doble, por
la mañana con el alumnado y de trabajo personal en casa por la tarde,
cuando es posible gestionar los mails. No es que seamos adictos a los mails…
Para quienes nos dedicamos a esta noble profesión la “Infobesidad es un
verdadero sufrimiento: somos al mismo tiempo receptores y usuarios
de la información, pero también transmisores de información, es decir,
las principales víctimas de esta sobrecarga y los principales actores”. 

He realizado varias lecturas para aclarar mis ideas, principalmente
destaco estos dos artículos que recomiendo a mis compañer@s:

1) De la era de la información a la era de la infoxicación”
Publicado en La Bitácora de CoDi con fecha 29/04/2009.

2) “Infoxicación: cuando la respuesta no es tecnológica sino cultural”
Publicado por Javier Velilla en su blog Debatesic
con fecha 02/05/2013.

Es obvio que los tiempos han cambiado sustancialmente y no sólo
por la tecnología que invade nuestro entorno sino también por nuestras
actitudes y capacidades para adaptarnos a este proceso evolutivo. En ello
también juegan un importante papel nuestros intereses y expectativas
así como nuestra formación y competencia digital.

Hace unas décadas la información existía, siempre existió en mayor
o menor medida, pero no se difundía ni compartía como en la actualidad.
La llegada de Internet y de las distintas webs 2.0, 3.0… han hecho que,
como describe Peter Lyman (en “Sobrecarga de información“)
“se ha producido un cambio en la ecología humana. De pronto, casi
cualquier aspecto de la vida en el mundo está siendo registrado y
almacenado en algún tipo de formato: papel, película, medios ópticos
y magnéticos…”
.  A golpe de clic disponemos de un empacho informativo
en nuestro teléfono, ordenador y, dentro de poco, en nuestras gafas.

Las consecuencias de la “sobrecarga informativa” que padecemos
ya la intuyó Alvin Toffler en 1970 cuando en “El shock del futuro”
advertía “contra los riesgos del incremento exponencial de la información,
que llevarían a grandes desórdenes psicológicos en los individuos”.

El deseo de poder acceder a toda la información disponible hace que
nosotros, “inmigrantes digitales“, afrontemos con angustia, estrés y ansiedad
este nuevo reto. De no gestionarlo adecuadamente con filtros y herramientas
web no sólo padeceremos frustración, sino también falta de productividad, etc.

Por supuesto que la información es un “valor” pero de poco nos sirve si esa
cantidad desorbitada (como describe Jorge F. en “La ansiedad informativa”)
“de contenidos irrelevantes, confusos e imprecisos, una niebla tóxica
nos impide distinguir con claridad información valiosa del ruido informativo”…

Como escribe Mikkel en “Sobrecarga informativa“, “las personas simplemente
son manejadas por la información y no pertenecen a ninguna categoría sociológica
cuando se enfrentan a la comunicación”
. Hay otros caminos posibles, la denominada
“información enfocada: donde toda comunicación trata básicamente sobre decir
la cosa justa, a la persona justa, en el momento justo, en la forma justa…”

En “una sociedad en que la información se usa intensivamente en la vida
social, cultural, económica y política”
debemos ser concientes de que “tener
mucha información no es sinónimo de tener mucho conocimiento”.

(Alfons Cornellá”, 1999).

Ser conscientes de que “nuestros cerebros trabajan tomando bloques enteros
de información desde nuestros sentidos, organizándola incluso antes de
percibirla”
(Dolors Roig) requiriendo “más atención y sintiendo que el tiempo
pasa más despacio”
al reorganizar y procesar esa información nueva y caótica,
bien distinta de la familiar que se procesa de forma rápida. (Ver artículo).

Las ventajas o inconvenientes de la “Infoxicación” que padecemos hacen que
“todo dependa de nuestro papel. La red no hace o deja hacer. Somos nosotros
mismos los que a través de nuestro rol activo o pasivo gestionaremos y
aprovecharemos la información o dejaremos pasar la oportunidad”
como
bien explica David Gª Navas en “¿Infobesidad?“. ¿Qué nos propone David
como internautas para luchar contra esta ingestión obsesiva? Pues aplicar una
“dieta informativa a base de usar lectores de RSS, estructurar el correo, usar
listas en Twitter, círculos en Google+, organizar nuestros contactos”.

En una palabra, organizarnos mejor “para aprovechar el continuo flujo
de conocimiento: escuchando y categorizando, adoptando un rol activo,
haciendo partícipes de nuestros actos a todo aquel que se quiera sumar a
nuestros proyectos, etc”.

Clay Jhonson nos da sus consejos y propone una nueva dieta informativa
más saludable, consciente de que “lo que la elección de información nos
aporta es la capacidad de desinformarnos a nosotros mismos de todo tipo
de formas nuevas”.
  ¿Cómo? “Evita las grandes cadenas, acércate a las fuentes,
prioriza los medios que te permiten elegir las noticias que quieres, evita la
repetición, escoge bien, lee menos pero mejor, utiliza buenos hábitos”.

Resumiendo: busca, no mucho, principalmente hechos.


Pensándolo bien es cuestión de lógica. Cuando ingerimos una cantidad
excesiva de algo, la respuesta tiene que ser en clave de alimentos y cantidades.
Pues con la información sucede lo mismo, seleccionar y buscar calidad,
cocinarla bien para asimilarla adecuadamente y que no nos empache,
en la cantidad adecuada y buscando que sea lo más saludable posible…

En este sentido me quedo con la frase de Javier Velilla en “Infoxicación:
cuando la respuesta no es tecnológica sino cultural”
, “editar es una
respuesta realista y saludable a la infoxicación. Todo lo demás
es sólo tecnología”.
Hay que cocinar y crear, no limitarse a productos
preparados. Disponer también de unas adecuadas herramientas web
que nos ayuden en este proceso de elaboración y de difusión…

No sólo debemos ser consumidores de contenidos porque muchas
veces refuerzan nuestros puntos de vista. Debemos adoptar una
actitud más reflexiva, más creativos e innovadores.

En el ámbito educativo y como maestra de Infantil, pienso que en nuestras
aulas y desde tempranas edades el “trabajo por proyectos” con todo lo
que supone e implica al alumno es una fantástica opción para aprender
a buscar información, escogerla bien, sintetizar, resumir, organizarla…
porque ahí está la clave en organizarla, no en conseguirla. En realizar
presentaciones incluyendo imágenes, fotos, videos; en expresar opiniones
perdiendo el miedo a hablar en público al compartir nuestro punto de vista…

Inculcarles buenos hábitos a estos “nativos digitales” y desarrollar
una completa competencia digital
para que, en su edad adulta y al ritmo
que sigue creciendo exponencialmente, no padezcan una sobreinfoxicación o
nuevas patologías que seguro surjirán con el tiempo… Un verdadero plan
de prevención de riesgos en el sector de las TIC´dentro del ámbito
educativo.
L@s primeros en formarnos y en desarrollarlo debemos ser los
docentes. No podemos permitirnos el lujo de enseñar y formentar algo que
desconocemos o no utilizamos. Es relevante e imprescindible en nuestro PLE.

A medida que vayan iniciándose en nuevas aplicaciones, enseñarles a utilizar
el correo electrónico, las cuentas webs en la nube como repositorios online
de documentos, enseñarles a sacar el máximo provecho a los buscadores,
mantener un escritorio del ordenador y unas carpetas organizadas, los archivos
ordenados en un pendrive o en un HDD, usar un calendario compartido, una
agenda… aplicaciones y herramientas de las que disponemos y que ojalá hayamos
podido empezar a utilizar sistemáticamente desde nuestra infancia. Si motivamos
a nuestr@s niñ@s para que utilicen adecuadamente las TIC´s les sacarán
más rendimiento y no padecerán esta ansiedad, estrés y frustración
de quienes todavía seguimos en fase de aprendizaje.

ANEXO: Análisis de las herramientas utilizadas hasta ahora para gestionar
la información digital y sus efectividad…

1º) Herramienta para gestionar la información docente y compartirla
con mis compañer@s y/o Familias a través del blog personal y de aula.
GOOGLE  DRIVE

El repositorio online de Google y sus funcionalidades y ventajas para el trabajo
colaborativo es uno de mis preferidos. Llevo bastantes años empleándolo y cada
vez le saco más provecho. Cuando tengo que Coordinar algún proyecto, Ciclo o
grupo de compañer@s, cuando tengo que impartir algún curso, abro una cuenta
específica para ello y organizo y aglutino en ella todo tipo de archivos de trabajo.

Preparo una tarjeta identificativa, a modo de llavero, para entregar a los demás
y que la enganchen a sus pendrive de uso habitual y elaboro un sencillo tutorial
para animarles a utilizar Drive como herramienta web. Este es el último que realicé
y que compartí hace unos días en Twitter.

2º) Herramienta para publicar los Proyectos de trabajo con l@s alumn@s.
Ejemplo de Proyecto elaborado y que acompañará el trabajo de aula.
CALAMEO
  en la dirección www.calameo.com

Este repositorio de presentaciones flash es mi preferido, más que ISSUU o Scribd.
Os recomiendo probarlo por su facilidad de uso y su versatilidad. Me encanta!!
Por ejemplo, este boletín subido el 27/02/2012 a Calameo ha sido visto 2.357 veces.

Necesitas actualizar Adobe Flash Player (gratuito)

Ver Presentación de Calameo en pantalla completa.

3º) En cuanto a otras aplicaciones, estoy probando Pinterest, Symbaloo,
Diigo, etc.
  Gracias, por su puesto, a las recomendaciones del curso EducaLAB.  ;)

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  607  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image