Microcuento vándalo

20 05 2008

Tras haber transcrito, para placer de mis lectores, mi primera redacción, he querido sacar a la luz pública este trabajito de otro alumno sevillano que también conservo, pues fue la primera vez que el chavalillo me ponía en un ejercicio algo más que dos palabras. Y es que la motivación hace milagros. Lo que ocurre fue que les pedí que me inventaran un cuento -otra vez-: única condición, que el argumento transcurriera en un instituto. En seguida los chavales me preguntaron si podía ser una historia de amor. Yo les dije que sí. Lo siguiente fue que se animaron y pidieron una historia de amor homosexual. Yo les dije que de acuerdo. Y entonces fue cuando el alumno Zutanito de Tal (nombre supuesto) salió del sopor en que habitualmente estaba y, levantando la cabeza del pupitre, pidió prestado un boli y papel -no solía traer el material- y escribió esto (respetamos, como siempre, ortografía y puntuación originales):

Carlos Homosexual, se dirigía al instituto, Un chico se dirigió a él, Manolo Homosexual, Jorge Homosexual.

Valoré altamente que el chico supiera colocar las tildes. Lo que aún no me explico es por qué todos los personajes se apellidaban Homosexual.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  708  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image