Esto ye’l caos

3 06 2016

A bombo y platillo se publicita el último año de la PAU; el año que viene los alumnos tendrán el mismo examen con otro nombre. Se celebran las oposiciones sin terminar el curso. La Consejería ordena suspender las clases para los estudiantes pero no para los profesores: me pregunto a quién van a dar clase (¿a los bedeles? ¿a las urracas del patio?). Y lo escribo en tercera persona porque a mí me ha tocado tribunal, que es lo peor que puede pasarle a uno después de ser opositor. España sin gobierno, pero ni lo notamos. La Consejería antes aludida me obliga en una misma tanda a demostrar que no soy una delincuente sexual y a cambiar mi cuenta de correo profesional. La reforma educativa sigue adelante sin nadie que la apoye. Ah, y me dan el traslado; menos mal que es porque lo he pedido yo.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  363  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image