Calidad de la enseñanza

20 02 2018

Nos manifestamos para que nos devuelvan las condiciones laborales pre-crisis: nos impusieron dos horas de más a cada profesor, con todo lo que esto implica: más alumnos, más exámenes, más sesiones de evaluación. Claro que también implica menos contrataciones, menos personal, menos dinero que la Consejería se gasta en educación. Eso sí, por pizarras digitales que no quede.

Este año comenzó, además, con trampa: se nos dijo que en nuestros horarios aparecería una hora de menos, con la intención de progresivamente (nótese el adverbio) ir paliando la injusticia.  Y nos lo creímos. Ilusa de mí. La susodicha hora de menos se ha traducido, en la práctica, por mor de no sé qué esotéricos algoritmos (no me pidan que se los explique; soy de letras) en una hora más de guardería guardia. Toma ya.

Mis compañeros y yo nos preguntamos cómo se relaciona todo esto con la burbuja inmobiliaria.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  93  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image