La parida(d)

24 09 2019

Se nos impone la obligación de corregir un examen de cuyo nombre no quiero acordarme. Pero no todos los profesores serán agraciados con tal suerte: al tribunal elegido se le exige una única condición: ser paritario (que no paritorio). Es decir, que estará constituido por idéntico número de hombres que de mujeres. Y por qué no, me pregunto, de rubios y de morenos, de españoles y de extranjeros, de homosexuales y heterosexuales. Por más que doy vueltas a la cabeza, no consigo comprender qué relación existe entre la adjudicación de una nota y la posesión de un pene.

Me pregunto qué injusticia histórica se está paliando con semejante medida, ya que sabido es que en la enseñanza somos todo muyeres.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  22  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image