El cuento más gracioso del mundo

30 03 2020

 El cuento más gracioso del mundo no es un cuento, sino una novela, que no es otra cosa sino un relato largo. El cuento más gracioso del mundo no es una ristra de chistes, sino un análisis precoz de los males del colonialismo. Y digo precoz porque estamos hablando de 1847 y de Herman Melville; sí, ese de la ballena.

Omoo: a Narrative of Adventures in the South Seas, traducido como Omú en español, permanece inevitable a la sombra gigante del cachalote albino; en contraste con su hermano mayor nos ofrece un texto irónico de arriba abajo, lleno de desastres y carente de tragedia, que relata el viaje más absurdo en barco desde la novela bizantina. El navío, cómo no, un ballenero.

Melville no se corta a la hora de criticar a su propio país -y al de los demás- y destapar todos los males de una Armada poblada por oficiales incompetentes, navíos escorados y marineros poco mejores que piratas. En un ballenero que hace aguas se juntan un capitán sin autoridad, una tripulación de cuchillo en boca y unos nativos que aguardan en islas ocupadas por europeos rapaces que roban sus recursos con la excusa de la civilización. Y esto último escrito sin equívocos por un hombre blanco muerto.

Y no pienso contaros si al final naufragan.

P.D.: Al ser esta una de las lecturas recomendadas para los alumnos de Literatura Universal, os recuerdo que el que la haga me envíe un correo cuando la termine para su evaluación.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  36  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image