Antígona 3

13 04 2015

Seguimos ofreciendo los resultados de la encuesta Creonte versus Antígona :

Profesor de Filosofía 2 y Jefe de Estudios: (después de decirnos que era muy buena pregunta). “Tienen razón los dos, Creonte porque defiende el Estado por encima de los ciudadanos(razón política) y Antígona porque tiene la razón moral. (Si algo me gusta de los compañeros de Filosofía es que saben argumentar).

Director (de Lengua para más señas): Está con Antígona “por la profundidad de sus sentimientos”. A continuación alega que “Creonte tiene un sentimiento dramático pero menos sentido”. (Que me aspen si entiendo esto. Sin duda mis alumnos lo han transcrito mal). Ah, y creo que también alegó que Antígona era una mujer, lo cual por lo que se ve suma puntos.

Profesora de Apoyo PT: “Creonte”, dice, tras reconocer que no tiene ni idea de quiénes son. Tras contarle la historia, rectifica: “Antígona tiene razón, porque sigue sus sentimientos”.

Limpiadora: “No me acuerdo de la historia, pero las mujeres siempre tienen razón”.

Secretarias (así, en bloque): Nadie sabía quiénes eran Antígona y Creonte, pero después de contárselo todas están con Antígona.

Conserjes (también en bloque): Nadie conocía la historia ni a los personajes. Después de escucharnos, deciden:

- Conserje 1: ¿Quién ye´l Creonte esi, la madre que lu parió!” (puede que el asturiano no sea lengua oficial, pero la admitimos en nuestra encuesta). “Antígona tien razón”.

-Conserje 2: “Antígona, sin duda, porque es mujer. A Creonte hay que matalu”.

-Conserje 3: Creonte, con tal de llevar la contraria…

-Conserje 4: Las dos posturas le parecen igualmente aceptables, según se mire. Pero se pone al final de parte de Antígona, pues lo que esta hace “a Creonte no le perjudica”.

-Profesora de Filosofía 3 y Jefa de Estudios: Después de habernos hecho el mejor análisis de la obra, insistiendo en el conflicto entre la ley de la sangre (mundo arcaico) y la ley de la polis (mundo clásico), además de relacionar esta obra con la Orestíada, nos dejó de piedra cuando se decantó por Antígona y llamó a Creonte “bicho”.

-Profesora de Religión (fuera de encuesta): Tras enterarse de que los alumnos andaban buscándola para hacerle una pregunta capciosa, fue corriendo a la Wikipedia a informarse sobre el teatro griego, no sea que la pillaran en pañales. Para cuando se sintió preparada para contestarnos, ya habíamos cerrado el plazo.

ESTADÍSTICAS

Creonte tiene razón: 3 votos

Antígona tiene razón: 28 votos

Da la razón a ambos: 2 votos

No sabe, no contesta: 8 votos

Conocía la historia de antemano: 13 personas

No conocía la historia: 27 personas

(Nota: no se ha tomado en cuenta para la estadística la no-respuesta de la profesora de Religión, por las razones antes mencionadas. Declaramos asismismo que no tiene nada que ver el hecho de que su asignatura no cuente para la nota media).



Antígona 2

7 04 2015

Vamos con la segunda ronda de respuestas a la pregunta: ¿Quién tiene razón, Antígona o Creonte?

Profesora de Historia 2: Por fin alguien que vio la obra representada: “Las razones de Antígona tienen más fuerza. ¡Y es una mujer!”.

Profesor de Historia 3: “Es un dilema”, dice tras reflexionar (no hubo que contarle la historia porque ya la conocía). Al final se decide por Antígona, porque “es más humana”.

Profesora de Biología 1: Conoce algo de la historia, pero hay que refrescarle la memoria. Al final se decide por Antígona, porque “los sentimientos son más fuertes que la ley”.

Profesora de Biología 2: “Paso palabra”. No la dejamos. “¿Tengo que saberlo?”. Le contamos la historia. “Antígona, por sentido común”.

Profesor de Lengua y Literatura 4: “No lo sé” (pero esto no significaba que no conociera la historia; su respuesta iba más allá): “Nadie tiene la razón. Soy irracionalista. Dejo la razón para otros”.

Profesora de Filosofía 1: “Antígona”, nos dijo, después de un “puffff”. Aunque la razón legal la tiene Creonte, “la ética está por encima de la ley” (ahí queda eso).

Orientador: “Tendría que actualizar” (traducción: no tengo ni idea). Después de la explicación nos dice que Antígona, mirándolo desde el punto de vista moral, ya que su postura es más ética.

Profesora de Latín y Griego 1: (muy contenta de que le hagan semejantes preguntas) “¡Antígona, claro! Es mi personaje femenino favorito. Es la primera mujer feminista de la Historia”. Acto seguido añade: “Creonte a tomar por culo” (sic).

Profesor de Educación Física 2: No se acuerda de la obra. Tras recibir la explicación, se declara favorable a “la ley del pueblo”, ya que las leyes son un producto humano y no siempre son acertadas.  Y después de habernos dicho todo esto, le da la razón a ¡Creonte!

Profesor de Historia 4: Declara que le gusta mucho la obra, y parece ser sincero. Se pone de parte de Antígona, ya que defiende sus ideas hasta el final. “¿Qué mayor dignidad que morir por tu familia?”.

Profesora de Música 2: (le contamos la historia; creo que ya se la sabía, pero quiso dejar hablar a los alumnos, lo que me parece muy bien). Le da rotundamente la razón a Antígona, porque “todo el mundo se merece un entierro justo haga lo que haga”.

Profesor de Biología 3: “Primero tendría que saber de qué va la historia” (es evidente). Tras escucharnos, se lanza a una disertación histórico-social en la que se menciona de pasada el nombre de la ETA, para acabar dándole la razón, por motivos humanitarios, a Antígona.

Profesor de Tecnología 1: (muy apurado) “No sé quiénes son”. Tras escucharnos con paciencia: “tampoco sé quién tiene razón”. Le dejamos en paz, pobrecito.

Continuará en próximas entregas…



Antígona 1

27 03 2015

Mis alumnos de ARES (Y.F.Z, L.P.A. y A.R.A.) tenían que abordar a todo adulto que encontraran por el instituto (profesores, conserjes, limpiadores y algún padre, si se tercia) para hacerles una sola pregunta:

“¿Quién tiene razón, Antígona o Creonte?”

Por supuesto, la gracia del asunto estaba en que era muy posible que algún catedrático especializado en Exactas ignorase la identidad de los litigantes en cuestión, por no hablar del motivo que les enfrenta. Si ese era el caso, mis alumnos tenían órdenes de explicarle la obra de Sófocles.También podía darse el caso de que alguien no sólo conociera la historia, sino que además tuviera algo interesante que decir sobre ella (y no necesariamente tenía que ser el licenciado en Griego). Esto también ocurrió, no piensen tan mal.

Las respuestas van aquí, tal y como las recibimos.  No damos nombres propios para proteger la identidad de los que nos hicieron el favor de responder, que tampoco se trata de poner en ridículo al personal. Después de todo, confieso que si a mí me hacen una pregunta de matemática elemental yo quedaría pero que muy mal. Allá vamos:

Profesor de Plástica 1: “Me pillasteis; no me acuerdo”. Hubo que contarle la historia, pero después se puso de inmediato del lado de Creonte.

Profesora de Matemáticas 1: No sabe quiénes son esas personas.

Profesora de Historia 1: No conoce la historia. Le suena que tiene razón Creonte, pero al final se decide: “sea lo que sea lo que pase, tiene razón el de en medio”.

Profesora de Matemáticas 2: No sabe quiénes son estos señores. Fin de la encuesta.

Profesor de Plástica 2: “No tengo ni puta idea. Uy, perdón; no quería decir idea”.

Profesora de Plástica 3: Los estudió, pero no se acuerda.

Profesor de Lengua y Literatura 1: Da la razón a Antígona, porque “la ley de los dioses es siempre superior a la ley de los hombres”. No sólo es el primero en saber de qué iba la historia, sino que además colaboró en explicársela a otros dos profesores.

Profesor de Informática 1: (después de escuchar la historia contada por el profesor anterior) No se decide ni lo ve claro. Califica de “idiotas” a ambos protagonistas y dice que ninguno tiene razón, aunque matiza que si él estuviese en la situación de Antígona haría lo que ella hizo.

Profesor de Informática 2: (después de escuchar la historia contada por el profesor anterior) Antígona tiene razón y Creonte era “un capullo”. Y mala persona, además.

Profesor de Inglés 1: “Antígona me suena, pero Creonte no”. Después de escuchar la historia se pone decididamente a favor de esta: “una venganza contra un muerto no tiene sentido”.

Profesor de Inglés 2: Misma reacción (otro al que no le sonaba Creonte). Tras escuchar la historia opina que tiene razón “Antígona, porque yo no creo en los dioses”. Los alumnos opinan que no debió entender bien la historia.

Profesora de Inglés 3: “No tengo ni idea. Antígona, porque es mujer”.

Profesor de Diversificación 1: “Antígona porque es mujer y las mujeres siempre tienen la razón” (esto, sin escuchar siquiera el argumento de la historia).

Profesor de Lengua y Literatura 2: No sabe exactamente de qué va la historia, así que hay que contársela.  Después de eso opina: “si lo cuentas así, parece que Antígona, pero por si las moscas opino lo mismo que Clara” (me alegra ver que mis compañeros de departamento me tienen en tal estima).

Profesor de Educación Física 1: Hubo que contarle la historia, pero después se decidió taxativamente por Antígona: “tiene derecho a enterrar a sus muertos”.

Profesora de Lengua y Literatura 3: “Antígona, porque es mujer, y en el teatro griego la mujer es muy importante”.

Profesora de Música 1: Después de contarle la historia se decide por Antígona, porque está en contra de la pena de muerte y está más a favor de perdonar que de castigar.

Profesora de Francés 1: Ni conoce la historia ni deja que se la cuenten, porque tiene que irse a clase.

Y por no hacer demasiado largo este post, dejaré el resto de los resultados para una segunda entrega. Y felices vacaciones, que ya era hora.