No nos obligue a leer

25 09 2015

Lo que sigue es la carta que una alumna le dirige a un imaginario ministro de Educación/coordinador de Departamento que intenta obcecadamente imponer a los alumnos la lectura por obligación.

Querido señor que pretende hacer obligatoria la lectura: ¿por qué? Al igual que usted no puede obligar a un ciego a ver, usted no puede mandar a un niño al que no le gusta leer un libro obligatorio. Un lector nace, no se hace a la fuerza. A todos, durante años, nuestros padres y profesores nos han obligado a escuchar libros, cuando lo lee un cuentacuentos o cuando nos leen un capítulo antes de acostarnos. Entonces es cuando descubrimos qué clase de persona somos, una que se puede quedar hasta las cuatro de la mañana leyendo un buen libro, u otro que no quiere leer ni los folletos comerciales.

Para que a un niño le guste leer, aparte de ser por sí mismo, también es la influencia de sus mayores; me explico: yo siempre tuve de referencia a mi hermano mayor y a mis padres, grandes amantes de los libros, y con mi corta edad, aunque solo sabía leer alguna palabra suelta, me sentaba con ellos y hacía como si leía. Pero, si tus padres aborrecen los libros y prefieren la tele, o el ordenador, y tu visión de ellos es que en sus ratos libres ven la tele, el niño hará lo mismo imitándolo.

Las cargas del colegio ya son muchas como para obligar a alguien a leer (ya es bastante que nos  obligan a estudiar).

Por eso, le pido que no mande a alguien leer si no le gusta; ya leerán otras cosas, no es necesario presionar.

Atentamente, Inma Álvarez

Más sincero, imposible. Este alegato contra la imposición de la lectura pertenece a INMA ÁLVAREZ LORENZO, actualmente en 3º de la ESO.



Esto sí son argumentos

12 06 2015

Los alumnos tenían que escribir un texto argumentativo en el que intentaran convencer a sus padres de que les dejaran ir a un concierto. El de este chico, que prefiere permanecer en el anonimato, me ha encantado:

Me deberíais dejar ir al concierto de The Rolling Stones ya que al estar en los asientos no me golpearían. No creo que haya muchos yonkis, ya que al gastarse la pasta en drogas no les dará para el concierto, y si los hay, no creo que me quieran dar droga porque está muy cara, además de que me conocéis y sabéis que no la aceptaré. Por otra parte, si me va a acompañar uno de vosotros, ¿qué peligro hay de que me pierda? Por no hablar de que no voy a llevar bolsos o bandoleras, así que la probabilidad de que nos roben se reduce mucho. Respecto al precio,me comprometo a pagar mi entrada si me lleváis.

Y Mick Jagger, Keith Richards, Woods y compañía se dejaron de drogar desde hace mucho (supongo) así que no son un mal ejemplo. Con lo que peligro no tengo ninguno ni de parte de los espectadores ni (obviamente) de los intérpretes.

Pero, claro, la última palabra es vuestra. ¿Qué decís?

Por un alumno de 2º de la ESO que prefiere no dar su nombre.



Profesor muere por un grave ataque de estrés en Asturias

22 05 2015

Ayer, a 19 de Mayo de 2015, un profesor sale de su clase corriendo, gritando y tirándose de los pelos por un grave ataque de estrés. Estaban en clase de Lengua. Todos los alumnos estaban cansados por el calor de estos días y no les apetecía dar clase, lo que se notó en su comportamiento. A causa de esto, el profesor, el cual debe permanecer anónimo por petición de su familia, no pudo con ellos. Por mucho que les mandaba callar o ponía amonestaciones (unas 15), los niños pasaban de él. David Villanueva, uno de sus alumnos, nos cuenta:

“Puede que nos portáramos un poco mal pero… no era para tanto. A ver, estábamos dando los sintagmas o algo así y simplemente nos levantábamos, algunos se fueron y otros nos quedamos en nuestros sitios echando una siesta”.

Compañeros de trabajo del profesor nos cuentan que el fallecido, antes de morir, dijo:

“Tenía que haber hecho medicina”.

Los niños, arrepentidos, dan el pésame a la familia del fallecido.

Su familia le recuerda.

Y como se pueden suponer, esto no es una noticia real, sino un trabajo realizado por la alumna ESTHER ÁLVAREZ ÁLVAREZ, actualmente en 2º de la ESO.



Diario de viaje

5 03 2015

Este es el brillante diario de un viaje compuesto por una alumna de segundo de la ESO, Alba Coto.

18, FEBRERO - 1946

Me llamo Leonard y ahora mismo me encuentro sentado en el tapizado de cuero del tren que me llevará a mi destino, Rusia.

He partido de Francia y me dirijo a este nuevo destino en busca de mi hermano desaparecido. Ya llevo una semana en este transporte y me temo que todavía estoy a mitad de camino. Estoy cansado, en estos últimos días he conocido a gente extraña, gente propia de los cuentos de misterio. Reconoceré que he pasado mucho miedo. Un hombre cuyo rostro estaba adornado con una gran cicatriz y que estaba vestido con una gran capa negra amenazó a todos los viajeros de muerte con su guadaña. El revisor lo echó del tren, pero el hombre gritó que una maldición no se va tan fácilmente, que a todos nos llegaría. Sigo pensando en sus palabras que me retumban en la mente. ¿Y si es verdad su maldición? ¿Y si no vuelvo a ver mi hermano?

A través de estos cristales; pueblos, ciudades, mares, ríos y bosques han pasado por mis ojos. Cada lugar nuevo me recuerda al anterior, todo está conectado entre sí. Cada kilómetro recorrido me dice que dentro de poco voy a ver a mi hermano mayor, a Amadeus.

22, FEBRERO – 1946

Ya está. Ya he encontrado a Amadeus. Ya he encontrado a la maldición. Mi hermano está descansando. Está muerto. Me han informado que hace menos de una semana que se fue.  Aproximadamente su fallecimiento fue el día 16 y me podéis llamar loco, pero en esos días aquel hombre echó la maldición. Volveré a mi hogar, con mi madre y le contaré lo sucedido.

28, FEBRERO – 1946

La llegada a mi casa ha sido muy dura. Mi madre lo ha visto en mi mirada. Ya sabe la verdad. Estoy decepcionado conmigo mismo. ¿Y si no me hubiese subido a ese tren? ¿Mi hermano seguiría vivo?

Partí a ese viaje para traerle la felicidad a mi madre, de que volviese a ver a su hijo otra vez, pero por una simple maldición todo ha terminado así. Bueno, no todo porque descubriré quien era aquel hombre y vengaré a mi hermano.

Por ALBA COTO CASAL, actualmente en segundo de la ESO.



Mi casa

8 10 2014

Los alumnos tenían que inventarse una casa que tuviera alguna característica especial. Esta me impresionó por su surrealismo; desde luego, no se parece en nada al catálogo de Ikea.

Mi casa está flotando en una ciudad flotando sobre un abismo, en el abismo que dejó este mundo abismal. Ese abismo se llama Vida. Por lo que vivimos en el abismo de esa abismal vida. Ese abismo está junto a un lago de aguas negras y amargas como la hiel. Este lago se llama Emoción. En este lago hay peces. Peces esqueléticos cuyo nombre es tristeza. Todo eso está en mi casa. Sin embargo mi casa está en dicha ciudad. Mi casa es una paradoja.

Por DIEGO MEDIAVILLA BURGOS, actualmente en primero de la ESO.