Corta carta

3 12 2013

“Hola, el tema de las navajas me ha gustado mucho y estoy a favor ya que me siento indefenso”.

Se supone que esto era una carta al director, no un microrrelato. Desisto de incluirla en la sección Aciertos, por motivos evidentes.



Microcuento vándalo

20 05 2008

Tras haber transcrito, para placer de mis lectores, mi primera redacción, he querido sacar a la luz pública este trabajito de otro alumno sevillano que también conservo, pues fue la primera vez que el chavalillo me ponía en un ejercicio algo más que dos palabras. Y es que la motivación hace milagros. Lo que ocurre fue que les pedí que me inventaran un cuento -otra vez-: única condición, que el argumento transcurriera en un instituto. En seguida los chavales me preguntaron si podía ser una historia de amor. Yo les dije que sí. Lo siguiente fue que se animaron y pidieron una historia de amor homosexual. Yo les dije que de acuerdo. Y entonces fue cuando el alumno Zutanito de Tal (nombre supuesto) salió del sopor en que habitualmente estaba y, levantando la cabeza del pupitre, pidió prestado un boli y papel -no solía traer el material- y escribió esto (respetamos, como siempre, ortografía y puntuación originales):

Carlos Homosexual, se dirigía al instituto, Un chico se dirigió a él, Manolo Homosexual, Jorge Homosexual.

Valoré altamente que el chico supiera colocar las tildes. Lo que aún no me explico es por qué todos los personajes se apellidaban Homosexual.



Mi primera redacción

19 05 2008

Hoy voy a ponerme nostálgica y a recordar con cariño la primera redacción que corregí, que fue, por circunstancias de la vida, en Andalucía, Sevilla para más señas. Es necesario decir, por si las moscas, que el angelito que la escribió no pretende representar a toda la comunidad andaluza, sino nada más que a sí mismo, y advertir también, por si hiciera falta, que no saquen ustedes conclusiones, por favor, sobre el nivel académico en los centros sureños fijándose en esta sola y triste muestra que yo guardé como preciado recuerdo.

Permítanme únicamente la licencia de no revelar el nombre del autor, que dejaremos en anonimato a imitación de ejemplo tan ilustre como el Lazarillo. Digamos tan solo que tenía más de trece años, para que se sitúen ustedes. Advertimos además, que se han respetado escrupulosamente la ortografía y puntuación originales (nótense las alternancias de grafías dudosas, la ortografía juanramoniana y la creativa utilización de acrónimos).

No les entretengo más, y allá va:

Cuento

He sido atacado por una banda de neonasis, me han quitado todo lo de valor los cabrones me an dejado empelotas a mi y a mi novia era la pimera vez que le veia el coño.

Abia ropa en la basura ella se la puso y yo me quede en pelotas todo el mundo me miraba ella decia que jedia como sus muerto.

Cuando su made la vio le dijo ¿Donde te as metido peaso de guarra? apestas mas que tu padre.

Mi novia era jitana no tonia ropa na da más que la que le quitaro su madre estaba todo el dia en braga ella me dijo que estaba caliemte y me la follé. Cuando me la estaba follando binieron los nazis y utiliza la estrategia S.C.L. S. P. Que significa sacarla lijero y salir por pata.

cogi la gitana que jedia más que una mofeta y se lo eche a los nazis casi se mueren.

Llame a una puta que tenia el zida y la mande a que se lo violara

Quizás no debí decirles que tomaran como inicio la frase: “He sido atacado por una banda de neonazis”.