No puede ser verdad

24 10 2012

Me entero de que no sólo no vamos a cobrar la paga extraordinaria de Navidad, sino que Hacienda nos va a descontar la parte proporcional como si la hubiéramos cobrado. Es decir, que el mes de Diciembre cobraremos DE MENOS.

??? Aceptamos no cobrar la extraordinaria, igual que aceptamos pulpo como animal de compañía, pero… ¿que nos descuenten algo que ni siquiera cobramos? ¡Esto es surrealista! Sin duda tiene que ser un error, o un rumor infundado: sin duda es una simple mentira, o tal vez todo lo que pasa es que nos retienen en principio para devolvérnoslo después, si así les salen más fáciles las cuentas. Porque de ser verdad, estaremos abriendo la veda. Dentro de nada, nos cobrarán por franquear la puerta del instituto, en concepto de alquiler de local, y de fijo que acabaremos poniendo nosotros la luz y el agua (a veces es preciso tirar de la cadena del váter).



Sin derecho a enfermar

22 10 2012

Al parecer, ya no podremos permitirnos el ¿lujo? de ponernos enfermos. La novedad es que ahora ya no cobraremos el sueldo íntegro cuando estemos de baja (véanse porcentajes exactos donde corresponda; yo ni tengo ganas).

No sé ni por qué me molesto en subrayar lo obvio: que esto atenta contra los derechos fundamentales de los trabajadores. No tener derecho siquiera a ponerse enfermo es propio del obrero de la Revolución Industrial o de la esclavitud; creíamos que en Occidente esta fase estaba ya superada. Y que no nos vengan con el cuento de que hay gente que se coge bajas falsas; claro que los hay, pero existen otras formas de poner remedio a eso sin que paguen justos por pecadores: ¿para qué está la inspección?

Estar enfermo no es voluntario, ni es una suerte, ni es un capricho. ¿Y además ahora te van a castigar por ello? Como el bueno de Sancho Panza hubiera dicho, “encima de cornudo, apaleado”.



La paga merecida

29 03 2008

Acabo de enterarme de que en Andalucía piensan pagar a los profesores por aprobar a sus alumnos. A más aprobados, más sueldo. ¿A cuántos euros el cinco? ¿Y la matrícula de honor?
Casi me estoy arrepintiendo de haber pedido el traslado.