Puro teatro

23 06 2017

Ha ocurrido hoy mismo en nuestro centro: un afamado director de teatro y zarzuela (cuyo nombre omito por caridad) se había ofrecido para dar una sesión de teatro a nuestros estudiantes. Empezó por echar a los profesores, sin duda para aparentar mayor cercanía con el alumnado, y aunque los tales profesores se ofrecieron a quedarse en el aula e incluso le advirtieron de lo que pasaría si no (en lugar de aprovechar la ocasión para tomarse un café, lo que dice mucho en su favor), el afamado director, cuyo nombre se omite por motivos humanitarios, prefirió prescindir de su ayuda y/o asistencia. Así le fue.

A los cinco minutos el afamado director de teatro y zarzuela había comprobado la total ausencia de atención (por lo que se ve, nadie le miraba a la cara, sino más bien al dispositivo móvil), había solicitado un profe de guardia para que por favor sofocara la creciente algarabía y había expulsado, en un acto de rabia y desespero, a seis alumnos (sin firmar el parte de incidencias). Todo esto antes de llegar al minuto seis de su intervención. Lo siguiente fue la aparición de la señora directora en la sala de profesores suplicando que alguien que estuviera por casualidad libre se hiciera cargo del desastre.

Al parecer, el pobre hombre pretendía ofrecernos un curso de iniciación al teatro para chavales en horario de tarde. No creo que vuelva.



Éxito de los alumnos de FPB II

16 05 2017

Mi enhorabuena a los alumnos que han sido capaces de representar a Lorca sin decorados y casi sin vestuario (las faldas de las chicas eran mías).



El cuento más trágico del mundo

18 01 2017

Dicen que se ha dejado de hacer tragedia desde que ya no somos griegos. Lo niego, y no sólo porque existen Shakespeare o Buero Vallejo. No se trata de teatro, sino de un relato: “Los pájaros traen el sol”. de Alistair McLeod. Aviso: abstenerse menores de edad y personas sensibles. Puede que no sea el cuento más triste, pero es el más trágico; todos los componentes de la tragedia establecidos por Aristóteles están presentes: la ironía trágica, la catarsis, el mal que persigue al inocente y que no puede evitarse, producido involuntariamente por el propio inocente, el destino, la compasión y el temor.

Si tengo algún pero que ponerle es nada más que el título; el que tiene es realmente precioso, pero sin duda le quedaría mejor “La cù mòr glas” (traducción disponible en el propio cuento). No pongo enlace a pdf alguno porque este texto no es aún de dominio público. Lo encontráis en el libro de relatos del mismo nombre.