Examen tipo test

20 11 2013

Día de huelga de alumnos, primera hora de la mañana: ni un estudiante en clase. Por favor, elija cuál de estas tres opciones es la correcta:

a) Los alumnos son unos vagos por definición, y aprovechan cualquier excusa para faltar a clase.

b) El ministro Wert es infalible cual pontífice.

c) La reforma educativa se lleva hoy al Senado.

Piense unos minutos antes de contestar. Cualquier respuesta errónea le descontará medio punto.



Poderoso caballero

25 10 2013

Los  responsables de Educación han vuelto a meter cizaña diciendo que la reciente huelga no tiene más motivo que don Dinero. Asumiendo gratuitamente que a los profesores no les preocupa la calidad de la enseñanza, nuestros empleadores prefieren ignorar que la mayoría de los implicados en el proceso educativo –padres, alumnos y docentes- rechazan la continua presencia de exámenes externos, el aumento de horas lectivas y de alumnos en el aula, los recortes en becas, transportes y atención a alumnos con especiales dificultades y el resto de despropósitos de una ley que ha venido a arreglar el grave problema de la educación en España adoptando unas medidas que lo dejan aún peor de lo que estaba. Y mira que era difícil.

Ah, y, por cierto, ayer no había más de siete alumnos en todo el centro.



Porque tenemos el empleo asegurado

23 10 2013

Como tenemos el empleo asegurado nos dedicamos a hacer huelga. Oh, sí, desde luego que no es por una ley que suprime el Bachillerato Artístico, implanta exámenes libres y convierte la religión (católica) en evaluable, entre otras mejoras: que nadie sospeche que eso tiene algo que wert. Y para mayor bajeza, les recuerdan a los padres de los alumnos que nuestro puesto de trabajo es fijo -¿nadie se acuerda de los interinos o de los docentes de la privada?-, mientras que ellos están en el paro -eso es mucho dar por supuesto: ¿o acaso todos los españoles de hoy carecen de puesto de trabajo?-.

Dejadme que conceda al autor de semejante frase el beneficio de la duda. No supondré que lo ha hecho para enfrentar a padres contra profesores, en un intento de desviar las balas: no puedo pensar que sea tan ignorante como para no saber que muchas personas son, a la vez, padres y docentes. Tampoco me creeré que lo que realmente piensa es que los trabajadores no tenemos derecho a la protesta -eso sólo se le ocurriría a un ministro de dictadura-, o que los profesores no son trabajadores como pueda serlo un minero, un oficinista o sí, por qué no, un diputado.

Y lo que nunca se me pasará por la cabeza es que el autor de tan sesudo análisis muestra en dicha frase su pensamiento inconsciente; a saber: que el estado natural de un español de hoy es el paro. Porque esto significaría que vivo en un país en que el desempleo se percibe como norma y el trabajo como privilegio. Un país a la inversa.