LA QUINTA HOJA DEL ARCE (Curso 08-09)

C.P. BAUDILIO ARCE - OVIEDO

Cuaderno de 5º A

 RECORRIDO POR EL CASCO HISTÓRICO DE AVILÉS

9:00 AM. Salimos corriendo desde el “cole” hacia la Estación de RENFE de Llamaquique. A las 9:10 am, salía nuestro tren en dirección a Avilés. Subimos ordenadamente, de dos en dos, y nos sentamos todos. Pasamos por las estaciones siguientes: Oviedo, La Corredoria, Lugones, Posada de Llanera, Lugo de Llanera, Villabona, Ferroñes, Canciones, Nubledo, Los Campos, Villalegre, La Hocica y Avilés, donde llegamos sobre las 10:00 am.

Llovía. Fuimos a la Oficina de Información y Turismo a encontrarnos con la guía que nos iba a enseñar el casco antiguo de Avilés. Lo primero, fuimos a visitar el Ayuntamiento en la Plaza de España. Recorrimos varias salas, entre ellas la de recepciones, y nos enseñaron la maqueta del Avilés antiguo. Nos explicaron que el escudo de Avilés tiene un barco, dos torres y una cadena entre éstas, porque cuando los moros invadieron Sevilla, el Rey pidió ayuda a un marinero de Avilés, porque los del Norte eran y son los mejores. Éste bajó con el barco y en el bauprés colocaron una sierra para cortar la cadena que había entre las dos torres de entrada a la ciudad. Con el vaivén del barco por la marea, la sierra rompió la cadena y entraron y reconquistaron la ciudad. También vimos las dos espadas de Pedro Menéndez, el avilesino fundador de la primera ciudad de La Florida en EE.UU.

Salimos del Ayuntamiento hacia el Parque del Muelle. Seguía lloviendo. Allí vimos varias estatuas, la de una foca que recuerda a la foca que hubo en la ría de Avilés y que se hizo amiga de todos, y otras estatuas de dioses mitológicos.

A continuación fuimos a la Iglesia vieja de Sabugo y la Iglesia de los PP. Franciscanos y después los palacios de Camposagrado y Valdecarzana.

Seguía lloviendo. Luego fuimos a la Iglesia nueva de Sabugo, que a mi se me parece mucho a la Iglesia de San Juan de Oviedo. A continuación fuimos a la Plaza del Mercado donde descansamos un poco, comimos nuestra merienda y el profe se compró un paraguas porque ¡seguía lloviendo! Entramos en el mercado. Había puestos de fruta, pescado, carne, etc. Me recordó a la Plaza del Pescado de Oviedo.

Ya algo descansados y lloviendo menos fuimos al Palacio de Ferrera e Iglesia de San Nicolás de Bari, donde había una fuente que se llama Los Caños de San Francisco, con seis caños pero solo sale agua de cuatro.

Por fin, paró de llover y nos fuimos a la calle de Galiana, donde media parte está empedrada para pasar el ganado y la gente con madreñas, y la otra media está enlosada. Es una calle muy bonita con 252 metros de soportales de los 4.000 metros que se conservan en Avilés. Otros 2.000 metros aproximadamente ya no se conservan porque ampliaron las casas aprovechando los soportales.

Nos despedimos de la guía y nos fuimos al Parque de Ferrera. Empezaba de nuevo a llover. Lo atravesamos y vimos un estanque con patos, cisnes y ocas. Me pareció que había menos árboles que en el Parque de San Francisco de Oviedo, pero me gustó también.

Llegamos a la estación y nuestro tren ya estaba allí. En el viaje de vuelta  paró de llover. ¡A buenas horas!

Me lo pasé muy bien a pesar de la lluvia. Deberíamos repetir otro día con sol.

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image