Valles del Oso. Reflexiones al final de una experiencia

26 06 2013

Una vez finalizada nuestra convivencia de cinco días en plena Naturaleza, el primer día de clase, con aire relajado, decidimos llevar a cabo eso tan necesario después de cualquier experiencia: reflexionar. Sobre el papel plasmamos nuestros aprendizajes, pensamientos y emociones.

  • “He aprendido a convivir: hacer la cama, recoger la habitación, animar a tus amigos si están tristes, escucharles si tienen algo que decir…Creo que tendríamos que ser más amables con nuestros compañeros”.
  • “He aprendido a madurar, a escuchar las opiniones de los demás, a aprender de los errores y a cuidar el planeta”.
  • “He aprendido a ser autónomo. A veces, hay que alejarse de tus familiares y convivir con otras personas. Debes aprender a repartir la ropa, el calzado y el agua que lleves para los cinco días”.
  • “Pienso que, ahora, somos más independientes y algo más responsables. Esta semana nos ha cambiado un poco para mejor. ¡Y hemos aprendido a convivir con la Naturaleza y aguantar cinco días sin maquinitas!”
  • “Tras esta excursión ya no me canso tanto al caminar y me gusta saber curiosidades de las plantas”.
  • “Aprendí a ser más ordenado, a sobrevivir sin mis padres, aprendí sobre la Naturaleza de Asturias, a preparar comida. También hemos aprendido a respetar el planeta que es lo fundamental para la vida”.
  • “Aprendimos a no romper ningún eslabón de la cadena trófica para convivir con la Naturaleza”.
  • “Aprendí a valerme por mi mismo porque aunque los padres te quieren mucho, siempre llegará un momento en que te tengas que valer por ti mismo”.
  • “He aprendido a probar toda la comida que me pusieran, a escuchar bien; aprendí que es muy importante reducir, reciclar y reutilizar y ayudarnos unos a otros”.
  • “Lo de poner una bandera al final del día me pareció muy bien porque así cuidamos el medio ambiente. Nos hemos separado de las máquinas y nos hemos relacionado”.
  • “Para mi no fue muy difícil porque es la cuarta vez que duermo sin mis padres. A algunos seguramente les costó porque siempre hay una primera vez para todo”.
  • “En la habitación cada vez nos entendíamos mejor y creo que eso es un signo de convivencia”.
  • “Me di cuenta que puedo cuidarme yo mismo”.
  • “He aprendido a ser responsable de mi mismo”.
  • “Esta experiencia ha ayudado a convivir con los de la otra clase ya que siempre ha habido rivalidad. Todo lo que hicimos en Proaza sirvió para que aprendiéramos: aprendimos a escuchar la naturaleza, los tipos de árboles…Esto también me ha servido para reflexionar que aunque a veces piense que no quiero tener hermanos, no puedo estar sin él cinco días. Tener hermanos es muy valioso”.
  • “He conocido mejor a mis compañeros, de esa manera nos pudimos entender mejor en algunas actividades en grupo”.
  • “Una cosa que a mi me parece importante es que para convivir con los compañeros hay que entender lo que ellos valoran positivo o negativo porque si no hacemos esto puede darse el caso de que le estemos gastando una broma y ellos lo pueden entender de otra manera”.
  • “Yo me quedo con la autonomía que aprendí, con todo lo que nos enseñaron sobre plantas, árboles, flores, animales…; con todos los talleres divertidísimos que hicimos  y las visitas a los museos de la Prehistoria y Etnográfico, a Cueva Huerta y al Hayedo de Montegrande. Me di cuenta de muchas cosas sobre los osos: el infanticidio en la época de celo, qué tipos de osos hay y por qué solamente hay osos en la Cordillera Cantábrica”.
  • “En los Valles del Oso he aprendido mucho sobre osos, plantas, huellas y animales”.
  • “He aprendido a respetar la Naturaleza. Cuando arrancamos una hoja o cualquier parte a una planta o matamos un animal sólo por gusto, estamos haciendo mucho daño a la Naturaleza”.
  • “Hemos aprendido cómo cuidar el planeta, no contaminarlo, no malgastar los recursos”.
  • “He aprendido algunos nombres de plantas y a saber para qué se utilizan, a escuchar los sonidos de la Naturaleza, conocimos más la Prehistoria, como el Paleolítico Superior. También cómo pintaban los hombres de esa época y por qué. En el Museo Etnográfico de Quirós aprendimos algo de historia de la minería y también utensilios, casa y escuelas de antes. Y lo más importante: aprendimos a estar sin padres cinco días, a pasarnos la comida en el comedor, a trabajar en grupos y hacer la cama nosotros solos”.
  • “Me di cuenta de que un bicho, por pequeño que sea, cumple una función en la vida”.
  • “Nos enseñaron lo importante que son los osos”.
  • “He aprendido a portarme mejor fuera de casa”.
  • “Hay que aprender  a respetar a la naturaleza porque ella  da vida a los herbívoros, que dan vida a los carnívoros que nos dan vida a nosotros. Si un animal desaparece, todos desaparecemos”.
  • “Descubrí bastantes plantas, árboles, su uso, las pinturas rupestres. Es una experiencia muy bonita que si me dan la oportunidad de repetir un montón de veces, la aceptaré”.
  • “Creo que ahora debo compartir con otros los conocimientos y experiencias que hemos obtenido para que también disfruten de ellos”.
  • “Me han gustado mucho los paseos y las rutas. He aprendido a escuchar al bosque y me ha gustado la compañía que nos hizo Arturo”.
  • “Aprendí que todos somos importantes. Que somos como una cadena, que si un eslabón no funciona…Todo se rompe”.

Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image