saltar a navegación

James Matthew Barrie:El Niño en el Escritor

1 Febrero 2010
Publicado por carlosugov7l en: Nuestro cuaderno de notas, Personajes famosos
Enviar un comentario | RSS 2.0 | Enlace URI

 

 “Nunca pasa nada interesante, a partir de los doce años”

       James M. Barrie

Seguro que muchos habéis oído hablar de este hombre… El creador de Peter Pan y el País de Nunca Jamás, el escritor de esta gran novela que mezcla fantasía e imaginación con nostálgico drama y realidad… Sin embargo, esta historia, sobre el niño que no quería crecer y su pandilla de niños que se cayeron del cochecito cuando aún eran bebés, refleja, totalmente, la vida de nuestro escritor, pero narrada de forma poética, y envuelto todo en un fascinante relato, sobre las aventuras de un niño en un país, en el que la ilusión perdura, y reina la imaginación…

La historia de James Barrie es como un cuento de hadas, pero cubierto por un cruel drama…

Y, por supuesto, en la vida de este hombre, si se ha de buscar un punto clave, es, sin miedo a equivocarme, la infancia… La infancia sería la etapa que marcaría su vida para siempre.

James M. Barrie, nació en Kirriemuir, Escocia, en el año 1860, siendo sus padres David Barrie, y Margaret Ogilvy…

 Su aventura comienza a los cinco años, cuando su hermano David, muere en un terrible accidente a los trece años…

 La madre de James, Margaret, tuvo una enorme depresión por la pérdida de su hijo mayor y se recluyó durante meses en su dormitorio. No quería ver a nadie y, aún peor, cogió un especial odio a su hijo pequeño James, por el simple hecho de que estaba vivo, anteponiendo el recuerdo de su hijo mitificado al de un hijo vivo del que aún podría disfrutar…

Barrie creció, así, a la sombra de su madre, quien parecía reprocharle el “crecer”, puesto que David ya no lo podría hacer.

Pero, pasaron los años, y James demostró que técnicamente no había crecido, dejando a un lado que medía un metro cincuenta, pues prefería jugar como un chiquillo con los demás niños a adentrarse en el mundo de los adultos.

Gran aficionado a la lectura, comenzó a escribir en la infancia, e, impulsado por ello, se convirtió en un gran dramaturgo y escritor, que pronto conocería la fama…

Escribió aclamadas novelas como El Admirable Crichton, y, un sentimental y nostálgico libro, Margaret Ogilvy, dedicado a su madre, un año después de que ésta muriese.

Su gran mano con la infancia le hizo amigo de muchos niños, entre ellos una encantadora niña de cuatro añitos llamada Margaret.

Dulcemente, llamaba a James “ friendy”, puesto que no sabía pronunciar la palabra “friendly” (amistoso), y muchas veces se entendía “Wendy”… Desgraciadamente, la niñita conocería la muerte a los seis años de edad.

Pero un suceso sería el que cambiaría su vida para siempre… Unos años después de la muerte de la pequeña Margaret, conoció en los Jardines de Kesington, lugar por el que le encantaba pasear, a la familia Lewellyn Davies, formada por la Señora Davies, su marido, y los niños con los que trabaría una inmortal amistad, George, Michael, y Peter.

Pero, estos niños inspirarían, profundamente, al escritor, a crear su obra estrella, por la que seguro todos lo conozcáis, “Peter Pan, el Hijo Único del País de Nunca Jamás”.

El universo repleto de maravillas, que esta preciosa obra constituye, está lleno de deliciosas anécdotas, metáforas, y mensajes, aunque la mayoría de ellas sólo cobrarán sentido en la mente del escritor.

“Peter Pan” es la biografía “inventada” de James, y su obra clave en toda su bibliografía. Él construyó con los Davies, su familia ideal, y, con “Peter Pan”, creó la mágica infancia que hubiera deseado tener…

Sin duda en cada uno de las páginas del libro, se ve reflejada la historia de Barrie…

Peter Pan, el niño que nunca quiso crecer, los Señores Darling (Querido), los padres que hubiese deseado tener, y también Wendy, (ya sabréis de dónde proviene su nombre) el pequeño fantasma de la niñita Margaret, y, la madre en miniatura que hubiese querido también tener.

A Barrie le encantaban las obras de Robert L. Stevenson tales como La Isla del Tesoro, y también adoraba las Leyendas y Mitos sobre las Sirenas, además de entusiasmarle las historias sobre indios… Y, ya que era su mundo ideal, ¿por qué no juntar todo? ¿Cómo sería una historia sobre indios, niños que vuelan, piratas y sirenas?

El cocodrilo del reloj representa el paso del tiempo, algo que no existe en el País de Nunca Jamás, y a lo que el Capitán J. Garfio teme más que al hecho de ser comido por el cocodrilo.

El marido de la señora Davies, dijo también antes de morir una representativa frase que James plasmó en su obra:

 “Morir será una gran aventura”, pues todos los niños que muriesen serían transportados al País de Nunca Jamás.

Sin embargo, el entusiasmo que Barrie tenía por esta obra que simbolizaba toda su vida, era contrarrestado por las duras críticas que recibía incluso, ¡antes de que la obra fuese estrenada!…

Cabe destacar, que las obras de teatro, iban destinadas únicamente al público adulto, pero Barrie invitó a los niños del Hospital Infantil Great Ormond Street… Y, obviamente, los adultos estaban asombrados. Todos creían que la obra iba a ser un desastre…

 Pero, sin embargo, durante la famosa escena “Yo creo en las hadas”, en la que se ha de aplaudir para resucitar a Campanilla, fueron los niños los que comenzaron a aplaudir. Y, para sorpresa de los productores, los adultos empezaron a aplaudir extasiados, llegando a ser la obra, un colosal éxito.

 Tal fue su éxito, que se convirtió en uno de los más entrañables clásicos, e, incluso, en el año 2004, se publicó una secuela de éste, Peter Pan de Rojo Escarlata.

James Matthew Barrie, murió en el año 1937, justo antes de terminar un relato que probablemente se convertiría en otro clásico, dedicado a la princesita Margaret como regalo de cumpleaños.

Muchos homenajes se han rendido a este gran hombre, desde una escultura en los Jardines de Kesington a nuestro Peter Pan, hasta numerosas adaptaciones al cine de su obra, e incluso una muy emotiva de su propia biografía: Descubriendo Nunca Jamás…

Peter Pan es, en definitiva, un clásico que nadie debería dejar de leer y que recomiendo a todos aquellos a los que les guste dejar volar su imaginación.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  1140  veces

Comentarios»

No existen comentarios



*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image