ROMANCE DE MARZO 2010

EL CID PIDE EL TRIBUTO AL MORO

 

Por el val de las Estacas

 pasó el Cid a mediodía

 en su caballo Babieca;

 ¡oh que bien que parecía! 

El rey moro, que lo supo,                                        

 a recibirle salía;

 dijo: - Bien vengas, el Cid,

buena sea tu venida,

  que si quieres ganar sueldo,

  muy bueno te lo daría,

  o si vienes por mujer,

  darte he una hermana mía.

 - Que no quiero vuestro sueldo,

  ni de nadie lo querría,

  que ni vengo por mujer,

  que viva tengo la mía;

  vengo a que me pagues las parias

  que tu debes a Castilla.

                    Anónimo

No existen comentarios

Envía un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image