30 Mayo 2011

todas las caras de boris vian

Publicado en musica y literatura por franciscru a las 20:26 h.

39 años. Como los 39 escalones de Hitchcock. Una vida muy breve para hacer muchas cosas: Boris Vian fue cantante, poeta, guionista, escritor, actor, técnico, crítico… No se puede decir que fuera un genio. Ni siquiera es correcto afirmar que todo lo que hacía lo hacía bien. Pero de lo que no hay duda es que era todo un personaje, un personaje de carne y hueso que protagonizó su propia y apretada existencia como nadie. Anticlerical con primera comunión, antimilitarista dispensado del servicio por problemas de salud, ingeniero con vocación de trompetista, blanco comprometido con la causa de los negros (americanos), escritor de novelas prohibidas por la cuarta República (francesa)… A nosotros nos interesa especialmente su dimensión literaria. Sus libros están escritos con la entraña. La pólvora que derrocha en todos sus escritos es una crítica demoledora al momento histórico que le tocó vivir. Sería por eso que sus libros no tuvieron demasiado éxito ni alcanzaron verdadera difusión hasta después de su muerte. Boris Vian falleció en un cine, en el patio de butacas, durante el estreno de una película basada en su novela más conocida: Escupiré sobre vuestra tumba. El escritor había renegado públicamente de esta adaptación a la pantalla y mostró su descontento muriéndose durante la proyección. Por si fuera poco, ese día los empleados del cementerio andaban de huelga (¡Aaaah! ¡Francia siempre será Francia), así que sus amigos tuvieron que enterrarle por su cuenta. ¿De verdad que no te apetece leer nada de este hombre?

Para la sección, seleccionamos El desertor, interpretado por Vian (cantante), todo un referente antimilitarista del siglo XX. La traducción no es buena y tiene faltas de ortografía de grueso calibre pero, en fin, ese es el peaje que hay que pagar en internet. El segundo vídeo es una canción de Diane Tell, con letra del mismísimo Boris Vian (escritor).

26 Mayo 2011

bajo el influjo de jon bilbao (segunda entrega)

Publicado en el escritor por franciscru a las 18:17 h.

Continuamos con la entrevista que le hicimos a Jon Bilbao, con reto incluido.

 

  • No hay duda de que su prosa cautiva. Tiene un algo que atrapa, que seduce desde la primera línea, que a la vez desconcierta por su aparente sencillez… De entrada parece un buen comienzo para alguien que busca un estilo propio… ¿Cree que ya lo ha encontrado?

No. La del estilo es una búsqueda continua. Nunca hay que decir: ya lo he conseguido, ya sé hacerlo bien. Eso sería el fin, sería empezar a repetirse.

  • Observamos que en el relato corto abundan las producciones en las que la historia, la buena historia, está ausente… en otras palabras: que echamos en falta el propio “cuento”. ¿Falta de imaginación o una perversión de la modernidad?

 Las dos razones y muchas otras. Pero un relato no tiene que seguir necesariamente la estructura: planteamiento, nudo y desenlace, ni tener una trama y unos personajes al uso. Los experimentos son necesarios, todos sacamos provecho de ellos, incluso de los fallidos.

  • Se dice que a John Cheever le expulsaron del colegio por fumar y que eso determinó, para bien, su futuro como escritor. ¿Es cierto que la rebeldía está en el origen de un buen narrador?

Yo más bien diría que el origen reside en la insatisfacción, que a su vez puede generar rebeldía.

  • En la mayoría de las entrevistas le preguntan sobre sus referencias literarias, y sus recomendaciones al respecto. En nuestro caso, vamos a invertir los términos: ¿qué libros o autores desaconsejaría a un adolescente que está reuniendo su propia biblioteca?

No le desaconsejaría ninguno. Que lea lo que más le apetezca. El tiempo, con un poco de suerte, irá refinando su gusto.

  • Y para terminar, le vamos a pedir algo que no sabemos si es muy ortodoxo: El comienzo, el pié, la primera línea de un relato cualquiera, comprometiéndonos a que nuestro equipo de creadores dotará de piel y entrañas al pequeño embrión hasta su alumbramiento. Entonces solo nos quedará regalársela con todo cariño por su paciencia y amabilidad.

“La pasada noche la vi arrastrarse por la playa.”

22 Mayo 2011

bajo el influjo de jon bilbao (primera entrega)

Publicado en el escritor por franciscru a las 11:06 h.

Interesados como estamos por este autor, sometimos su paciencia a una dura prueba de la que salió victorioso: conociéndole como le conocíamos a través de algunas entrevistas y apariciones en los medios, le preparamos algunas cuestiones alimentadas por la curiosidad de los que quieren saber de primera mano qué es eso de ser escritor, cómo se forja uno y que derroteros toma la obra cuando está sometida al severo escrutinio de editores, colegas y lectores. El resultado de esta incursión en el mundo literario de Jon Bilbao es la que a continuación os ofrecemos (en dos entregas). Disfrutadla.

 

  • Imagínese que le toca dirigir el aprendizaje literario de un lector adolescente que aun no sabe si desea serlo… ¿Cuál sería, al menos, el primer paso que daría?

Que no aborde el proceso como un aprendizaje sino como una forma de diversión; que comienza por leer lo que más le apetezca y luego se deje conducir por las lecturas, que unas lo lleven a otras.

  • En el instituto se proponen lecturas “obligatorias” que ilustran eso que hemos llamado la historia de la literatura. ¿Cree que es esa una buena forma de acercarse a la lectura? ¿Cómo vivió de muchacho esa experiencia?

La verdad es que no me parece la mejor forma. Sin duda hay que dar a los chavales unas nociones de historia de la literatura, lo que incluye algunas lecturas; pero habría que alternar tales lecturas con otras más modernas y apetecibles, que fomenten la curiosidad del alumno y le descubran que leer es entretenido. Yo quisiera haber tenido profesores menos preocupados por cumplir el temario y más por crear lectores.

  • En su caso, ¿es cierto eso de que el oficio de escritor se aprende como lector autodidacta?

En gran medida, sí. Un escritor nace de un buen lector.

  • Nos gustaría saber más sobre su proceso de creación… Hay escritores que escriben del tirón y otros confiesan que cada frase es un lento y doloroso alumbramiento ¿En qué grupo se incluiría?

Tomo muchas notas antes de empezar a escribir, de forma que cuando me pongo a ello ya tengo clara la trama, los personajes y el final hacia el que tengo que avanzar. Esto no significa que luego la escritura sea una mera trascripción de mis notas, sino que es un proceso creativo en sí mismo: se me ocurren ideas nuevas, descubro que algunas de las que tenía no funcionan… Luego viene el inacabable proceso de reescritura, tan importante como el anterior.

  • Tenemos la intuición de que con esto de Internet son muchos los que se dedican a escribir y muy pocos a leer… ¿es necesario conocer (de verdad) a los clásicos para innovar?

Creo que sí, aunque muchos se me lanzarán al cuello por decirlo.

  • Hace poco escuchábamos un viejo discurso de D. Francisco Ayala en el que afirmaba que:

Hoy, otros nuevos obstáculos nos amenazan. Aludo, claro está, al progreso pujante e irresistible de los medios de comunicación audiovisual, cuyos servicios han sustituido, tanto para la información como para la recreación de las grandes masas, al recurso de la palabra escrita. Por su causa, las gentes abandonan la práctica de la lectura, y pierden la costumbre de sentarse con un libro en la mano para ejercitar la mente y cultivar la imaginación interpretando su contenido. Y así, el centro de la autoridad idiomática se desplaza desde la letra impresa hacia posiciones desde donde se difunde una oralidad desaliñada, regida por criterios de urgencia.

¿Qué opina de ello?Prefiero evitar las opiniones catastrofistas. Siempre ha habido y siempre habrá alternativas de ocio que roben tiempo a la lectura. Pero no podemos olvidarnos de que el cine y la televisión, con sus lenguajes particulares, han ejercido una importante e interesante influencia en la escritura. Y gracias a Internet, se lee y se escribe más que nunca.

18 Mayo 2011

caligramas

Publicado en juegos y chanzas por franciscru a las 0:01 h.

A las puertas de otro verano refulgente, os vamos a proponer algunas ideas para disfrutar leyendo, escribiendo, inventando y, en fin, haciendo todas esas cosas que se asocian con el uso indiscriminado y espontáneo de la creatividad, capacidad consustancial al género humano, asociada, por si no lo sabéis, a los éxitos personal, académico y profesional. En otras palabras: pensar puede ayudarte a mejorar un poco tus calificaciones. Y hacerte la vida más agradable.

A lo que vamos: un caligrama es una gamberrada visual, una recreación gráfica de un mensaje en el que las letras, las palabras o las frases se disponen de manera sugerente para llamar la atención del lector. Generalmente el contenido del caligrama está relacionado con la imagen evocada; un ejercicio que permite fundir en el mismo cuenco el chocolate blanco de la imagen con el negro de la palabra escrita, sin más límite que el que imponga la imaginación de cada uno. Por la red puedes encontrar ejemplos notables de esta curiosa manera de presentar la creación literaria. Únete al nutrido grupo de caligrameros que en el mundo somos.