11 Julio 2011

óliver

Publicado en biblioteca virtual por franciscru a las 17:31 h.

Esta película necesita Flash Player 7

Cualquier escritor de literatura juvenil hubiera vendido su alma por atribuirse la autoría de “Oliver Twist”, y nos consta que hay algunos que han intentado aproximarse (sin éxito) a la epopeya de este personaje universal. Pero es que las andanzas de Oliverio y el entramado vital que se teje alrededor de los protagonistas de la novela es tan perfecto que muy pocos que no fueran Charles Dickens conseguirían una obra maestra de calibre semejante. La descripción que Dickens hace de la Inglaterra de su tiempo, principios de la época victoriana, es un fresco estremecedor que refuerza aún más la virtuosa determinación del niño desamparado, firme ante la desdicha, que se repone a los reveses del destino gracias a la generosidad que alimentan las almas buenas. Os traemos aquí una versión comiquera perteneciente a la serie Joyas Literarias Juveniles, que tanto hizo por la literatura clásica. También os animamos a ver una de las muchas (y buenas) versiones cinematográficas de esta historia, quizá la más emotiva, dirigida por David Lean en 1948.

6 Julio 2011

jugando a traducir: il libro (italiano)

Publicado en musica y literatura por franciscru a las 0:04 h.

 

Abre el libro, pasa la hoja,
un niño te está mirando…
Abre la puerta, hay
un largo camino por andar…
Abre el libro, pasa la hoja,
un niño sobre un caballo…
Abre la puerta, y allí
sin demora, la historia comenzará…

pasa la hoja ahora,
pasa la hoja otra vez,
pasa la hoja de nuevo y dime lo que ves.

Veo árboles y jardines
y los barcos sobre el mar,
llanuras y colinas
y gente que viene y va…

Veo un gran sol amarillo,
un niño sobre un gallo,
caminos y montañas
y gente que viene y va…

pasa la hoja ahora,
pasa la hoja otra vez,
pasa la hoja de nuevo y dime lo que ves.

Abre el libro, pasa la hoja,
una manzana en una rama,
suelo fértil para el trigo
y gente que viene y va…

Veo nubes en la distancia,
un humo negro y pesado,
un ejército de soldaditos
y la guerra que amenaza…

pasa la hoja ahora,
pasa la hoja otra vez,
pasa la hoja de nuevo y dime lo que ves.

El niño sobre el gallo
los barcos sobre el mar…
Las personas desaparecen,
Pronto de ellas nada quedará.

El niño sobre el caballo
y el gran sol amarillo…
un ejército de soldaditos
y la historia concluirá.

pasa la hoja ahora,
pasa la hoja otra vez,
pasa la hoja de nuevo y dime lo que ves.

1 Julio 2011

ahora que llegan las vacaciones…

Publicado en Recomendaciones por franciscru a las 0:38 h.

…observad cuanto hay a vuestro alrededor. Es posible que haya cosas que se os han pasado por alto. Quizá durante los últimos meses de frenética actividad escolar, la rutina os ha privado de percibir los matices de la vida, y ahora, volcados panza arriba sobre un cálido lecho de hedonismo y arena fina, tenéis al fin la oportunidad de contemplar durante horas el vuelo errático de las gaviotas o el tránsito lento y silencioso de una colada de nubes limpias. Eso por no hablar de las innumerables oportunidades de darle tregua a la mente, abotargada de sintagmas y ecuaciones, con una o varias historias maravillosas de esas que otros alumbraron en su imaginación, y  que ahora se nos ofrecen, turbadoras, bajo un sol de justicia: “Había sido normal hasta que cumplió veinticinco años. Entonces, durante unas infortunadas vacaciones en Estados Unidos, sobrevino el percance. En Chicago (…) el joven Adolfo había conquistado (creía él) a una señora en un cabaret, y ella se lo llevó a un hotel, y estaba en plena acción cuando sintió en la espalda la punta de un cuchillo.” (La tía Julia y el Escribidor de Mario Vargas Llosa). Porque con ayuda de un buen libro nos podemos remontar más allá, incluso, de ese horizonte azul y cierto donde el mundo se curva: “Una gota de agua sube los peldaños de una escalera ¿La oyes? Tumbado en la cama a oscuras, escucho su misterioso recorrido. ¿Qué hace? ¿Brinca? Tic, tic, se oye de forma intermitente. Después la gota se detiene y quizá durante lo que queda de la noche no vuelva a dar señales de vida.” (Una gota de Dino Buzzati).  Si has de aguardar a que el tedio y el aburrimiento te asedien, sea. Pero llegado ese momento, no lo dudes: toma un libro e intenta encontrar entre las palabras, que se preparan como un festín sobre el mantel de las páginas afiladas, lo que otros tantos lectores persiguieron y hallaron antes que tú: el placer de leer por leer: “Siempre la ha maravillado que sólo a ella el zapato le calzase a la perfección, porque su pie (un 36) no es en absoluto inusual y otras chicas de la población deben de tener la misma talla. Todavía recuerda la expresión de asombro de sus dos hermanastras cuando vieron que era ella la que se casaba con el príncipe y (unos años después, cuando murieron los reyes) se convertía en la nueva reina.” (La Monarquía de Quim Monzó).