30 Septiembre 2012

músicos y literatura

Publicado en musica y literatura por franciscru a las 12:40 h.

El gran pianista canadiense Glenn Gould cargaba con su silla a todos lados, una sillita plegable de cortas patas construida por su padre. Retorcido y casi en posición fetal, Glenn se sentaba con la nariz a una cuarta del teclado, como si no se fiara de sus dedos, y después desgranaba una a una las notas de la partitura, tocado por ese espíritu de los grandes clásicos que le había concedido el don de hablar de tú a tú con las Musas. No le gustaba el trato con sus congéneres. Así que el periodista Jonathan Cott se las tuvo que ingeniar por teléfono para recoger las célebres conversaciones, compiladas en un libro muy interesante. La fulgurante carrera de la chelista Jacqueline du Pré se truncó a los 28 años debido a una esclerosis múltiple. Su genio y su personalidad controvertida sigue alimentando argumentos de libros y películas muy interesantes. En la biografía del también chelista Mstislav Rostropovich se recoge su peripecia vital, apasionante y apasionada, donde la música es el reflejo distorsionado de la reciente historia del mundo: condecorado y execrado, perseguido y privado de su nacionalidad, Rostropovich nunca renunció a ser protagonista de su propio tiempo, y mientras otros se las daban de importantes en lujosas salas de concierto, él se retrataba frente a los últimos lienzos del muro de Berlín interpretando con su instrumento de 1711 una suite de BachFarinelliRachmaninovCallas… la lista de intérpretes y de historias sería interminable. Podemos asegurar que un repaso atento a la vida y la obra de estas personalidades geniales no os van a dejar indiferentes, pues en muchos casos sus biografías no tienen nada que envidiar de las tramas literarias más exquisitas… Y en este caso, como en todos pero con más motivo, recomendamos la lectura con fondo musical…

19 Septiembre 2012

la voz de marilyn

Publicado en escribiendo por escribir por franciscru a las 0:15 h.

La imagen pública de Marilyn pugnaba por librarse de esa pesada etiqueta de ingenua, frívola, inculta e insustancial que tan bien combinaba con su imagen despampanante. De ahí que posara de buen grado con un libro en la mano, en actitud de activa y reconcentrada lectura, tal y como aparece aquí arriba, supuestamente atrapada por la prosa de Joyce como si de una novela policiaca se tratase. Marilyn sobrevivió a una infancia desgraciada, al puritanismo anglosajón, a los cafres de Hollywood y a una industria sin escrúpulos. Sin embargo no pudo consigo misma y una noche de verano, recién cumplidos los treinta y seis, sus ojos se cerraron negándole a la vida el último guiño cómplice de su cautivadora mirada. Norma Jeane, que así se llamaba la moza, siempre se sintió atraída por personas de talla intelectual superior a la suya. A muchos les tenía por amigos, e incluso matrimonió con Arthur Miller aunque la unión apenas duró cinco años, por otro lado la más larga y estable de su agitada vida sentimental. Ella siempre se ocupó de subrayar ese lado suyo menos prosaico, quizá para compensar la incontenible marabunta de deseo que se desbordaba al evocar su figura, su pelo, sus labios, su voz… Sin embargo a Marilyn le gustaba la poesía y escribía con frecuencia, volcando su poco talento y su mucho sentimiento en versos claros e ingenuos. Escribe desde muy joven sobre los sentimientos que le inspiran la infidelidad de su primer marido (que debía de ser idiota), sobre la vida, la muerte, el suicidio… Vida/ Soy de tus dos direcciones/ De algún modo permaneciendo colgada hacia abajo/ Casi siempre/ Pero fuerte como una telaraña al viento/ Existo más con la escarcha fría resplandeciente. El propio Miller la describió como “una poetisa que había querido recitar sus poemas ante una multitud ávida de arrancarle la ropa”. Para los curiosos se ha publicado un libro que recoge los pinitos literarios de la actriz, una ventana abierta al alma atormentada de una muchacha que únicamente pretendía ser feliz.

10 Septiembre 2012

musica y literatura: anselma guzmán

Publicado en musica y literatura por franciscru a las 0:34 h.

Estaba lavando Anselma
a orillas de un manantial.
Pasó cantando la leva
al frente iba un capitán.

Al ver tan linda morena
al capitán le gustó.
Y no le habló por la buena,
a fuerza se la llevó.

Cipriano, hermano de Anselma,
peleó con el capitán,
valiente como una fiera
y no le pudo ganar.

El capitán a balazos
mató a Cipriano Guzmán
y Anselma sobre sus brazos
lo contempló agonizar.

La tropa se había marchado
muy lejos de aquel lugar,
y aquel cobarde malvado
quería su presa gozar.

Rodaron los dos al suelo
la hembra y el criminal,
logró la pistola Anselma
y acribilló al capitán.

Se hincó poquito a poquito.
Después la tierra besó,
soltó su pelo bonito
y luego al viento gritó:
¡Ya estás vengado hermanito
De este cobarde matón!

Escrito por Victor Rafael Cordero (1914-1983)

5 Septiembre 2012

ya verás cuando vayas a la escuela…

Publicado en escribiendo por escribir por franciscru a las 0:07 h.

Le decían Gorrión, y el primer día de colegio se orinó encima. “Ya verás cuando vayas a la escuela”, le habían advertido. Pero de la mano de su maestro, el Gorrión descubrió la esencia de las cosas, el orden cósmico que se intuye en el diminuto abdomen de una araña, la música que se adhiere a las palabras ciñéndose a ellas como la cinta de un sastre. Manuel Rivas describe en “La lengua de las mariposas” la mejor estampa de la educación: la curiosidad sosteniendo a la razón, cimiento seguro de cambio y prosperidad. En vísperas del comienzo de curso la nostalgia estival, la pereza y la desazón se combinan para formar una salsa espesa, dulce o acre según los casos, que nos acompañará durante los primeros días disfrazando el paladar fuerte de la gramática, la geografía o la aritmética; pero a la que no podremos culpar de los sinsabores del fin del trimestre, de los que seremos únicos responsables. La fórmula mágica la conoces de sobra: el saber enciclopédico ya no está de moda; para eso tenemos la wikipedia. Lee. Piensa. A ser posible, por ese orden. Y ya verás, ya… cuando vayas a la escuela…

Esta película necesita Flash Player 7