22 Diciembre 2018

kafka en el lago

Publicado en el escritor por franciscru a las 21:48 h.

El lago di Garda es un bonito rincón del norte de Italia, entre la Lombardía, el Véneto y el Trentino, conocido de sobra por quienes viajan a los destinos más concurridos de Europa. Mucho antes de que se inventara el turismo masivo y descerebrado, las orillas de este lago eran frecuentadas por visitantes enfermizos que buscaban paz, recogimiento, aguas termales, un clima amable y buenas dosis de pintoresquismo del que ya no encontraban en sus ciudades de origen. Tal fue el caso de Franz Kafka, un autor recurrente en estas páginas de aire, y al que volvemos siempre que haya algo que así lo requiera. Nuestros paseos por Riva del Garda nos pusieron de nuevo sobre la pista de este autor que la historia de la literatura acogió en su seno de rebote, fruto de una notoria deslealtad de la que ya se habló en su momento. En el otoño de 1913 (Franz contaba por entonces treinta años) coqueteaba en el Naturheilanstalt de Hartung von Hartungen (recordemos que en aquella época esta zona del norte de Italia pertenecía al Imperio Austriaco) con una joven de dieciocho primaveras que se hospedaba en la habitación del piso superior, debatiéndose entre los amores posibles con la suiza, otros más probables con una rusa de la habitación de al lado y los imposibles con la polaca con la que mantenía una relación epistolar. Fue a ésta última, la paciente Felice, a la que confesaría sin ambages “lo mucho que le importaba Gerti”¹. Kafka arrastraba una tremenda inmadurez sentimental, que puesta a secar en el tendedero moral de su época, estuvo en el origen de su perpetua indeterminación afectiva. Después de su corta estancia en el Garda, Kafka vuelve a Praga con energía y se aplica de nuevo a su actividad literaria: corrige sin demasiado agrado La Metamorfosis y retoma el diario abandonado en el que vela de misterio el encuentro con la chica “de arriba”, a la que no volvería a ver ni a escribir por deseo mismo de la interesada. Tampoco Kafka regresaría jamás al lago de Garda. Sin embargo, tres años más tarde escribiría El cazador Gracchus, cuento ambientado en Riva que está entre lo menos conocido de su producción. En él, un hombre muerto hace siglos llega al pueblo, donde le recibe el alcalde. Su historia mortal tuvo su fin el día en el que se despeñó persiguiendo un rebeco. Pero su aspiración de descansar en paz se trunca una y otra vez. Cada intento por alcanzar la última morada termina en un puerto distinto, siempre en las regiones inferiores de la muerte. Leamos este relato antes de que declaren ilegal la práctica cinegética y El cazador Gracchus sea condenado y expurgado junto con Sangre y arena de Blasco Ibáñez y la Caperucita Roja de Perrault.

¹ DESMARQUEST, Daniel. Kafka y las muchachas, (Edaf, 2003).

RSS 2.0 | Enviar un comentario | Enlazar

Los comentarios están cerrados