27 Octubre 2019

marga

Publicado en el escritor, vale más que las pesetas por franciscru a las 8:29 h.

La corta existencia de Marga Gil Roësset (1908-1932) nos permite intuir un enorme talento, truncado en la flor de la vida cuando no era más que el débil halo que proyectaba una muchachita insegura y melancólica. No supimos de ella hasta que nos la presentó nuestra amiga María Díaz Perera en el precioso retrato a lápiz que ilustra la entrada. Por lo que se dice, Marga recibió de su familia una educación exquisita; los padres, religiosos y cultivados, le ahorraron interferencias escolares promoviendo la creatividad espontánea y alentando la vena artística al margen de modas y convenciones. Marga se crió pues en un ambiente protector y selecto, que sin mala intención le había hurtado la posibilidad de experimentar contratiempos y frustraciones propias de la edad, y donde el impulso creativo era generosamente recompensado. Fruto de ello, Marga recibió el Premio Nacional de escultura cuando tenía veintidós primaveras. Dos años antes había publicado un libro junto a su hermana Consuelo, El niño de oro, ilustrado primorosamente. Se cuenta que el gran escultor Juan de Ávalos se enamoriscó de la chica en la cantera de granito que ambos frecuentaban. Pero el corazón de Marga ―¡ay!― estaba en otro lugar. En un acontecimiento operístico le fue presentado Juan Ramón Jiménez, un poeta de cincuenta y un años, consagrado y ya con una corte de discípulos y aduladores a los que no les afectaban las manías y rarezas del maestro.  Por aquel entonces, Zenobia Camprubí hacía propósito de consagrar su vida al poeta. Por delante quedaban bastantes años de sinsabores y complacencias con el futuro premio Nobel. Desde ese momento Marga los frecuentó a menudo. A pesar de las objeciones de Zenobia, Marga se comprometió a tallarle un busto en piedra que nunca llegaría a terminar. El vínculo entre las mujeres se fortaleció… pero por dentro la soflama del amor estaba a punto de prender en incontrolada pasión por el escritor, que por lo demás debía estar encantado con que la jovencita le mostrara ese arrobo adolescente, pues menudo era Juan Ramón. Los días previos al fatal desenlace Marga vagó sin rumbo, emitiendo señales inequívocas de su intención. Fue una desesperada llamada de auxilio: paseó el paquete con el revolver de aquí para allá, lloraba… e incluso la misma mañana de su muerte le entregó al poeta el diario íntimo donde figuraban sus planes macabros. Una señorita se suicida en un hotelito en Las Rozas. Así rezaba la breve reseña aparecida en la prensa el treinta de julio de mil novecientos treinta y dos. Marga se descerrajó un tiro en la sien, pero no fallecería al instante. Fue trasladada al hospital. Allí Juan Ramón Jiménez veló a la moribunda en los últimos instantes, ajeno en ese momento a que el motivo de tan funesto arrojo era el amor sin retorno que ella le había confesado. En la carta que le escribió a Zenobia, Marga se despedía en estos términos:

«Zenobita … Vas a perdonarme … ¡Me he enamorado de Juan Ramón! y aunque querer … y enamorarte es algo que te ocurre porque sí, sin tener tú la culpa … a mí al menos, pues así me ha pasado … lo he sentido cuando ya era … natural … que si te dedicaras a ir únicamente con personas que no te atraen … o te repugnan … quitarías todo peligro … pero eso es estúpido; … en fin me he enamorado de Juan Ramón … y siendo tu amiga … aquí ya está mi culpa … le he dicho … que le quiero … … y le he pedido que se case conmigo; … … ¡estaré loca! …………………….. pero como él … te quiere ¡te quiere!… pues me ha dicho que no … que nunca … … perdóname … porque si me hubiese dicho que sí … ¡ay! … a pesar de que la idea de amistad es para mí sagrada … … y tú eres mi amiga … y de verdad te quiero mucho … y me gustas mucho … … pues … ¡con ser todo eso tanto! … yo habría pasado por todo … por todo lo que fuese preciso … pero claro como soy yo sola a querer … … creo mucho mejor ¡matarme! ya … que sin él no puedo … … y … con él no puedo … … perdóname Azulita … por todo lo que si él quisiera yo habría hecho.
Marga».

RSS 2.0 | Enviar un comentario | Enlazar

Envía un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image