12 Enero 2018

la época de la ilustración

Publicado en Recomendaciones por franciscru a las 1:46 h.

Los libros cuando están ilustrados ejercen una poderosa atracción, algo así como la tentación de tocar una escultura con los dedos, palparla impúdicamente con la palma de la mano… Siempre nos hemos sentido inclinados a recomendar obras bien ilustradas porque con ellas el deleite de la lectura se prolonga y tiene continuación más allá de las palabras. Es el regalo perfecto, el reclamo ideal para el joven lector reticente. Y con producto nacional: la calidad gráfica y artística de los ilustradores españoles es de sobresaliente para arriba. Como para muestra valen tres botones, en la biblio nos podemos encontrar de bruces con libros de excepcional calidad plástica y gráfica: Diez días que sacudieron al mundo (Nordica Libros) de John Reed, ilustrado por Fernando Vicente, Frida Kahlo. Una biografía (Lumen), de María Hesse, o el divertido Narices, buhitos, volcanes y otros poemas (MediaVaca), iluminados por Carlos Ortín. Tres ejemplos en los que texto e ilustración componen un todo de innegable vocación artística. Como tenemos curiosidad, y eso es lo único que no se marchita bajo la inclemente luz de internet, hemos querido hablar con uno de estos autores, saber algo más del proceso de creación y conocer de primera mano los vínculos que se establecen entre ilustración y literatura. Nos ha llegado la noticia de que se trata de un docente entusiasta y además tiene raíces en nuestra tierra, así que damos por seguro que vamos a aprender muchas cosas… Muy atentos…

29 Diciembre 2017

libros a la calle

Publicado en Recomendaciones, biblioteca virtual, ciudades de libro por franciscru a las 18:07 h.

Esta película necesita Flash Player 7

Si alguien de natural curioso cree que el teléfono celular le mantiene conectado, resulta que está equivocado. La pantallita es una ventana que se abre en un abismo de confusión. Nadie que no tenga dotes extraordinarias (vamos a poner que la mayoría) es capaz de procesar el aluvión de información sin sucumbir a una suerte de enajenación que nubla la mente y nos hace creer que la opinión de cualquier idiota descerebrado tiene algún valor. Los ocasionales viajeros de metro que todavía gustamos de inspeccionar el entorno con la atención viva y sagaz del niño pequeño, siempre hallamos recompensa en la mirada de una chica/chico guapa, el gesto lateral de un carterista o el bostezo contagioso que se va propagando por todo el vagón. Pero esta vez también descubrimos retazos de literatura adheridos a las paredes. La iniciativa se llama Libros a la calle, y se trata de una campaña de la Asociación de Editores de Madrid que en este año a puntico de terminar celebra la vigésima edición. El propósito de los veinte intentos ha sido siempre el mismo: fomentar la lectura en los transportes públicos de la Comunidad de Madrid mediante fragmentos literarios escogidos y magníficamente ilustrados, que captan la atención del viajero y le brindan la oportunidad de solazarse entre estaciones con la poesía de Doña Gloria Fuertes y Blas de Otero, o bien disfrutar con calma de las prosas de Manuel Leguineche, Juan Carlos Onetti o Elena Poniatowska, por poner un ejemplo. Desde aquí ofrecemos una selección de las últimas dos campañas para que la próxima vez que viajes en el metropolitano de la capital guardes el teléfono y pongas cuatro de tus cinco sentidos en los textos expuestos a tu alrededor… Ah… El quinto sentido manténlo en guardia, por aquello de los descuideros…

31 Agosto 2017

nietzsche es mi fetiche

Publicado en Recomendaciones, atrapa al personaje, musica y literatura por franciscru a las 13:14 h.

Cuando por casualidad nos topamos con esta canción de Las Estrogenuinas punteando las guitarras con esas caritas de escolares aplicadas, nos llamó la atención que se tomaran un respiro para leer a Federico Nietzsche. De la rima que da título al tema se puede decir bien poco, salvo que está en la línea de su otra pieza de inspiración literaria: Orgía en casa de los Buendía. Podemos colegir, sin embargo, que el autor de la letra se hizo un par de largos, estilo libre, por los escritos del filósofo sin encontrar empero las palabras que conciliaran el discurso nietzschiano con una métrica razonable. Nos quedamos pues con esa invitación a leer al filósofo del prominente mostacho y mirada estrábica, estampa del Federico recluido de sus últimos años. ¿Resulta demasiado atrevido proponer la lectura de este peculiar personaje? Por encima de su reputada condición de pensador pirado, sobresale la originalidad de la obra y el talento como escritor, una cualidad que desgraciadamente no poseen otros autores de pareja talla intelectual pero literariamente infumables. El estilo aforístico y directo de parte de su obra es consecuencia de su incapacidad para aplicarse a la tarea de escribir: a los pocos minutos de ponerse a ello le sobrecogían dolores espantosos. Contaba, pues, con escaso margen para plasmar las ideas. A pesar de ello, le dio un buen meneo a la ortodoxia intelectual de su época, cargándose los fundamentos de la moral cristiana imperante y proponiendo una suerte de nihilismo un tanto contradictorio que fue interpretado a su antojo por ciertos herederos reales e intelectuales, desdibujándolo hasta convertirlo en un garabato panfletario. No le haríamos justicia a este hombre demasiado humano si tan solo nos quedáramos con esa imagen de chalado que ilustra la mayoría de los manuales. El pequeño Fritz, como le llamaba su hermana, fue un señor muy lúcido, aunque dependiente, inestable, débil y enfermizo, bastante prolífico aunque su producción cesara abruptamente a los cuarenta y cuatro años de edad a causa de una demencia que nada tuvo que ver con su trabajado discurso filosófico. La recomendación que aquí toma forma se extiende a libros accesibles sobre su vida y su obra como El superhombre y la voluntad de poder de Toni Llácer, o la biografía de Miguel Morey, relato de un itinerario vital nada desdeñable si se tiene en cuenta que la trayectoria de Nietzsche se cruzó con la de otros personajes dudosos y apasionantes como Richard Wagner o la rompedora Lou Andreas Salomé, que bien merece otro artículo aparte. En su época Nietzsche fue prácticamente desconocido hasta el punto de que él mismo sufragaba las ridículas tiradas de sus libros. Pero con el paso del tiempo, sus propuestas lo convirtieron en un autor sumamente estimulante. En la actualidad ha sido recuperado y vindicado, en un esfuerzo casi imposible por convertirle en un filósofo políticamente correcto, lo que para nosotros justifica más que de sobra su lectura.

 

23 Mayo 2017

del mar a la luna

Publicado en Recomendaciones, atrapa al personaje, el escritor por franciscru a las 0:25 h.