Miguel Hernández

30 10 2010

]

Hoy se cumple el centenario del nacimiento de Miguel Hernández, uno de los más destacados poetas españoles de la generación de 27. La infancia  y juventud  del escritor transcurrieron dentro de una familia humilde y campesina que no valoraba el interés del joven Miguel por la cultura y la poesía. Hasta los doce años cursó estudios primarios en la Escuela del Ave María y preparatoria superior en el colegio Santo Domingo hasta los quince años, cuando su padre decidió sacarlo del colegio para que abandonara los estudios. Por ello el  estilo de las primeras obras de Miguel Hernández se caracteriza por el autodidactismo y un ambiente campesino y pastoril como vemos en En mi barraquica.

Han venïo las güertas malas, mu remalas.

¡Créalo! No han habïo cuasi ná e cosechas:

Se m’heló la naranja der güerto (…)

          Su lenguaje poético se transformará a partir de 1932, cuando  viaja a Madrid y toma contacto con la poesía de vanguardia del momento: Jorge GuillénRafael  AlbertiPablo Neruda, Vicente Aleixandre

Hay un constante estío de ceniza

para curtir la luna de la era,

más que aquélla caliente que aquél iza,

y más, si menos, oro, duradera.

Una imposible y otra alcanzadiza,

¿hacia cuál de las dos haré carrera?

Oh tú, perito en lunas, que yo sepa

qué luna es de mejor sabor y cepa.

           El rayo que no cesa es un libro cuyo tema principal es el amor, aunque también incluye otros poemas como la Elegía a Ramón Sijé, escritor alicantino maestro y amigo de Miguel. En El rayo que no cesa el amor es causa del sufrimiento del poeta…

¿No cesará este rayo que me habita

el corazón de exasperadas fieras

y de fraguas coléricas y herreras

donde el metal más fresco se marchita?

… y del dolor ante  la ausencia de la amada.

Una querencia tengo por tu acento

una apetencia por tu compañía

y una dolencia de melancolía

por la ausencia del aire de tu viento.

Paciencia necesita mi tormento,

urgencia de tu garza galanía,

tu clemencia solar mi helado día,

tu asistencia la herida en que lo cuento.

¡Ay querencia, dolencia y apetencia!:

tus sustanciales besos, mi sustento,

me faltan y me muero sobre mayo.

Quiero que vengas, flor, desde tu ausencia.

a serenar la sien del pensamiento

que desahoga en mí su eterno rayo.

 

          Con el inicio la Guerra Civil  la poesía de Miguel Hernández será la de un hombre comprometido con la sociedad, siendo el pueblo el protagonista de su obra. El escritor  nos narra la miseria, el dolor por la muerte y la guerra, la libertad, la lucha contra la opresión porque  “Los poetas somos viento del pueblo: nacemos para pasar soplando a través de sus poros y conducir sus ojos y sus sentimientos hacia las cumbres más hermosas. Hoy, este hoy de pasión, de vida, de muerte, nos empuja de un imponente modo a ti, a mí, a varios, hacia el pueblo. El pueblo espera a los poetas con la oreja y el alma tendidas al pie de cada siglo”.

Vientos del pueblo me llevan

vientos del pueblo me arrastran,

me esparcen el corazón

y me aventan la garganta.

Los bueyes doblan la frente

impotentemente mansa,

delante de los castigos:

los leones la levantan

y al mismo tiempo castigan

con su clamorosa zarpa.

(…) Asturianos de braveza,

vascos de piedra blindada,

valencianos de alegría

y castellanos de alma (…)

            Al terminar la Guerra Miguel Hernández es encarcelado en Orihuela. El resto de su vida  transcurrirá en varios establecimientos penitenciarios  hasta fallecer  a causa de la tuberculosis el 28 de marzo  de 1942 en la cárcel de Alicante.  Tenía solamente 31 años.

         Durante  los años de cárcel escribe poemas intimistas en los que se alternan momentos de dolor y de alegría como la muerte de su primer hijo y el nacimiento del segundo.

La cebolla es escarcha

cerrada y pobre.

Escarcha de tus días

y de mis noches.

Hambre y cebolla,

hielo negro y escarcha

 grande y redonda.

En la cuna del hambre

mi niño estaba.

Con sangre de cebollas

se amamantaba.

Pero tu sangre,

escarchada de azúcar,

cebolla y hambre.

          Hoy, gracias a la escolarización obligatoria, se nos hace difícil de creer que en España hay un porcentaje de población que no sabe leer ni escribir o que lo hace con suma dificultad. Miguel Hernández supo desde su infancia lo que era el analfabetismo y la pobreza y  por ello colaboró con la Institución Libre de Enseñanza y sus Misiones Pedagógicas en la creación de  bibliotecas, escuelas y proyectos educativos para los adultos más desfavorecidos. Incluso dentro de la cárcel enseñó a leer y escribir a sus compañeros.

          En la biblioteca del Instituto puedes encontrar las siguientes obras de Miguel Hernández.

  • Viento del pueblo. Ed. Unidad.
  • El rayo que no cesa. Ed. Espasa-Calpe
  • El hombre y su poesía. Ed. Cátedra
  • El rayo que no cesa. Ed. Taurus
  • Poesías. Ed. Taurus
  • Poesías. Ed. Taurus
  • Poesías. Ed. Taurus
  • Perito en lunas/El rayo que no cesa. Ed. Alhambra
  • El hombre acecha/Otros poemas/Canciones y romances. Ed. Losada
  • Obra escogida. Ed. Aguilar
  • Cancionero y romancero de ausencias. Ed. El país
  •        Aquí  tenemos una página muy interesante de la web www.materialesdelengua.org con  actividades para leer e investigar sobre la vida y obra del poeta. Puedes encontrar más información en:

    http://www.educacontic.es/blog/miguel-hernandez-vive-en-la-red

    http://www.miguelhernandezvirtual.com/vida/vida.htm

    http://mhernandez-palmeral.blogspot.com/

     

     

     

     


    Acciones

    Informaciones

    Enviar un comentario


    *
    Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
    Anti-Spam Image