El duende y el niño

9 05 2011

 

     Pepito era un niño que nunca había tenido un traje de marinero. Tenía 5 años y era lo más perezoso que se ha podido ver.

     Un día fue a su cuarto y llamó al duendecito. Este salió del cajón de la mesilla dando un salto desde ella hasta el suelo. ¿Qué quieres ahora?, le preguntó el duende. Pepito dijo que quería un traje de marinero azul marino y el cuello con una raya alrededor blanca.

     Enseguida el duende le trajo uno, pero luego se lo llevó porque no tenía las medidas. Y el duende llamó a Pepito diciéndole que le diera las medidas. Pero como era tan perezoso no quiso, porque tenía pereza.

     El duende le trajo uno. Se lo puso y estaba muy corto, tan corto que se le veían la camisa y los calzoncillos. Lo llamó otra vez y le dijo que uno más largo. El duende se lo trajo. Se lo puso y le estaba larguísimo. Los pantalones le colgaban, la blusa le caía por las rodillas y las mangas por encima de  las rodillas. Estaba feísimo.

     Lo llamó el duende y le dijo que era muy tonto. Y el duende le dijo que viera lo que le había pasado por perezoso y a los perezosos todas las cosas les salen igual. Entonces Pepito no volvió a ser perezoso.

 

 Cuento escrito por Ana María Matute, Premio Cervantes 2010, a los 5 años de edad.


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image