Día mundial de la poesía

21 03 2012

        Hoy, 21 de marzo, se celebra el Día Mundial de la Poesía. Queremos compartirlo con vosotros a través de la obra de un autor griego, Odyseas Elytis, del que se ha cumplido hace unos meses el centenario de su nacimiento.

        Odyseas Elytis (2/11/1911 - 18/3/1996) , galardonado en 1979 con el Premio Nobel de Literatura, es considerado como uno de los renovadores de la poesía griega a lo largo del siglo XX.

        Su obra ha sido definida como una poesía de la luz. Es un elemento fundamental en su lírica. Para el poeta, esto parte de la raíz esencial del arte griego: “los europeos y los occidentales hallan siempre el misterio en la oscuridad, en la noche, mientras que los griegos lo hallamos en la luz, que es para nosotros algo absoluto… El sol y el mar están indisolublemente ligados a la luz, la transparencia, la increíble hermosura de las islas griegas”.

        Sus poemas han sido traducidos a numerosas lenguas, entre ellas el español. Ya sabemos que la poesía debe disfrutarse en su idioma original para apreciarla en toda su grandeza, pero hoy queremos ofreceros unas cuantas pinceladas de esta luz, aunque sea a través de traducciones.

Del Egeo

El amor
El archipiélago
Y la proa de sus espumas
Y las gaviotas de sus sueños.
En su más alto mástil el marinero hace ondear
Una canción

El amor
Su canción
Y los horizontes de su viaje
Y el eco de su nostalgia.
En su roca más mojada la novia espera
Un barco.

El amor
Su barco
Y la despreocupación de sus vientos etesios
Y el foque de su esperanza.
En su más leve oleaje una isla acuna
La llegada.

Sol el primero

No conozco ya la noche, terrible anonimia de la muerte.
En lo hondo de mi alma ancla una flota de estrellas.
Véspero, centinela, brilla junto a la celeste
brisa de una isla que me sueña
para que anuncie yo el alba desde sus altas rocas.
Mis dos ojos en abrazo te navegan, con el astro
de mi verdadero corazón: no conozco ya la noche.

No conozco ya los nombres de un mundo que me niega.
Nítidamente leo las conchas, las hojas, las estrellas.
El rencor me es superfluo en las sendas del cielo.
Salvo que sea el sueño, que me vuelve a mirar
cruzar con lágrimas, el mar de la inmortalidad.
Véspero bajo el arco de tu fuego de oro,
La noche, que es sólo noche, no la conozco ya.

La apuesta eterna

Porque un día morderás el nuevo limón
y liberarás
de su interior enormes cantidades de sol.

Porque todas las corrientes de los mares
súbitamente iluminadas te enseñarán
a elevar la tempestad al plano ético.

Porque incluso en tu muerte serás de nuevo
como el agua al sol
que se enfría por instinto.

Porque serás iniciada por los pájaros
y una hojarasca de palabras te vestirá
de lengua griega para que parezcas invencible.

Porque una gota culminará
imperceptiblemente tus párpados
más allá del dolor y tras un largo llanto.

Porque toda la crueldad del mundo se convertirá en piedra
y te sentarás dominadoramente
con un dócil pájaro en tu palma.

Porque tú sola te adaptarás por fin
despacio a la grandeza
del alba y del ocaso.

Llegaron vestidos de “amigos”

Llegaron
vestidos de “amigos”
incalculables veces mis enemigos
pisando el antiquísimo suelo.
Y el suelo no se adhería nunca a sus talones.

Trajeron
al Sabio, al Agrimensor y al Colonizador,
Biblias con letras y con cifras,
toda la Sumisión y Fuerza,
dominando la antiquísima luz.
Y la luz no se adhería nunca a su tejado.
Ni siquiera una abeja engañada incició su juego dorado
y ni siquiera el viento, para hinchar los blancos delantales.

Erigieron y fundaron
en las cimas, en los valles, en los puertos
torreones poderosos y mansiones,
barcas y otros navíos,
las Leyes, que decretan lo bueno y conveniente,
adaptándolas a antiquísima norma.
Y la norma no se adhería nunca a sus conceptos.
Ni siquiera una huella de dios dejó en sus almas rastro.
Ni siquiera un reflejo de ninfas recogió su palabra.

Llegaron
vestidos de “amigos”
incalculables veces mis enemigos
ofreciendo sus antiquísimos regalos.
Y no eran sus regalos
sino fuego y acero.
En los dedos que mantenían abiertos
sólo fuego y acero y armas.
Sólo fuego y acero y armas.

Aniversario

Traje hasta aquí mi vida
A esta marca que lucha
Siempre cerca del mar
Juventud encima de las rocas, pecho
Con pecho hacia el viento
Dónde irá un hombre
Que otra cosa no es que hombre
Contando con el rocío sus verdes
Momentos, con agua las visiones
De su oído, con alas sus remordimientos
Ah, vida
Del niño que se hace hombre
Siempre cerca del mar cuando el sol
Le enseña a respirar del lado en que se borra
La sombra de una gaviota.

Traje hasta aquí mi vida
Blanca medición oscura suma
Unos pocos árboles unos pocos
Guijarros mojados
Dedos livianos para acariciar una frente
Qué frente
Toda la noche lloraron las espera y no hay ya
Nadie hay ya
Para escuchar u paso libre
Para despuntar una descansada voz
En la muralla las popas chapotear trazando
Nombre más glauco en su horizonte
Unos pocos años unas pocas olas
Un remar sensible
En las ensenadas alrededor del amor.

Traje hasta aquí mi vida
Amarga rajadura en la arena que se borra
-Quién vio dos ojos rozar su silencio
Y se fundió en la solana cerrando mil mundos
Que recuerde su sangre a los otros soles
Más cerca de la luz
Hay una sonrisa pagando la llama-
Pero aquí en el paisaje ignorante que se pierde
En un mar abierto y despiadado
Se deshoja el sueño
Torbellinos de plumas
De momentos adheridos a la tierra
Tierra dura bajo las impacientes
Plantas, tierra hecha para el vértigo
Volcán muerto.

Traje hasta aquí mi vida
Piedra ofrendada al elemento acuoso
Más allá de las islas
Más abajo de la ola
En la vecindad de las anclas
-Cuando pasan quillas rajando con pasión
Un nuevo obstáculo y lo vecen
Y con todos sus delfines se acrecienta la esperanza
Logro del sol en un corazón humano-
Las redes de la duda cogen
Una forma de sal
Tallada con esfuerzo
Indiferente blanca
Que vuelve hacia el mar el vacío de sus ojos
Sosteniendo el infinito.


Acciones

Informaciones

Un comentario a “Día mundial de la poesía”

24 03 2012
Vier (22:46:38) :

Conocí la poesía de Elytis, sin saberlo, allá a principios de los noventa de la mano de un disco precioso de María del Mar Bonet en el que interpretaba canciones de Mikis Theodorakis con letras traducidas al catalán. Una de aquellas canciones se llamaba Petita Tramuntana. Años mas tarde la encontré en otro disco, Mikres Kyklades tou Odyssea Elytis, con el título de Tou mikrou Voria.

La letra en catalán dice:

A Tramuntana he demanat: baixa la veu quan passis,
tanca la porta de la llar, deixa’m aquest silenci.
Al fons d’aquest petit racó tota la nit vigilo,
però al matí ha entrat la mort i ha pres qui més estim.

Adéu amor, jardí de flor menuda,
illa del meu cor i mar que m’envoltava,
adéu besades, gavines de la nit,
adéu al temps encara per venir.

Sé que l’estiu no tornarà a despertar els meus arbres.
El meu jardí ja va esborrant els verds que l’envoltaven.
Com el velam d’aquell vaixell que es fa petit anant-se’n
se’m fa petit el món sencer, avui trencat d’absències.

Traducida al español…

A la Tramuntana le he pedido: baja la voz cuando pases,
cierra la puerta del hogar, déjame este silencio.
Al fondo de este pequeño rincón vigilo toda la noche,
pero por la mañana ha entrado la muerte y ha tomado a quien más quiero.

Adiós amor, jardín de flor pequeña,
isla de mi corazón y mar que me rodeaba,
adiós besos, gaviotas de la noche,
adiós al tiempo aún por venir.

Sé que el verano no volverá a despertar mis árboles.
Mi jardín ya va borrando los verdes que lo rodeaban.
Como el velamen de aquel barco que se hace pequeño al alejarse
se me hace pequeño el mundo entero, hoy roto de ausencias.

Le he escuchado en varios idiomas y es curioso cómo mantiene la esencia Algunos enlaces para escucharla:
En griego: http://www.youtube.com/watch?v=s0ERRNccIwE

En catalán: http://www.youtube.com/watch?v=aNMiY-Lfbfs

En inglés: http://www.youtube.com/watch?v=CKGrtiNMxAo

Y ya de paso, a María del Mar Bonet también le debo una de mis canciones favoritas: L’àguila negra…
http://www.youtube.com/watch?v=WsPDCjXigfc

…una versión de la gran cantante francesa Barbara.
http://www.youtube.com/watch?v=coXrwK5lvBI

La magia del Mediterráneo es infinita.

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image