¿Sabías que..? Curiosidades literarias

12 04 2012

  • En la Edad Media, los libros tenían que ser utilizados en la misma biblioteca y para evitar robos estaban fijos por medio de cadenas. Por esa razón se les denominaba libri catenati (libros encadenados). Si tenía lugar algún préstamo, el que se llevaba el libro debía dejar en depósito otro libro, que en el caso de no devolverse el libro prestado pasaba a formar parte del fondo de la biblioteca. Los bibliocleptos (ladrones de libros) estaban especialmente mal considerados e incluso existían maldiciones especiales para ellos.
  • Los reyes en la Edad Media hacían gala de su generosidad regalando a las bibliotecas de los conventos un ejemplar de un libro. Los elevados precios de los artistas que elaboraban la copia y la competencia entre los copistas más apreciados hacían los reyes sólo pudieran encargar un ejemplar de cuando en cuando.
  • Las presentaciones de libros y las giras para su promoción no son un invento moderno. En la antigua Roma, los editores colocaban en las puertas de sus tiendas listas con los títulos de sus libros y reseñas de su contenido. En las mismas “librerías” se organizaban tertulias y lecturas públicas del autor para dar a conocer los nuevos libros y aumentar las ventas.
  • La historia interminable de Michael Ende, está impreso en dos colores de tinta distintos, verde y rojo.  Cada uno de sus 27 capítulos comienza con una letra distinta del abecedario siguiendo el orden alfabético y las primeras palabras del libro están escritas al revés.

  • El libro más raro del mundo es  el Manuscrito Voynich,  escrito  en un alfabeto desconocido y miniado con  ilustraciones de astronomía y botánica. Se cree que su autor fue un alquimista medieval que mandó a alguien que ideara un idioma nuevo para encriptar el texto y mantener a salvo sus descubrimientos.
  • Abdul Kassem Ismail (938-995), Gran Visir de Persia, poseía una biblioteca de 117.000 volúmenes de los cuales nunca se separaba. Cuando viajaba los transportaba en 400 camellos en una caravana; los camellos estaban colocados en el orden alfabético de los volúmenes que transportaban para facilitar la consulta durante cualquier alto en el camino.
  • Los copistas medievales descubrieron que uniendo los caracteres y no levantando la pluma del papel lograban mayor velocidad en la escritura. Además, las letras minúsculas eran de menor tamaño y necesitaban menos movimientos de la mano para su trazo, lo que reducía el cansancio del amanuense. De esta forma, las letras comenzaron a deformarse y a simplificarse, creando lo que hoy consideramos minúsculas. En el siglo IX, para evitar confusiones, se comenzó a separar una palabra de otra, cosa que no se hacía en tiempos más antiguos.
  • El alfabeto griego (siglo VIII a.C)  fue el primer alfabeto moderno. El alfabeto más largo del mundo es el camboyano,  con cuarenta y dos consonantes  y treinta y dos  vocales. El alfabeto más corto es el utilizado en las Islas Salomon, con solo once caracteres.
  • Se afirma que la imprenta de tipos móviles fue inventada por Johann Gensfleisch Gutenberg (1397-1468), pero esto no es así. Esta forma de impresión era usada en la antigua China desde el año 960 empleándose tipos de madera, cerámica, estaño y bronce. Su uso no se generalizó debido el elevado número de signos empleados por los chinos, pues se necesitaban de 4.000 a 5.000 caracteres diferentes para componer un libro.
  • La biblioteca más grande del mundo es la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos. Entre otras cosas tiene  unos treinta millones de libros, sesenta millones de manuscritos,  documentos cartográficos, fotografías y una  gran hemeroteca.

Leído en:

Libro de los libros: mil curiosidades sobre el más fascinante de los mundos, de Enrique Gallud Jardiel.

Sobre libros y otras curiosidades, de Fernando Cantalapiedra Erostarbe.

Historias de la historia, de Carlos Fisas.


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image