Concurso de escritura

31 10 2013

 RELATO

       El día que cumplí seis años, mientras jugaba al escondite con unos amigos, decidí que el frigorífico era un magnífico escondite. Me puse un par de jerséis, entré lentamente y, con cierto esfuerzo, conseguí cerrar la puerta. No llevaba ni unos segundos en aquel sitio estrecho, oscuro y gélido y ya tenía ganas de salir. Pero no me había dado cuenta de que una vez la puerta se había cerrado, no podía abrirla desde el interior.


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image