Mónica Rodríguez, Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil

18 01 2016

La escritora ovetense Mónica Rodríguez ha ganado la decimotercera edición del Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil con el relato Alma y la isla, una obra conmovedora sobre los problemas de la inmigración.  La novela nos presenta la difícil  convivencia entre Alma, una niña negra,  y Otto, el hijo del pescador que la rescata al naufragar la patera en la que viaja nuestra protagonista intentando encontrar una vida mejor. La diferencia cultural entre ambos niños se presenta como una barrera casi infranqueable  que solo la amistad logrará derribar. La novela, cuya «estructura, sencilla pero de gran intensidad, supone una lectura llena de imágenes y metáforas que ayudará al joven lector a conocer el drama de la inmigración de una forma directa», saldrá a la venta el próximo mes de abril.

Mónica es licenciada en Ciencias Físicas y especializada en Medicina Nuclear. Publicó su primera obra en 2003 y en 2009 dejó de lado su trabajo en el Centro de investigaciones CIEMAT  para dedicarse a la literatura. Desde entonces ha publicado más de veinte relatos y obtenido varios premios literarios  como El ala Delta, Premio Leer es Vivir, Premio de la Crítica de Asturias o el Premio White Ravens. Si quieres saber más cosas sobre esta escritora asturiana puedes entrar en el blog Cuentos de boca y leer el post 12+1 preguntas a Mónica Rodríguez.

De esta misma escritora tenemos en la biblioteca del edifico de Los Riegos la novela Los caminos de Piedelagua, cuya acción  transcurre en una localidad asturiana y fue premio Villa Pozuelo de Alarcón de Literatura Juvenil en 2007.

Ané acaba de cumplir doce años y sus padres le revelan una noticia sorprendente: su abuelo paterno vive en un pueblo marinero del norte y se llama Martín; el abuelo Lucas (ya fallecido) fue sólo el padre adoptivo de su padre ya que la abuela Rosita, cuando se casó con Lucas, estaba embarazada de Martín, que la abandonó. Las razones de ese abandono son un misterio. La Semana Santa de ese mismo año, los padres de Ané deciden ir a visitar por primera vez a Martín. Ané tiene una gran curiosidad y la primera impresión que le causa el abuelo es desconcertante: no es un viejo pirata con pipa como esperaba sino un anciano con muy mala salud y gruñón. Durante esa Semana Santa Ané escucha ciertas habladurías que la dejan aún más intrigada. Dicen que Martín enloqueció de amor por Rosita y dicen también que mató a un hombre…

Para ir abriendo boca puedes leer el primer capítulo del libro AQUÍ.


Fotografía: www.todoliteratura.es


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image