Nunca lo olvidaré

17 06 2010

Tres años, cuatro y cinco.

En el “cole” trabajamos pero deberes no mandan

los profesores que nos divierten y nos cantan.

Seis años, siete y ocho.

El cambio algo duró fue,

pero nada comparado con lo que venía después.

Nueve años, diez y once.

Bastante mayores éramos ya,

aunque los deberes no paraban de aumentar.

Ahora, ya con doce.

Dentro de poco de escuela cambiamos,

y por ello muy nerviosos estamos.

El colegio, fue y será,

para siempre un sitio genial.

Los profesores nos enseñaron.

Lo que no sabíamos nos lo explicaron.

     Carolina Rguez- Vigil Urbina

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  721  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image