Adiós

18 06 2011

      Cuán difícil es despedirse… Se te hace un nudo en la garganta. Las palabras están ahí, pero ni suben ni bajan. Cuán difícil es despedirse…

Hace nueve años llegué a este colegio como una niña pequeña e incapaz de leer dos letras seguidas o diferenciar una suma de una resta, pero cargada de ilusión y ganas de aprender.

A lo largo de estos años, he intentado aprovechar todo lo que los profesores me han enseñado, y creo que también he crecido como persona.

Me gustaría dar las gracias a todos los que han aportado su granito de arena en el desarrollo de mi formación; en cuanto a mis compañeros, sé que siempre vivirán en mis recuerdos, tanto aquellos a los que seguiré viendo, como a los que ahora tengo que decir adiós.

Aquí finaliza una importante etapa de mi vida, llena de fantásticos recuerdos; aunque sé que NUNCA podré olvidarme de este lugar, pues se ha quedado irremediablemente anclado en lo más hondo de mi corazón.

Mas ha llegado la hora de despedirse. Cuán difícil es decir adiós… Pero no hay alternativa, y aunque me duela, me veo en el triste deber de hacerlo.

Adiós, Baudilio Arcehasta siempre.