Phileas Fogg ha llegado a Navelgas

27 02 2011

Pues sí, todos nuestros alumn@s de Infantil y Primaria ya empiezan a conocer la aventura viajera del londinense Phileas Fogg. En distintas versiones adaptadas a su edad están dando la vuelta al mundo en 80 días (0 algo más), en unos casos parándose más en el Egipto, la India, Japón o Estados Unidos, en otros regresando a la patria de nuestro protagonista: Londres.

 Grisi Prestalibros, nuestra ratoncita de biblioteca, ha decidido también viajar a todos vuestros pueblos y casas, acompaña de un equipaje muy particular: unos cuantos libros que amenizarán vuestra lectura de La vuelta al mundo en 80 días. Antes de partir ha tenido la amabilidad de posar junto a todo el equipaje…

 

Click to play this Smilebox slideshow

Esta película necesita Flash Player 7



Decoración a lo grande

19 02 2011

Pués aquí os dejo unas imágenes muy curiosas, las bibliotecas de Cardiff (Reino Unido) y Kansas (Estados Unidos). Ambas han optado por maximizar y exteriorizar la imagen de los libros, una con grandes clásicos y la otra con best sellers. Probablemente siguen el dicho “Si Mahoma no va a la montaña, la montaña irá a Mahoma”; en este caso, si la gente no va a la biblioteca, la biblioteca sale a la calle para al menos captar la atención de los viandantes. Lo que no podemos averiguar es si surtió el efecto deseado. Cuando menos, podemos encontrar cientos de imágenes en Internet sobre ambos casos.

Biblioteca de Cardiff

Biblioteca de Kansas

Como podéis ver en esta imagen, no sólo han cubierto totalmente la fachada con libros, sino que hasta las mismas escaleras y los bancos lo son. No sabemos si serán muy cómodos, pero lo que si podemos afirmar es que se han fijado en todos los detalles para coordinarlos en torno al mundo de los libros.

 



Bibliotecas poco convencionales

14 02 2011

¿Pensáis que todas las bibliotecas son iguales? Pues no, hay bibliotecas diferentes y sorprendentes. Aquí os dejo algunos ejemplos de las mismas:

Bibliometro de Madrid1. BIBLIOMETRO DE MADRID

El Bibliometro es un servicio de extensión bibliotecaria destinado al fomento de la lectura mediante el préstamo gratuito de libros en el Metro de Madrid. Podrán ser usuarios del servicio de Bibliometro los titulares de los carnés de Bibliotecas Públicas del Ayuntamiento de Madrid y de la Comunidad de Madrid, además de los titulares del carné de Bibliometro.  En varias de las grandes estaciones de metro tienes este servicio, pudiendo realizar la devolución en cualquiera de ellas.

En el siguiente enlace descubre sus ventajas: Bibliometro: la biblioteca pública en el Metro

phoca_thumb_l_016-1-16.jpg2. BIBLIOTECA EN EL AEROPUERTO
El Aeropuerto de Schiphol, en Ámsterdam, se ha asociado con las Bibliotecas Públicas de los Países Bajos para crear la primera biblioteca dentro de un aeropuerto del mundo. Esta biblioteca está abierta las 24 horas del día, 7 días a la semana. El fondo de la biblioteca cuenta con libros en 29 idiomas diferentes, además cualquier viajero podrá ver películas y escuchar música.
Se trata de un proyecto estupendo que esperemos sea imitado en muchos países. ¡Nos vemos en la Terminal de libros!

fundacion-german-sanchez-ruiperez.gif3. BIBLIOTECA A DOMICILIO
Si eres lector o lectora -de 0 a 18 años- y por alguna circunstancia (enfermedad, accidente, impedimento físico…), no puedes desplazarte a la biblioteca para disfrutar de tus lecturas preferidas, la Fundación Germán Sánchez Ruipérez tiene algo para ti. Te llevamos a casa los materiales que nos solicites (libros, revistas, películas). Sólo tienes que llamar al teléfono 923-269 662 o escribir un e-mail a: receta@fundaciongsr.es y el personal voluntario de Cruz Roja, que colabora con este programa, te los acercará a tu domicilio particular, en Salamanca capital o en sus alrededores.
Puedes disfrutar de ellos durante 15 días (ampliables a un mes), o bien solicitar un cambio por teléfono o e-mail. Y cuando acabe el plazo, devolverlos en nuestro Centro.

4. BIBLIO BURRO

La idea del Biblioburro tuvo sus comienzos en el Departamento del Magdalena, en Colombia, cuando el profesor Luis Humberto Soriano, observando como los niños de las veredas cercanas llegaban a la escuela sin hacer las tareas por falta de libros, decidió con la ayuda de un burro llevar durante los fines de semana los libros a las veredas.

Book Crossing5. BOOK CROSSING

Es la Biblioteca Mundial. Es la web de una red social inteligente. Es la fiesta de la literatura y un lugar donde los libros cobran una nueva vida. BookCrossing es el acto de dar a un libro una identidad única, de manera que, como el libro pasa de lector a lector, se pueda seguirlo e interconectar a sus lectores. Ahora mismo hay 911.643 BookCrossers y 6.817.666 libros viajando por 132 países. Nuestra comunidad está cambiando el mundo y las vidas de libro en libro.

 

* Como perla, un museo muy especial que se encuentra en Burgos, El Museo del Libro Fadrique Basilea:



¿Qué es el skimming?

13 02 2011

A primera vista, la palabra puede parecer que nos habla de un deporte, por su gran parecido con otra palabra anglosajona, swimming. Pero nada tiene que ver con la natación a pesar de ser parónimos.

Skimming es el nombre que han dado en Estados Unidos a una técnica lectora que consiste en reducir el número de palabras durante la lectura sin que afecte a la comprensión del texto.

Esto me recuerda a mi profesor de inglés de 2º de BUP, del que guardo un gran recuerdo, y a mi meticulosa profesora de latín de COU, ya que ambos coincidían en que para comprender un texto no era necesario saber con exactitud el significado de todas las palabras del mismo, sino comprender la idea global y lo que nos quiere expresar. Obviamente, era un consejo para alumn@s que no tenían un alto conocimiento del idioma, sobra decir que un traductor descifra totalmente el mensaje con total precisión.

Y todo este preludio para explicar la ténica del skimming que, a pesar de que hoy la he conocido por su nombre propio, resulta que intrínsecamente la llevo practicando toda mi vida. En castellano algunos artículos la traducen como “barrida de texto”, ya que consiste en obtener una visión general y no los detalles específicos de un escrito. Es lo que los docentes solemos indicar como primer paso en la lectura: primero “échale” un vistazo al texto y destaca aquello que desconozcas, y luego realiza una segunda lectura en profundidad.

Gracias a esta técnica nos hacemos una idea general sobre la lectura, y decidimos si es o no de nuestro interés. Es lo que hacemos cuando tomamos en nuestras manos un periódico y ojeamos un artículo; así decidimos si nos interesa o no leerlo.

¿Y por qué he decidido incluir este artículo en el blog de la biblioteca del centro? Pués este artículo está aquí porque tengo conocimiento de que este espacio es compartido por alumnado, docentes y familias, y así podréis conocer sus beneficios. Resulta que está demostrado que esta técnica está especializada en la mejora de la velocidad lectora, y se define como una lectura rápida donde se identifican los puntos más importantes de la misma y así se puede establecer el objetivo de su se obtiene una idea general de la misma.

Así que desde aquí os invitamos a realizar esta práctica, lo que no significa que dejemos de lado la lectura habitual completa de libros, sino que la utilicéis como un complemento beneficioso para vuestras cualidades lectoras, totalmente recomendable para niñ@s y adultos.

 



Escritura y Nuevas Tecnologías, ¿enemigos naturales?

9 02 2011

LetrasHace pocos días que ha llegado a mi correo un pequeño dossier titulado LA ESCRITURA: UN RECURSO VALIOSO PARA TRABAJAR LAS ÁREAS Y MATERIAS DEL CURRÍCULO. Pertenece al número 7 de la colección Cuadernos de Profesor, publicados por el Ministerio de Educación, la Junta de Castilla y León y la Fundación Germán Sánchez Ruipérez. En sus primeras páginas encontramos una introducción de Daniel Cassany sobre las nuevas formas de escribir de los “nativos digitales”, nuestros alumn@s de hoy en día. Me ha parecido enormemente interesante y revelador, como casi todo lo que dice este experto filólogo catalán. Os lo traslado:

 

Aunque sigamos usando el verbo “escribir” para referirnos a ello, sin duda lo que hacemos hoy al teclear mensajes en una pantalla dista mucho de los cuadernillos que emborronábamos en clase o en casa cuando llevábamos pantalón corto. Hoy los chicos:

Escriben en situaciones nuevas: chatean por MSN, se envían SMS, postean blogs o “se hacen amigos” en Facebook. Son intercambios inmediatos, espontáneos, algo interactivos, con cierto parecido al habla y tremendamente diferentes de las redacciones escolares.

Escriben y leen al mismo tiempo en situaciones muy distintas, demostrando mucha habilidad técnica: mantienen abiertas numerosas ventanas en su pantalla y “saltan” de una a otra para responder a un amigo en un chat, atender su correo o avisar de su estado en Facebook; también “copian y pegan” fragmentos de texto de una ventana a otra al usar un traductor automático, recopilar datos de Wikipedia o insertar un vínculo de un lugar a otro. Además del dominio lingüístico han desarrollado importantes destrezas informáticas.

Adaptan la grafía a cada situación: eliminan vocales, tildes y consonantes mudas en los SMS, usan @ para evitar la marca de género y las mayúsculas para “gritar”, prescinden de detalles en sus posts y tweets. Del monopolio de la lengua literaria o del estándar hemos pasado a una gran diversidad de escrituras vernáculas, que incluye el código simplificado del SMS o del chat o el mensaje directo y escueto en Twitter.

Acompañan sus escritos con fotos, vídeos y audio, que manipulan a veces con editores sofisticados o que vinculan con repositorios gratuitos como YouTube o Flickr, para crear mensajes complejos y multimodales.

Están acostumbrados a interactuar con lectores extranjeros que, pese a hablar otros idiomas y tener otras culturas, comparten su pasión por unos mismos ídolos musicales o deportivos, por unas sagas (Crepúsculo, Harry Potter, Perdidos) o por un videojuego o un cómic manga. Donde no llega su escaso inglés o portugués, ayudan los traductores en línea, Google y Wikipedia, que se han convertido en su biblioteca básica de uso cotidiano.

Esas maneras escritas no son solo un divertimento superficial o lúdico. A través de prácticas letradas como las anteriores estos chicos aprenden lo que para ellos resulta más interesante, aunque no coincida con el currículo escolar. Es un modo cualitativamente distinto de socializar, culturizar y construir conocimiento en relación con lo que hicimos sus padres o maestros. Saben cosas diferentes, que aprenden y usan de otro modo y que cada vez están más presentes en nuestro día a día. Sería arrogante y erróneo por nuestra parte despreciar estas formas de escritura y conocimiento, porque constituyen su conocimiento previo y el punto de partida para fomentar el aprendizaje de formas letradas más vinculadas con la escuela.

Es cierto que los famosos “nativos digitales” pueden estar más familiarizados con las TIC porque se criaron a su lado, porque son más cooperativos y se ayudan entre sí y porque quizás pasan más tiempo usándolas, mientras que las generaciones previas de “inmigrantes” -que hemos pasado en pocos años del libro al ebook y del LP a iTunes- somos más lentos e individualistas y sentimos cierta inquietud ante esas máquinas… Pero pecaríamos de ingenuidad si supusiéramos que estos chicos están “sobradamente preparados” para la escritura digital. Varias investigaciones sugieren que su aparente destreza mecánica con los ordenadores no se corresponde con una capacidad crítica, estratégica o cognitiva para leer y escribir de manera significativa en la red. Esos chicos suelen ser incapaces de discriminar lo relevante de lo superfluo, ignoran los términos específicos o las técnicas documentalistas para recuperar datos en la red, leen parcial y superficialmente lo que encuentran, “confían” ciegamente en todo lo que se halla en Internet, a menudo escriben de manera compulsiva, etc..

No olvidemos que, en la red, esos chicos solo suelen hacer amigos, bromear, preparar fiestas o excursiones, comentarlas o intercambiar ficheros, siempre en un ámbito privado y ocioso. Pero aprovechar Internet para desarrollar tareas educativas en matemáticas, sociales o lenguaje requiere prácticas letradas bien distintas y mucho más complejas: conocer los foros y las webs adecuadas de cada materia; dominar los lenguajes técnicos que se usan en ellos; saber buscar, analizar, contrastar y sintetizar información de varios lugares, etc. Eso tiene poco en común con los SMS, los chats o el uso de Facebook que hacen los adolescentes.

Y ese es el gran reto que tiene hoy la escuela ante sí: ayudar a los chicos a avanzar desde los usos coloquiales, ociosos y privados de la red hasta las prácticas más especializadas y elaboradas, que requieren los aprendizajes científicos y profesionales que exige el mundo de hoy. En este sentido, aplaudo la iniciativa institucional de fomentar la Escuela 2.0, la dotación de portátiles para cada alumno, el desarrollo de materiales digitales en formato de WebQuest, blog, wiki o Moodle, o la incentivación del profesorado para incorporar estos nuevos recursos a la red.

Pero conviene entender que no se trata de una simple “emigración”, de sustituir el soporte en papel por los PDF y las pantallas y de cambiar las cartas por los emails. Los libros siguen estando aquí, presentes y vivos, y siguen siendo protagonistas del aprendizaje, porque almacenan información que no está disponible en Internet y porque son el legado de nuestro pasado inmediato. De modo que vamos a seguir usando libros y emborronando cuadernos, mientras navegamos por Internet y posteamos en nuestros blogs. Leer y escribir hoy requiere saber usar todos soportes, saber combinarlos y compararlos. Leer y escribir son verbos transitivos y plurales.

En definitiva, los chicos hoy pasan varias horas diarias ante la pantalla y manejan varios tipos de escritura, en idiomas extranjeros pero también en español no estándar. Escribir nunca fue tan interesante y útil como ahora. Escribiendo hacemos cosas fantásticas e inimaginables hace tan solo unos años: hoy saber escribir otorga mucho más poder que antaño. Pero también resulta mucho más difícil y demandante. Por todo ello, quizás los maestros hoy sean todavía más necesarios e importantes.

Si hoy escribimos más que ayer, si lo hacemos de maneras tan diversas y complejas, si hoy resolvemos más cosas que ayer escribiendo, si hoy escribir es más complejo, técnico y poderoso… ¿quién enseña a hacerlo? El profesorado, sin duda.

Daniel Cassany
Universitat Pompeu Fabra