31 de mayo: día mundial sin tabaco

29 05 2017

El tabaco afecta –y mucho- a los niños. Es uno de los factores de riesgo  más determinante de enfermedades respiratorias infantiles como el asma. Si no dejamos de fumar por nosotros, merece la pena dejar de fumar por ellos.

La salud y el bienestar de los niños es uno de los principales motivos por los que la Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió instaurar el 31 de Mayo como Día Mundial sin Tabaco.

Por eso, los expertos insisten en la necesidad de crear espacios 100 por 100 libres de humo.

En casa no es suficiente con ventilar, o fumar solo en la cocina o en el baño para proteger a nuestros hijos del humo del tabaco. Después de haber fumado, las sustancias nocivas del humo de los cigarrillos se quedan adheridas a paredes, tejidos, tapicerías etc., así como a la piel y el pelo de los padres.