La electrónica ha muerto. ¡¡Viva la spintrónica!!

28 10 2007

spintronica.jpg

La electrónica usa la carga eléctrica de los electrones como propiedad de referencia en el diseño de los diversos dispositivos. El simple control de la corriente eléctrica, la posibilidad de amplificación o el diseño de dispositivos que pueden actuar como interruptores de corriente, han provocado en pocos años un avance tecnológico que ha revolucionado nuestras vidas. En los últimos años, y teniendo como punto de partida el trabajo de Albert Fert y Peter Grünberg (a los que se ha otorgado el Premio Nobel de Física 2007), nuevos dispositivos de lectura y almacenaje de datos empiezan a dejar obsoletos los dispositivos electrónicos. Fert y Grünberg descubrieron en los 1980s el fenómeno de la Magnetorresistencia Gigante (Giant Magnetoresistance, GMR). Los electrones que se desplazan en el seno de un material conductor, que además esté magnetizado, no se mueven igual si mantienen su spin orientado paralelo al campo o antiparalelo a él. El material ofrece una menor resistencia al paso de los electrones con spin paralelo. Los que tienen spin antiparalelo son dispersados más frecuentemente por las impurezas o irregularidades del metal o en la interface que separa dos metales en contacto. Para que este efecto sea notable los electrones deben recorrer distancias no muy grandes, ya que sino el spin no se mantiene invariable. Es decir, se necesitaría disponer de láminas cuyo espesor sea del orden de 10-9 m (1 nm). El desarrrollo de la nanotecnología hizo posible, por tanto, las aplicaciones tecnológicas del efecto descubierto por Fert y Grünberg y entre éstas se encuentra la posibilidad de construir cabezas lectoras de dimensiones muy pequeñas, capaces de extraer la información almacenada en los minúsculos discos duros usados en reproductores de música de bolsillo, por ejemplo. Los nuevos dispositivos usan (esto es lo verdaderamente novedoso) el momento magnético interno de los electrones (spin), y no su carga, para su funcionamiento. Por eso se asegura que la spintrónica está naciendo y con ella la posibilidad de leer discos duros cada vez más pequeños o crear memorias RAM permanentes (MRAM), más potentes y versátiles que las actuales y que serán especialmente útiles en sistemas informáticos de pequeño tamaño.La spintrónica puede considerarse una hija de la nanotecnología, ya que sin la posibilidad de manejar dimensiones tan ínfimas no hubiera podido desarrollarse. Curiosamente las posibilidades tecnológicas de la spintrónica están sirviendo de verdadero motor para el desarrollo de la nanotecnología.Mas información:Premio Nobel de Física 2007 (contiene documento Fundación Nobel traducido del inglés)