Warm up

17 11 2007

warmup.gif

Intentando exprimir las posibilidades del blog como herramienta didáctica hacemos una nueva propuesta: los warm up. Esta expresión inglesa es conocida por casi todos porque en las carrreras (sobre todo de motos) las sesiones de warm up son aprovechadas por técnicos y pilotos para poner a punto las máquinas para la competición. Es el “afinado” final. Los deportistas, en general, utilizan el warm up (calentamiento) para que sus músculos y sus mentes rindan al máximo a la hora de la verdad.

Nosotros tratamos de utilizar esta nueva sección para lo mismo, para afinar nuestros conocimientos de cara a un próximo examen. Habrá tres warm up distintos: para 3º de ESO (warm up 3), 4º de ESO (warm up 4) y 1º de bachillerato (warm up 1) que aparecerán cuando haya algún examen a la vista. Para acceder a ellos haz clic en el enlace situado en la barra que aparece en la parte superior del blog.

 barra.gif

Se irán proponiendo ejercicios que ayuden a repasar los conceptos básicos a estudiar. Cualquiera puede dar la solución, hacer comentarios, proponer nuevas cuestiones… etc. Es una nueva forma de aprender (de forma cooperativa) que es posible gracias al uso del blog.

A ver que tal…



Nobel de Química 2007

16 11 2007

nobelq_07.gif

El Nobel de Química de este año ha sido concedido al alemán Gerhard Ertl por sus trabajos encaminados a dilucidar los mecanismos de las reacciones que tienen lugar sobre superficies sólidas. Este tipo de reacciones tienen una gran importancia ya que son utilizadas para limpiar (al menos en parte) los gases que emiten los automóviles (el CO es oxidado a CO2 con un  catalizador de Pt); las reacciones responsables de la reducción del ozono estratosférico se realizan en la superficie de pequeños cristales; la oxidación de los metales es, también, un fenómeno de superficie; la fabricación de materiales semiconductores para equipos electrónicos… etc.

Ertl ha estudiado especialmente el llamado proceso Bosch-Haber, muy utilizado en la industria para obtener amoniaco a partir del nitrógeno atmosférico, que posteriormente será usado en la fabricación de fertilizantes. Pues bien, este proceso tiene lugar (ver foto) sobre hierro finamente dividido.

¿Cómo se forma el amoniaco? ¿Cuál es el paso lento del proceso? Contestar a estas preguntas no es tarea fácil. Hay que poner a punto métodos muy sensibles que permitan distinguir átomos de moléculas, “limpiar” la superficie de cualquier contaminante que pueda influir en las medidas, “marcar” átomos para que puedan ser “seguidos”, explicar pasos que tienen lugar a una velocidad muy elevada…

Pues Ertl ha hecho todo eso poniendo a puntos métodos experimentales y protocolos a seguir cuando se trata de investigar reacciones de este tipo. Resultado: Premio Nobel.

Más información:

Premio Nobel de Quimica 2007

Documento PDF Fundación Nobel (traducido)



Paul Tibbets

3 11 2007

enolablog.jpg

Pero… ¿quién es Paul Tibbets?. Para mí no existía. Era una persona desconocida hasta agosto de este año cuando una mañana me encontré en Hipercor, en una de esas mesas llenas de libros a 6 euros, con uno de título sugerente: Enola Gay. Sabía que ese era el nombre del avión que había dejado caer sobre Hiroshima la primera bomba atómica el 6 de agosto de 1945, pero poco más.

Pues bien, Paul W. Tibbets era quien pilotaba ese avión y lo había bautizado con ese nombre en honor a su madre, Enola Gay, “tan benévola y dulce como su extraño nombre”, según Gordon Thomas, autor del libro.

En el montaje fotográfico que encabeza este post puede verse a Paul Tibbets saludando desde la cabina del Enola Gay (foto 1) poco antes de partir desde Tinian (Islas Marianas) hacia Hiroshima en la madrugada del 6 de agosto de 1945  en un vuelo tras el cual nada volvió a ser igual. A su derecha (foto 2) la tripulación al completo. De pie y de izquierda a derecha: Ferebee, Van Kirk, Tibbets, Lewis. Agachados: Caron, Stiborik, Duzenbury, Nelson, Shumard.

Paul Tibbets volvió a ser noticia ayer mismo. El periódico mostraba su necrológica. Falleció en su casa de Columbia (Ohio) el 1 de noviembre. Por una extraña coincidencia, ayer mismo, yo terminaba de leer el libro de Gordon Thomas. Las páginas finales son un escalofriante relato del lanzamiento de Little Boy (foto 3), nombre con el que bautizaron la bomba de 4,5 toneladas con una potencia destructiva equivalente a 13.000 toneladas de TNT.

La bomba detonó a quinientos setenta metros de altura (lo que se consiguió utilizando un sensor de presión) a las 8:16:43 produciendo una “masa burbujeante gris violácea, con un núcleo rojo” (foto 4) según palabras de Caron. La temperatura en su núcleo llegó a los cincuenta millones de grados centígrados produciendo una destrucción prácticamente total en un radio de más de tres kilómetros (foto 5. En la parte superior puede apreciarse el puente Aioi, en forma de T, referencia usada por el bombardero Ferebee para apuntar el lanzamiento) y cerca de 200. 000 víctimas.

El lanzamiento sobre Hiroshima fue el colofón del Proyecto Manhattan que con un astronómico coste de 2.191 millones de dolares reunió la mayor concentración de cerebros de la historia. Participaron en él, dirigidos por Robert Oppenheimer: John von Neumann, Niels Bohr, Richard Feynman, Bethe, Fermi, Teller, Emilio Segré, Victor Weisskopf, Luis Álvarez, Edwin McMillan, I.I. Rabi, Richard Tolman, Lawrence, Compton, Edward Condon, Norman Ramsey o Stanislaw Ulam.

José Manuel Sánchez Ron en su libro El poder de la ciencia hace una reflexión muy jugosa sobre el Proyecto Manhattan: “… Expresado brevemente: la sociedad civil estaba cediendo la soberanía a las Fuerzas Armadas. Es cierto que en principio tal cesión se suponía temporal, mientras las condiciones excepcionales de la contienda se mantuviesen, pero a  la postre, los militares percibieron -por fin- con toda claridad que la ciencia (especialmente las ciencias físicas, y dentro de ellas la electrónica) de mediados de siglo contenía unas potencialidades y realidades que la hacían absolutamente imprescindible para el desarrollo de su misión…”

¿Cuál es la responsabilidad de los científicos ante las aplicaciones militares de sus descubrimientos? ¿Se puede hablar del poder de la ciencia? ¿La ciencia tiene el poder o es el Poder el que tiene a la Ciencia? (Gabriel Tortella, Historia, ciencia economía y poder).

 

Más información:

Wikipedia. Bombardeos sobre Hiroshima y Nagasaki.

Hiroshima remembered