Las tripas del LHC

26 09 2008

web.jpg

 Coincidiendo con el inicio de curso, de repente, los periódicos, radios y televisiones se liaron a hablar de física de altas energías, de hadrones que chocan violentamente, de reproducción a pequeña escala de las condiciones existentes una billonésima de segundo después del Big Bang, de potenciales agujeros negros que se terminarían tragando la Tierra… Y es que en Ginebra echaba a  andar una gigantesca máquina, el LHC (Large Hadron Collider o Gran Colisionador de Hadrones), capaz de realizar experimentos imposibles hasta la fecha. Con todo esto, y con menor o peor fortuna, todo el mundo tiene una idea aproximada de lo que es el LHC, pero… ¿cómo es realmente?, ¿qué es un hadrón?, ¿qué es un “bunch” de protones?, ¿cuántas colisiones se producen por segundo?… A todas estas preguntas (y a muchas más) se puede encontrar respuesta en la excelente web diseñada y mantenida por Ramón Cid Manzano, profesor de Física y Química del IES de Sar, A Coruña (Primer Premio de Materiales Interactivos de la 9º Edición de Ciencia en Acción). Además, Ramón logra explicar todo esto recurriendo únicamente a la física que se estudia en el Bachillerato.

Imprescindible si de verdad quieres acercarte a las tripas del LHC.

Dirección web: http//www.lhc-closer.es



¿Divina?…¿Por qué?

12 09 2008

cabecera.jpg

El personal (radio, periódicos, TV, compañeros, amigos), no habla de otra cosa: el bosón de Higgs, hadrones, aceleradores de partículas, teraelectrón voltios, Big Bang , colisiones de alta energía… La Física (la Física de alcurnia, diría yo) ha salido a la calle. Hace unos pocos meses sólo un puñado de físicos e investigadores tenían estas preocupaciones, hoy están en boca de todos. Todo el mundo trata de explicar o de entender lo que hay detrás de todo esto. Si quieres lograrlo, o al menos tener una idea aproximada,  y con un profesor excepcional, hazte con (y lee) el libro que se muestra en la imagen de este post: La Partícula Divina de León Lederman.

Fue una de mis lecturas de verano. Una agradable e interesante lectura de verano. Y es que Leon Lederman no es un mero divulgador. Fue director del Fermilab, uno de los aceleradores más potentes (y más productivos) hace unos años. Además, un Premio Nobel lo avala. Se lo concedieron en 1968 (junto con Schwartz y Steinberger) por sus experimentos con los fantasmagóricos neutrinos. Uno de ellos, el neutrino asociado al muón, fue descubierto por Lederman.

Fantástica la revisión histórica de cómo se llegó a conocer la constitución de la materia (de Demócrito hasta los quarks), clara la explicación de qué es un acelerador, como funciona, para qué sirve y cuál fue su evolución. Densa y un pelín más complicada la narración del descubrimiento o confirmación de las partículas predichas en el Modelo Estandar (subraya, relee) y ¡por fín!… ¡la partícula divina!

Depende de tus ganas, de lo que pretendas y (tal vez) de tus conocimientos previos, pero cuando termines el libro sabrás bastante más de lo que sabías cuando empezaste, y, en el peor de los casos, seguro que habrás pasado un buen rato con la buena prosa de Lederman.

Información sobre el libro (FisQuiWeb)



LZR Racer

1 09 2008

banador.jpg

Se acabó el verano, pero este no fue un verano cualquiera, fue un verano olímpico, y en el Cubo de Agua pudimos ver que la mayoría de los nadadores/as vestían el nuevo, y revolucionario, bañador de Speedo.

El LZR Racer (que así se llama el invento) es un producto de altísima tecnología capaz de proporcionar aumentos del rendimiento de aproximadamente un 2 % (eso es mucho) y ha sido desarrollado en Aqualab, el centro de investigación y desarrollo de Speedo.

En su diseño se usaron los túneles de viento de la NASA con el fin de estudiar la fricción, se llevaron a cabo estudios biomecánicos y de hidrodinámica en la Universidad de Otago (Nueva Zelanda), se realizaron escáneres en 3 D del cuerpo de  casi 400 nadadores, se hicieron multitud de test (salidas, virajes, velocidad, resistencia pasiva, espirometrías…) en el Australian Institute of Sports o se recurrió a la dinámica computacional de fluídos (una corriente virtual de fluído recorre el cuerpo trazando un mapa completo de la resistencia que éste opone al deslizamiento). El resultado ha sido el ya famoso traje sin costuras (las tres piezas de que consta han sido soldadas con ultrasonidos) que comprime las partes más “blandas” del cuerpo, tales como pectorales, glúteos o muslos, disminuyendo de esta manera la resistencia a la vez que mejora el aporte de oxígeno a los músculos (hasta un 5%), estabiliza el cuerpo del nadador y le aporta flotabilidad.

Como todos sospechábamos, detrás de Michael Phelps hay un montón ingente de trabajo y entrenamiento, pero también el aporte (imprescindible) de un equipo de ingenieros, informáticos, químicos, físicos o biomecánicos que exprimen la dinámica de fluídos y las propiedades de los nuevos materiales para arañar décimas imposibles.