LZR Racer

1 09 2008

banador.jpg

Se acabó el verano, pero este no fue un verano cualquiera, fue un verano olímpico, y en el Cubo de Agua pudimos ver que la mayoría de los nadadores/as vestían el nuevo, y revolucionario, bañador de Speedo.

El LZR Racer (que así se llama el invento) es un producto de altísima tecnología capaz de proporcionar aumentos del rendimiento de aproximadamente un 2 % (eso es mucho) y ha sido desarrollado en Aqualab, el centro de investigación y desarrollo de Speedo.

En su diseño se usaron los túneles de viento de la NASA con el fin de estudiar la fricción, se llevaron a cabo estudios biomecánicos y de hidrodinámica en la Universidad de Otago (Nueva Zelanda), se realizaron escáneres en 3 D del cuerpo de  casi 400 nadadores, se hicieron multitud de test (salidas, virajes, velocidad, resistencia pasiva, espirometrías…) en el Australian Institute of Sports o se recurrió a la dinámica computacional de fluídos (una corriente virtual de fluído recorre el cuerpo trazando un mapa completo de la resistencia que éste opone al deslizamiento). El resultado ha sido el ya famoso traje sin costuras (las tres piezas de que consta han sido soldadas con ultrasonidos) que comprime las partes más “blandas” del cuerpo, tales como pectorales, glúteos o muslos, disminuyendo de esta manera la resistencia a la vez que mejora el aporte de oxígeno a los músculos (hasta un 5%), estabiliza el cuerpo del nadador y le aporta flotabilidad.

Como todos sospechábamos, detrás de Michael Phelps hay un montón ingente de trabajo y entrenamiento, pero también el aporte (imprescindible) de un equipo de ingenieros, informáticos, químicos, físicos o biomecánicos que exprimen la dinámica de fluídos y las propiedades de los nuevos materiales para arañar décimas imposibles.