¿Divina?…¿Por qué?

12 09 2008

cabecera.jpg

El personal (radio, periódicos, TV, compañeros, amigos), no habla de otra cosa: el bosón de Higgs, hadrones, aceleradores de partículas, teraelectrón voltios, Big Bang , colisiones de alta energía… La Física (la Física de alcurnia, diría yo) ha salido a la calle. Hace unos pocos meses sólo un puñado de físicos e investigadores tenían estas preocupaciones, hoy están en boca de todos. Todo el mundo trata de explicar o de entender lo que hay detrás de todo esto. Si quieres lograrlo, o al menos tener una idea aproximada,  y con un profesor excepcional, hazte con (y lee) el libro que se muestra en la imagen de este post: La Partícula Divina de León Lederman.

Fue una de mis lecturas de verano. Una agradable e interesante lectura de verano. Y es que Leon Lederman no es un mero divulgador. Fue director del Fermilab, uno de los aceleradores más potentes (y más productivos) hace unos años. Además, un Premio Nobel lo avala. Se lo concedieron en 1968 (junto con Schwartz y Steinberger) por sus experimentos con los fantasmagóricos neutrinos. Uno de ellos, el neutrino asociado al muón, fue descubierto por Lederman.

Fantástica la revisión histórica de cómo se llegó a conocer la constitución de la materia (de Demócrito hasta los quarks), clara la explicación de qué es un acelerador, como funciona, para qué sirve y cuál fue su evolución. Densa y un pelín más complicada la narración del descubrimiento o confirmación de las partículas predichas en el Modelo Estandar (subraya, relee) y ¡por fín!… ¡la partícula divina!

Depende de tus ganas, de lo que pretendas y (tal vez) de tus conocimientos previos, pero cuando termines el libro sabrás bastante más de lo que sabías cuando empezaste, y, en el peor de los casos, seguro que habrás pasado un buen rato con la buena prosa de Lederman.

Información sobre el libro (FisQuiWeb)