Mitómanos

3 06 2013

Silvia Peláez

La mitomanía surge a partir de que una persona empieza a mentir sin poder controlarse, esta palabra proviene del griego mythos, que significa mentira y manía, que significa compulsión. Tambien se le conoce como mentiroso patológico o mas coloquialmente como mentiroso compulsivo.
Este tipo de comportamiento indica una aparente falta de control o un cierto trastorno psicológico. Una persona mitómana acaba convenciéndose a si mismo que lo que dice es verdad, acaban viviendo en un mundo de fantasía. Todavía no hay datos concretos sobre el porcentaje de personas que tienen este problema, y tampoco se sabe a ciencia cierta si afecta más a hombres o a mujeres sin embargo hay estudios que afirman ser en los hombres mas frecuente.
Lo que les suele impulsar a mentir sin control surgen normalmente por el miedo al rechazo social, mejor su imagen, la aceptación aprobación y admiración de los demás… Tambien son propensos a ser mitómanos las personas con baja autoestima y sobre todo personas que provienen de familias que aparentan tener una buena posición económica, una buena relación o ocultan infidelidades o hijos fuera del matrimonio. Cuando somos pequeños nuestros padres nos enseñan que mentir esta mal, según vamos creciendo, mentimos y nos ponemos la escusa de “Una mentira piadosa puede ser buena “. Todos hemos mentido en alguna ocasión ya sea para llamar la atención o simplemente para salir de algún apuro, sin embargo en el caso de la mitomanía la mentira comienza siendo una conducta repetitiva, estas personas no son capaces de controlar la cantidad de mentiras que dicen y es cuando empiezan a hacer daño a su entorno. Estas personas son muy convincentes, manipuladores y mienten tan bien que todo lo que dicen parece real, quizá porque se creen que lo que están diciendo es cierto y lo dicen tan convencidos que acabas creyendo que son sinceros, además de que suelen incluir cosas que si son verdad. La mentira en si, no es buena para nadie ya que con ella intentas ocultar algo que realmente existe y aunque no lo quieras va a seguir existiendo, pero en el caso de los mitómanos es mas complicado ya que mienten por cualquier cosa es el día a día para ellos. Les causa una gran preocupación en su entorno, ya que acaban sin reconocer a esa persona. La conducta de los mentirosos compulsivos comienza en los ambientes más cercanos, desde la educación del niño que ejerce una gran influencia, desde pequeños se les debe enseñar a que decir la verdad es lo mejor aunque hay que tener en cuenta que en ocasiones las mentiras no deben de ser severamente castigadas y que hay que tratar el tema con delicadeza ya que es normal que los niños mientan como en el caso de los amigos imaginarios… Las consecuencias a nivel social o familiar son muy severas ya que este pierde toda credibilidad confiabilidad y el respeto así como el alejamiento de muchas personas queridas al sentirse traicionadas .
Es muy difícil que el mentiroso compulsivo admita que lo es, ya que suelen negar el problema restándole importancia o simplemente no admiten que mientan, aunque la otra persona sepa que esta mintiendo e intente que el mitómano reconozca que miente, no puede ya que este esta totalmente convencido de que le esta diciendo la verdad.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  847  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario

Debes estar autentificado para enviar un comentario