Cantando bajo la lluvia

Publicado en Cine por paulava 10:59 pm Domingo, 27 Abril 2008

Lee un extracto de la crítica de “Cantando bajo la lluvia” que puedes consultar en telepolis.com, junto con los comentarios que te proporcionarán aún más información: 

Obra maestra incontestable del cine musical, uno de los mejores trabajos fílmicos sobre la propia industria del cine y el más conseguido ejemplo de la traslación del cine mudo al sonoro, que maneja con habilidad y humor la gran problemática que supuso para muchas estrellas de la pantalla el salto al cine hablado, ya que tuvieron que ver aparcada su estelar carrera cinematográfica debido a su incapacidad vocal.

Una comedia musical realmente memorable (iniciada con un divertidísimo flashback contradictorio entre la imagen y la voz en off de Kelly) que posee antológicos números musicales escritos por Arthur Freed y Nacio Herb Brown y coreografiados por un siempre brioso Gene Kelly, un espléndido guión de Adolph Green y Betty Condem de diáfano basamento satírico, una fotografía de predominante cromatismo azul de Hal Rosson y una breve pero espectacular presencia de Cyd Charisse en “Broadway Rythm Ballet”, el número musical más extenso de la película, que no el más brillante (de hecho es el menos conseguido), ya que estos corresponden a la famosa danza de Kelly bajo la lluvia californiana y especialmente, al glorioso baile de Donald O’Connor interpretando la canción “Make’em laugh” (Hazles reír).

Kelly alucinando con el jabugo

La escena del baile con Cyd Charisse fue homenajeada en la popular serie de televisión “Luz de luna”, que hizo famoso a Bruce Willis. Aquí le tienes, bailando y con pelo (casi irreconocible). El decorado, el tratamiento de las luces, el vestido de las chicas e incluso la coreografía se inspiran claramente en el número de Broadway Rythm Ballet. Además, la secuencia de baile (que se presenta como un sueño de la protagonista femenina, Cybill Shepherd) cuenta una historia sin necesidad de una sola palabra… ¿me la cuentas en un comentario?

Gene Kelly es, con Fred Astaire, el bailarín indispensable de la pantalla americana. Kelly es, al mismo tiempo, creador máximo de grandes comedias musicales y coreográficas para la pantalla. 

Para que te suene un poco, aquí tienes un vídeo de Fred Astaire, la otra gran estrella de los musicales de Hollywood, cantándole a su pareja de baile Ginger Rogers la famosa “Cheek to cheek”.
Una famosa anécdota cuenta que en su primer casting el jurado encargado de seleccionar a los mejores escribió sobre él: “No actúa. No canta. Baila un poco”. Teniendo en cuenta que se convirtió en uno de los actores más taquilleros de la historia del cine, el ojo clínico de ese personaje nos recuerda a los jurados de otros programas de televisión… ¡qué metedura de pata!

Stanley Donen nació en 1924 en South Carolina (USA) y fue bailarín desde los diez años. Después de debutar en Broadway estableció pronto una fructífera colaboración con Gene Kelly, como asistente de coreografía y bailarín.Esta obra maestra del cine musical, tal vez la más famosa del género, recibió el título de su productor Arthur Freed, antes incluso de que el guión previera algún sketch musical cantado bajo la lluvia. Tanto Gene Kelly como Stanley Donen mostraron su disconformidad con ese nombre: la idea les parecía ridícula. Freed sólo argumentó dos cosas: que él había escrito esa canción y que siempre había querido hacer una película con ella; y eso bastó para imponer a la película su sketch y su título. A desgana, pues, Kelly se avino a crear su famoso número de baile, que a la postre sería lo más recordado de todo el filme.

Cartel lluvioso originalComo evidencia esta anécdota, la película tuvo como principal promotor a Arthur Freed, que fue el responsable de 40 musicales de la Metro desde que Louis B. Mayer le contrató en 1939. Justo un año antes, Freed había logrado un gran éxito -y un merecido Oscar- con Un americano en París, también interpretado por Kelly, y decidió repetir la fórmula ganadora en esta nueva cinta. Además de recurrir a este brillante actor, Freed acudió también a otras tres fuentes de inspiración:

- La primera fue un catálogo de canciones escritas por Nacio Herb Brown y él mismo entre 1926 y 1932. Ahí se incluyó, a pesar del forcejeo con los dos directores, la popularísima “Singin’ in the rain”, que ya había sido utilizada primero en una revista y después en una película de 1940: Hollywood Revue of 1929. - La segunda fue la biografía real de bastantes cineastas de Hollywood. De hecho, muchos personajes del filme están basados en personas reales de aquel entonces: Lina Lamont, la afamada actriz de voz chirriante, era un cruel retrato de Judy Hollyday interpretado por Jean Hagen; el jefe de los estudios, encarnado por Millard Mitchell, no es otro que el propio Arthur Freed; el director del musical, al que da vida Douglas Fowley, es la viva imagen del famoso Bugsy Berkeley; y el personaje de Dora Bailey, la periodista chismosa del mundo cinematográfico, es una parodia de Louella Parsons, la columnista de los periódicos de Hearst, que tanto daño hizo a Orson Welles y a su Ciudadano Kane. - La tercera y última eran las vivencias de Freed en el oficio, desde sus comienzos en el vaudeville. La trama recoge un sinfín de anécdotas auténticas vividas por los veteranos de la M.G.M. en la transición al sonoro: entre ellas, la contratación de profesores de dicción para el reciclaje de los actores, el accidentado rodaje primitivo con sonido directo, y la frustrada preview de infausta memoria, que sucedió realmente en más de un estreno. Vista desde este ángulo, Cantando bajo la lluvia es no sólo una película casi autobiográfica, sino también un documento interesantísimo de la conmoción que experimentó Hollywood en la transición al sonoro; de algún modo, es también una gran sátira -cruel y amable al mismo tiempo- de aquella histórica transformación que experimentó en América el Séptimo Arte con la llegada de los talkies. En realidad, la película se pensó inicialmente para Howard Keel, muy popular en la época; pero se adaptó a las características de Gene Kelly cuando éste se hizo cargo de la dirección y la coreografía junto con Stanley Donen. Ambos ya habían trabajado juntos en Un día en Nueva York (1949), y el personal concepto de musical que allí habían plasmado -sacándolo de los bastidores y escenarios teatrales para llevarlo a la vida cotidiana- dejó una profunda huella en Cantando bajo la lluvia. Con todo, la película no sería la misma sin la actuación de Donald O’Connor. Su acrobático “tour de force” en el famoso número “Make a laugh”, de comicidad frenética por paredes, suelos y techo, ha sido considerado por algunos como el mejor número de baile en toda la historia. Tampoco sería la misma sin el encanto y entusiasmo juveniles de Debbie Reynolds, en su primer papel protagonista a sus 19 años; tal vez por esa inexperiencia, Freed no quiso utilizar su voz y fue doblada en todas sus canciones. Irónicamente, la voz que Debbie presta a Jean Hagen -la actriz de voz chirriante- al final del filme, escondida tras los cortinajes, es en realidad… la de Jean Hagen.

La película contiene números históricos. Además de “Make a laugh”, deslumbran también el frenético “Moses”, el sentimental “You are my lucky star” (delicado e intimista, en un plató gigantesco y vacío) o el lujoso y espectacular “Broadway Melody”. Pero el que sin duda pasará a la historia es “Singin’ in the rain”: el número más popular y recordado de todos los musicales, en el que Kelly, enamorado y dichoso, baila en medio de un aguacero torrencial. A pesar de la imagen feliz que transmite, Kelly sufrió lo indecible en esa secuencia, bajo la falsa y persistente lluvia de los aspersores. Durante los dos días que requirió el rodaje, padeció un enfriamiento fuerte y progresivo que estuvo a punto de acabar en pulmonía; además, no encontraba la manera de coordinar los movimientos del paraguas con la música, por lo que la filmación se prolongó cada día muchas más horas de lo previsto. Su grabación se realizó en una sola toma. La lluvia artificial que se aprecia en la famosa escena del baile, no es agua, es una solución salina ligeramente mezclada con leche para que pudiera ser captada perfectamente por la cámara.

Y la polic�a llegó para aguar la fiesta...Lo curioso es que ese sketch no era realmente nuevo: se inspiraba en otro número similar, cantado y bailado por Maurice Chevalier 15 años antes, pero ahora desarrollado de forma más brillante y original. Hay que reconocer que su peculiar combinación de humor, sentimiento y alegría resume perfectamente las virtudes de la película, y ella sola basta para convertirla en la quintaesencia del género musical. Es, desde luego, el número que mejor representa el espíritu de la película, pero también el que mejor resume toda la filmografía de un actor (Gene Kelly) y todo lo que fue un maravilloso género cinematográfico: el musical de Hollywood.

Tienes una información más extensa sobre la película en la siguiente dirección:

http://www.bsospirit.com/comentarios/singinrain2.php

El mini-trabajo sobre esta película consistirá en lo siguiente:

1. Recuerda cómo se inscrustan los números de baile y las canciones en el argumento del filme. Si te das cuenta, el argumento se desarrolla en los diálogos y cuando se introduce un baile o una canción se trata de la reafirmación de un sentimiento, una ensoñación, etc. Esta estructura de musical reproduce la estructura de las óperas y las zarzuelas. Busca información en Internet sobre lo que es una ópera y una zarzuela y su estructura e intenta aplicar buscar su correspondencia con esta estructura de musical en al menos cinco líneas.

2. ¿Tiene algo que ver este musical con los que se hacen actualmente? Recuerda algún éxito musical relativamente reciente, como “Moulin Rouge” o “Chicago” y reflexiona sobre la diferencia entre los gustos actuales y los de antaño en al menos cinco líneas. También puedes encontrar argumentos para ello en los video-clips.

3. Como has leído en la crítica, “Cantando bajo la lluvia” cuenta el paso del cine mudo al sonoro de una manera bastante fidedigna. Haz un breve comentario de cinco líneas recordando cómo son de diferentes las interpretaciones en el cine mudo y en el sonoro que se ven en el filme, y los problemas que planteó a los actores y actrices del primero adaptarse al segundo.

4. Por último, escoge dos de estos musicales: “Un día en Nueva York”, “West Side Story”, “Cabaret”, “Grease”, “Fama”, “The Rocky Horror Picture Show”, “My Fair Lady” y realiza una breve ficha técnica de ellas que incluya los datos de dirección, guión, música, reparto, etc. y una breve sinopsis de al menos cinco líneas.

De bonus, aquí tenéis una “nueva versión” de la canción, con Kelly en plan “maikeljanson”.

3 Comentarios »

Comentario de veronicagfav1q

6 Mayo 2008 @ 22:41

Hola!
Respecto al video yo creo que cuenta la historia de como el hombre, al que la mujer que esta soñando ama, se termina casando con otra y como la mujer de este al final le abandona, por lo que el camarero vuelve a estar solo en el bar y la chica que esta soñando aprovecha la oportunidad para enamorarle.

No estoy muy segura de que sea eso pero bueno..

Comentario de vanesagdav1q

7 Mayo 2008 @ 16:43

Ahora que tengo tiempo hago mi comentario.

Al principio podemos ver a una mujer dormida, ella está soñando que el chico que le gusta(que es camarero)es enamorado por una mujer ambiciosa con la que se acaba casando. Sin embargo,esa mujer es tan ambiciosa que deja al camarero y se va con otro, asi que luego la chica sueña que entra al bar donde está el camarero y acaban enamorandoselos dos.

XAO!!!

Comentario de vanesarmav1q

22 Mayo 2008 @ 20:39

Hola!!!!

En este video vemos a una mujer que esta soñando con la persona a quien ama,que lo ve bailando con otra que lo esta seduciendo para casarse con el como hace y luego abandonarlo como hizo entoces esta chica entra en el sueño y se encuentra con su amado en el bar solo y acaban juntos ya que aprovecha la oportunidad.

Suscripción RSS a los comentarios del artículo.
Enlazar URI

Enviar un comentario

Debes estar autentificado para enviar un comentario.