ADAPTACIONES DE OBRAS LITERARIAS

22 09 2010

1. La sombra de un hombre, Schuiten y Peeters, Norma.

Adaptación muy libre de la novela La maravillosa historia de Peter Schlemilh, del escritor alemán Adelbert von Chamisso. El cuento del escritor alemán se corresponde sutilmente con los mundos alternativos, extraños, estéticamente fascinantes, que Schuiten y Peeters han construido en cada tomo de su serie Las ciudades oscuras: La torre, La fiebre de Urbicanda, La chica inclinada El archivista, Brüsel, La teoría del grano de arena o las dos partes de La frontera invisible.

2. El hombre que ríe, Fernando de Felipe, Glénat.

Es una adaptación de una novela del escritor romántico francés Victor Hugo, el autor de Nuestra Señora de París y Los miserables. La versión cinematográfica que Paul Leni realizó en 1928 de El hombre que ríe inspiró al guionista de Bob Kane -creador de Batman- para inventar el personaje del Joker.

3. El mago de Oz,  D. Chauvel y E. Fernández, Glénat.

Para los amantes de la inmortal novela de Frank L. Baum, aunque peca quizás de un dibujo excesivamente infantil. Los autores cometen  el error, tan repetido, de pensar que todas las historias en que aparecen  niños son para niños, y El mago de Oz de Baum es, sí, un cuento infantil, pero no es sólo un cuento infantil.

4. El hobbit, David  Wenzell y Charles Dixon, Norma. Disponible en la Biblioteca.

Versión muy fiel de El hobbit, de J.R.R. Tolkien. Lo mejor son los dibujos, que recrean admirablemente toda la magia de la novela. Muy recomendable.

5. Totentanz, Dino Battaglia, Astiberri  (B/N).

En este tomo publicado por Astiberri se recogen diversas historias cortas en las que Dino Battaglia, uno de los grandes del cómic italiano, adapta cuentos de misterio y de terror, de autores como Hoffman, Poe -el más representado-, Meynrik, etc…

6. El viento en los sauces, Michel Plessix, Dcom.

Versión de El viento en los sauces, novela de Kenneth Grahame, muy popular en Inglaterra, pero poco difundida entre nosotros. Michel Plessix se inspira en los ilustradores clásicos de este cuento y realiza un trabajo de adaptación casi perfecto. El único inconveniente es encontrarlo: la editorial Dcom parece haber desaparecido y no es fácil hallarlo en las librerías. Pero merece la pena intentarlo.

7. Sahrazad (1 y 2), Toppi, Planeta-De Agostini (B/N. Con algunas páginas en color).

En esta versión de algunos de los relatos de Las mil y una noches, Sergio Toppi despliega todos los recursos de su inconfundible estilo gráfico, centrado en una original y, en su momento, vanguardista composición de las páginas. En ellas recrea un mundo oriental mítico y una atmósfera de poética extrañeza, tan fieles  a los de los cuentos que adapta. 

8. Conan y las Joyas de Gwahlur, P. Craig Russell, Planeta-De Agostini.

Robert Howard escribió  Conan el Cimmerio en 1932. El cine y el cómic, medio en el que ha tenido una larguísima serie de adaptaciones, popularizaron el personaje, hasta el punto de hacer olvidar a muchos su origen literario. Esta de Craig Russell, por la calidad del dibujante, es una de las mejores para iniciarse en el mundo de Conan.

9. Upton Sinclair. La jungla,  Peter Kuper, Norma.

El escritor norteamericano Upton Sinclair fue uno de los autores más leídos durante la década de los 30. La crítica social de sus novelas lo convirtió en una referencia para la intelectualidad de izquierdas. Su novela La jungla, por ejemplo, dejó huellas en autores como Bertolt Brecht. La adaptación de Kuper, con un estilo expresionista deudor de artistas como George Groz, conserva toda la fuerza de denuncia del original literario.

10. La metamorfosis. Franz Kafka, Peter Kuper,  Astiberri (B/N).

La metamorfosis de Franz Kafka es, pese a su brevedad, una obra mayor. La adaptación de Kuper, con un blanco y negro heredado de los grabados expresionistas, es tanto un homenaje como una buena introducción a la escritura siempre difícil  del escritor checo.

11. América, Daniel Casanave y Robert Cara, La Cúpula

América es el título que Max Brod, albacea y editor de Kafka, eligió el título de para una de las novelas que el genial autor checo dejó inéditas por considerarlo más sugerente que el original de El desaparecido. El estilo cómico de este cómic subraya un aspecto de la obra de Kafka que se olvida con frecuencia: el humor.

12. Kafka, David Zane Mairowitz  y Robert Crumb, La Cúpula (B/N).

No es un cómic propiamente dicho. Secciones escritas se continúan con otras contadas gráficamente, lo que dota al libro de una agilidad narrativa y una amenidad en la lectura que lo hacen idóneo para iniciarse en la vida y en la obra de Franz Kafka.

13. La Edad de Bronce, Eric Shanower, Azake (B/N).

Como reza el pie de la portada, La Edad de Bronce es la historia de la guerra de Troya. Shanower, tras una impresionante labor de investigación y documentación, adapta no sólo el texto homérico sino otras muchas fuentes históricas y literarias. Azake editó los dos primeros arcos: los tres volúmenes que forman Mil naves -que se ofecen ahora reunidos en un magnífico tomo recopilatorio- y los tres de Sacrificio, y ahora inicia el tercero con Traición 1 y Traición 2.

14. Ramayan 3392 A.D., Shamik Gupta y Abishek Singh, Panini Cómics.

Espectacular versión futurista  de la primera parte del Ramayana. Lamentablemente, no parece que Panini vaya a publicar pronto la segunda entrega.

15. Los 12 trabajos de Hércules, Miquel Caltayud, Edicions de Ponent.

El estilo de este antiguo trabajo que ahora se reedita no es del Miquel Calatayud de ahora, pero merece la pena por su frescura y sentido del color.

16. La Ilíada y La Odisea, Marcia Williams, Acanto.

Excelente trabajo de adaptación de los dos poemas homéricos para un público joven. Aunque está agotada la edición, se puede consultar en bibliotecas. Merece la pena.

17. La Odisea, Pérez Navarro y Martín Saurí,  Norma Editorial (B/N).

Aprovechando la repercusión mediática del estreno de 300, Norma presentó la reedición de este cómic, publicado en 1983, como un homenaje a sus autores. Homenaje  más que merecido, como podrá comprobar quien se acerque a sus páginas.

18. Ulises, Sébastien Ferran, Sexto Piso.

Se han publicado ya  los tres volúmenes de los que consta esta adaptación libre del relato homérico: La venganza de Poseidón, El canto de las sirenas y El duelo de los pretendientes. Una versión amena y gráficamente eficaz.

19. Beowulf, Chris Ryall y Gabriel Rodríguez, Norma.

Adaptación al cómic del guión que escribió Neil Gaiman para la película de Robert Zemeckis. Es, por tanto, una versión libre del poema épico. Sobresaliente en el aspecto gráfico, con unos dibujos de primera.

20. El anillo del Nibelungo, P. Craig Russell, Planeta-De Agostini.

Craig Russell adapta la tetralogía que Richard Wagner compuso inspirándose en el poema épico medieval. Disponible en la Biblioteca.

21. Siegfried,  La Valquiria y El ocaso de los dioses, Alex Alice, Norma.

Trilogía magníficamente dibujada por Alex Alice, que iba a tener una versión animada de la que, por elmoemnto, nada se sabe.[1]

22. Peter Pan,  R. Loisel, Glénat (6 volúmenes.  Hay edición integral). Disponible en la Biblioteca.

Régis Loisel despliega en su Peter Pan todas las cualidades que hacen de él uno de los grandes: un dominio del dibujo absoluto y un color tan bien trabajado que convierten cada página en una obra de arte. Los amantes del relato de Barrie se sentirán sin duda defraudados por las libertades argumentales que se toma Loisel.

23. Doctor Jekyll y Mister Hyde, Mattotti y Kramsky, Glénat.  Disponible en la Biblioteca.

El tebeo es fiel al argumento del relato de Stevenson, pero no es este su principal mérito. Este es el cómic de un artista total, y es precisamente  la parte gráfica la que hace de este álbum una obra deslumbrante.

24. El barón de Ballantrae, Hippolyte, Norma.

Un prodigio de color y un ejercicio de absoluto dominio de los recursos  expresivos de la narración gráfica. Toda la novela de Robert Louis Stevenson está en esta versión de Hippolyte.

25. Elric. La forja de un hechicero, Walter Simonson y Michael Moorcock, Planeta-De Agostini.

Última adaptación, por el momento, de la saga de Elric de Melniboné, el personaje creado por Michael Moorcock, gran patriarca de la literatura fantástica. Pero es una adaptación especial, porque no lo es de ninguna de las novelas publicadas, sino de un guión preparado por Moorcock, en el que se cuenta el origen del personaje. Puede servir como un buen prólogo para iniciarse en la lectura de las hazañas del emperador albino.

26. Elric. Portadora de tormentas, P. Craig Russell, Planeta-De Agostini.

En esta ocasión, el talento de  Craig Russell adapta una novela de Michael Moorcock, Stormbringer, la mágica espada negra cubierta de runas que da la muerte y se alimenta de las almas de aquellos que mueren bajo su filo. Elric de Melniboné es su dueño, pero también su esclavo, pues sin ella queda desvalido e indefenso. Una sutil reflexión sobre el peligro del poder.

27. Niebla en el puente de Tolbiac, Jacques Tardi, Norma (B/N).

Jacques Tardi ha adaptado la considerada mejor novela del Léo Malet. No será la única: Néstor Burma aparecerá otra vez en las páginas de Tardi, como las de Calle de la estación, 120, también por Norma.

28. Nemo, Brüno, Dib-Buks (B/N).

Adaptación de Veinte mil leguas de viaje submarino, de Julio Verne. Las grandes libertades que Brüno se toma con el argumento, lejos de disgustar al lector, le ofrecerán una versión más ágil e incluso más profunda de la novela del inmortal escritor francés.

29. Coraline, Neil Gaiman y P. Craig Russell, Roca Editores.

A Craig Russell ya lo conocéis por El anillo del Nibelungo. En esta versión de la novela de Gaiman demuestra una vez más, si es que hacía falta que lo hiciera, su absoluto dominio del lenguaje gráfico.

30. Marcel Proust. En busca del tiempo perdido: Por el camino de Swan. Primera parte: Combray (Disponible en la Biblioteca), A la sombra de las muchachas en flor (Volumen I) y A la sombras de las muchachas en flor (Volumen II), Un amor de Swan (Volumen I), Stéphane Heuet, Sexto Piso.

Encomiable intento por adaptar al lenguaje gráfico la novela de Marcel Proust. De las dificultades de la empresa, habla la lentitud con que se publican los álbumes y la larguísima trayectoria que se anuncia hasta completar el proyecto.

31. Encender una hoguera. Un cuento de Jack London, Chabouté, Norma. Disponible en la Biblioteca.

Jack London fue, en su juventud, uno de los muchos buscadores de oro que, a finales del siglo XIX, llegaron a Alaska. De esta experiencia nacieron novelas imprescindibles como La llamada de lo salvaje o Colmillo Blanco, y un buen puñado de excelentes relatos que transmiten la terrible lucha del hombre contra un clima y una tierra implacables. Encender una hoguera es uno de los más dramáticos, y la adaptación visual que de él realiza Chabouté es tan acertada y tan fiel al argumento y al espíritu del relato, que se puede poner como ejemplo de cómo se debe realizar la versión gráfica de un cuento.

32. Conan. Clavos rojos, Roy Thomas y Barry Windsor-Smith, Planeta-De Agostini.

Otra adaptación de uno de los cuentos, para muchos el mejor, en los que Howard dio forma al mundo fantásticamente épico de Conan el Cimmerio. Roy Thomas y Barry Windsor-Smith son la pareja clásica de los tebeos de Conan. La edición de Planeta-DeAgostini es muy buena y cuenta con el valor añadido de reproducir el texto del relato.

33. U-26, Calvez y Romago, Hegats.

Adaptación gráfica del cuento El templo de H.P. Lovecraft. El claustrofóbico espacio de un submarino alemán durante la I Guerra Mundial, será el  ámbito en el que se desatará una inquietante fuerza misteriosa.

34. Frankenstein, Sergio A. Sierra y Meritxell Ribas, Parramón.

Versión fiel a la línea argumental de la novela de Mary Wollstoncraft Shelley y con un tratamiento gráfico  muy acorde con el ambiente gótico y sombrío del relato, aunque quizá algo devaluado por un estilo deudor del manga en el dibujo de los personajes. Notable. (Para lo devotos del género y de la obra de Mary W. Shelley, está disponible la edición que de la novela  hace Planeta- De Agostini  con las espectaculares ilustraciones de Bernie Wrighton.)

35. La línea de fuga, Christophe Dabich y Benjamin Flao, Norma.

“En busca de Arthur Rimbaud” podría ser el subtítulo de este sugerente trabajo de Dabich y Flo. A través de la figura de Anatole Baju, editor de la revista literaria El Decadente, el lector sigue la peripecia vital del poeta maldito por excelencia.

36. Ciudad de cristal, Mazzuchelli, Anagrama.

La novela de Paul Auster sirvió de base para una adaptación que se presenta actualmente como modelo de novela gráfica, en un trabajo extraordinario que contó con la colaboración del propio autor norteamericano.

37. Gemma Bovery, Posy Simmonds, Sins Entido.

No es un adaptación de la novela de Flaubert; es una narración paralela, sotenida y pautada por episodios y elementos de la gran obra del escritor normando, con continuas referencias y juegos intertextuales que hacen de la lectura de este trabajo de Posy Simmons una experiencia sugerente y creativa. Otro  trabajo de Posy Simmons publicado en España es Tamara Drewe, que cuenta con una versión cinematográfica dirigida, en 2010, por Stephen Frears.

38. Caperucita Roja, Martin Powell y Víctor Rivas, El Patito Editorial.

Una pequeña joya. Tanto el guión como el tratamiento gráfico  son excelentes. Sus autores, Martin Powell y Víctor Rivas,  no tienen más pretensión que el de dar una versión fiel, pero renovada, del clásico infantil. El final sitúa esta adaptación en la línea de los cuentos de hadas feministas.

39. Moby Dick, Jean Rouand y Denis Deprez, Sexto Piso.

Adaptar un clásico tan complejo y extenso como la novela de Herman Melville es un desafío que Jean Rouaud y Denis Deprez superan brillantemente. El guión de Jean Rouaud se articula sobre los episodios centrales de la novela, y los pinceles de Denis Deprez (autor de un magnífico Frankenstein) recrean la atmósfera opresiva y fatalista que conduce a los personajes hacia su trágico destino.

40. El hombre de arena, Mai Prol y Federico del Barrio, Edicions de Ponent.

La adaptación del texto de Hoffmann se complementa con las magníficas ilustraciones de Federico del Barrio a página completa. No es formalmente un cómic, pero no pasa nada por hacerle un hueco en esta carta y tener así la ocasión de disfrutar del arte de uno de los mejores dibujantes españoles de la actualidad.

41. Pobre marinero, S. A. Harkham, Apa-Apa (Bitono). Adaptación del cuento de Guy de Maupassant “En el mar”. Álbum de pequeño formato, cada página reproduce una única viñeta, generalmente muda, que aproxima esta obra a las “novelas sim palabras” de Masereel o Lynd Ward, y con pocos recursos transmite toda la intensidad del relato original: la llamada de la aventura y  la amargura del regreso tras el desengaño.

42. Lovecraft, Hans Rodionoff, Keith Griffen y Enrique Breccia, Norma. Cómic biográfico  sobre la figura de H.P. Lovecraft. Gracias a las potentes imágenes de Enrique Breccia se convierte en una forma idónea de iniciarse en el delirante mundo del escritor estadounidense.  Este cómic puede servir como una buena introducción a la lectura de En las montañas de la locura, publicado por Libros del Zorro Rojo también con ilustraciones  de Enrique Breccia.

43. 18 días, Grant Morrison y Muskeh Singh, Norma.

El Mahabharata es la gran  epopeya de la India. En sus más de 200.000 versos -”como siete veces  La Ilíada y La Odisea  juntas”-, se narra la lucha entre dos ramas de una misma familia: Los Kauravas y los Pandavas, los hijos de Pandu. Estos últimos son los héroes del poema: Yudhishthira, Bimashena,  Arjuna, Nakula y Sahadeva. Después de muchas peripecias y conflictos, y con la ayuda de Khrisna,  derrotaron a sus primos Kauravas en el campo sagrado de Kurukshetra tras dieciocho días de sangrienta batalla.  Por supuesto, el Mahabharata es mucho, mucho más de lo que aquí se resume. Y como todas las grandes obras de la literatura universal, sirve de inspiración para otros creadores. El guionista escocés Grant Morrison  (Arkham Asylum) ha iniciado una futurista adaptación animada del  poema,  para la que ha contado con el arte de Muskeh Singh. La editorial Norma ha publicado el álbum 18 días,  con el guion  de la película, y con las espectaculares ilustraciones de Muskeh Singh, que transmiten toda la fuerza épica de la epopeya.

44. Dublinés, Alfonso Zapico, Astiberri (B/N).

Alfonso Zapico (Blimea, 1981) ofrece en Dublinés una biografía completa y amena del escritor irlandés James Joyce, para muchos, el escritor más importante del siglo XX.  La vida del autor del Ulises es la de un personaje complejo, genial y contradictorio y, al mismo tiempo, la crónica de una aventura literaria fascinante en la que participaron, en distinto grado, las personalidades más destacadas del momento. Y este es uno de los grandes aciertos del trabajo de Alfonso Zapico: integrar en una narración fluida y ágil una inmensa cantidad de datos históricos, culturales, políticos y literarios. Dublinés es una excelente guía para introducirse en la obra de Joyce y para conocer un momento decisivo de la cultura del siglo XX.

45. Conan. La leyenda 1, Kurt Busiek y Cary Nord, Planeta DeAgostini.

Primer tomo de los cuatro con que Planeta DeAgostini recopilará la serie publicada por Dark Horse desde 2003 y que ha supuesto una revitalización del personaje creado por Howard, tras el agotamiento al que habían llegado con las creaciones de Marvel, Conan el Bárbaro y La espada salvaje de Conan, las míticas series creadas por Roy Thomas y dibujadas por Barry Windsor Smith. En este primer tomo, Kurt Busiek adapta historias de Howard y Cary Nord realiza un trabajo gráfico excepcional. El álbum se completa con un interesante estudio sobre la figura y la obra de Robert E. Howard.

46. Reanimator de H.P. Lovecraft, Florent Calvez, Planeta DeAgostini.

Como señala el título, este cómic es una adaptación del relato de Lovecraft Herbert West, reanimador, un cuento de terror que no puede ser leído sin tener presente el Frankenstein de Mary Shelley:  ambos relatos comparten el mismo esquema argumental, el del científico que viola los límites de la naturaleza y la posterior venganza de los engendros resultantes de su temeraria ambición racionalista. La adaptación de Calvez es fiel a lo esencial del relato, con un dibujo suelto y expresivo. Los tonos grises y marrones de todas las viñetas procuran a la historia el sombrío ambiente de una terrorífica historia de locura y muerte.

47. Los años dulces 1, Jiro Taniguchi, Ponent Mon (B/N).

Hiromi Kawakami (Tokio, 1958) es la autora de El cielo es azul, la tierra blanca (publicada en España en 2009 por El Acantilado), una novela sobre la soledad y el amor, la soledad de un viejo profesor y la de una antigua alumna suya. Los encuentros casuales se irán transformando en  necesidad de compañía y de esta, nacerá el amor. El relato, narrado en un tono sosegado y sencillo, ya ha tenido una adaptación cinematográfica y ahora esta de la mano de Jiro Taniguchi, uno de los dibujantes japoneses más conocidos y valorados en todo el mundo. El primer tomo de Los años dulces adapta los capítulos del uno al nueve, en un ejercicio de escrupulosa fidelidad al texto de Kawakami.  Pocas veces se encuentra uno con una versión tan “literal” de un relato literario. Y el estilo, detallista y minucioso, es el habitual en los trabajos de Taniguchi.

48. El huésped, Jacques Ferrandez, Norma Editorial. Como informa la contraportada del álbum, Albert Camus publicó “El huésped” en 1957. La fecha es importante: desde 1954, y hasta 1962, se libraba en Argelia la guerra por su independencia, un conflicto en el que no habría lugar para la neutralidad ni para soluciones alternativas a las partes enfrentadas. El relato de Camus cuenta la tragedia, con el personaje del maestro Daru, de quienes, sintiendo Argelia como su tierra natal, eran considerados como extranjeros por los independentistas. Obligado por la autoridad a custodiar a un indígena que había cometido un crimen, el maestro  se rebela y opta por ayudarlo a escapar. Sin embargo, a ojos de los demás argelinos es un colaboracionista. Esta es la trágica contradicción del “hombre rebelde”: traidor para los franceses que quieren mantener la situación colonial y opresor para los argelinos ansiosos por conquistar su libertad. Jacques Ferrandez ha hecho una sobresaliente adaptación de este cuento. Las panorámicas a doble página, sobre las que se abren otras viñetas, y las frecuentes escenas mudas, transmiten prefectamente la sensación de soledad física y espiritual  en que vive el protagonista.

49. La señorita Else, Manuele Fior, Sins Entido.

Arthur Schnitzler (Viena, 1862-1931) fue autor de novelas, relatos y obras de teatro: La ronda, Apuesta al amanecer, El teniente GustlRelato soñado son algunos de sus títulos más representativos (en España la editorial El Acantilado ha publicado buena parte de su obra). Schnitzler retrató las contradicciones de la sociedad finisecular del Imperio austro-húngaro, una sociedad deslumbrante en lo cultural, pero fracturada por conflictos de clase, luchas nacionalistas y prejuicios antisemitas, que acabarían por provocar su disolución como entidad política tras la derrota militar en la Primera Guerra Mundial.  Escrita en 1926, en La señorita Else Schnitzler vuelve a utilizar una técnica narrativa que ya utilizó en 19001 con El teniente Gustl: el monólogo interior. Con esta técnica Schnitzler logra representar el conflicto emocional y moral de la protagonista, víctima de la hipocresía social y de las represiones familiares.

Manuele Fior realiza una adaptación deslumbrante. En  el dibujo y el color del álbum, se aprecian ecos de Edvard Munch, Gustav Klimt, Egon Schiele o George Grosz. Es uno de los cómics más bonitos que se han publicado en los últimos años, y una excelente carta de presentación para este autor italiano del que se anuncian, de la mano de la editorial Sins Entido, nuevos trabajos.

50. El caballero errante, Ben Avery y Mike S. Miller, DeBolsillo.

El escritor norteamericano George R. R. Martin  es mundialmente aclamado por su ciclo narrativo de fantasía épica ”Canción de hielo y fuego”, del que ya se han publicado cuatro títulos: Juego de tronos (de la que pronto se estrenará la adaptación televisiva), Choque de reyes, Tormenta de espadas y Festín de cuervos, además de las novelas cortas El caballero misterioso,  El caballero errante La espada leal; de estas dos últimas hay versiones en cómic. La de El caballero errante, con guión de Ben Avery y dibujo de Mike S. Miller, ya vio la luz en la editorial Devir y ahora se reedita en DeBolsillo. Para leer La espada leal habrá que esperar hasta el mes de junio.

51. La Ilíada, Roy Thomas y Miguel Ángel Sepúlveda, Panini Cómics.

Con esta adaptación de La Ilíada, Panini inicia la edición en español de la serie Clásicos Ilustrados de Marvel, un proyecto que promete ser muy interesante. En este primer título, destaca la fidelidad del guión de Roy Thomas al texto homérico. Y en la parte gráfica, Miguel Ángel Sepúlveda (con la colaboración de Sandu Florea y Nathan Fairbairn para el entintado y el color) realiza un trabajo notable, con un estilo que recuerda, en algunos momentos, al 300 de Frank Miller.

52. Historias de Maese Zorro. Le Roman de Renart 1 y 2, Bruno Heitz, Faktoria K de Libros.

A finales del siglo XII se va formando en Francia un ciclo narrativo protagonizado por  Renart, el zorro. Y junto a él, aparecen Isengrin, el lobo; Chantecler, el gallo,  Noble, el león  o Brun, el oso. Un mundo divertido y mordaz en el que confluyen la fábula clásica, los fablieux franceses y la cuentística oriental,  y que,  en palabras de Carlos García Gual, “…satiriza el mundo feudal y caballeresco de la Edad Media y nos presenta el negativo de la imagen cortés que ofrece la novela idealista, en una parodia hábil e implacable.”

Bruno Heitz adapta algunas de las aventuras de Renart integrándolas en una secuencia narrativa unitaria que transmite el espíritu burlón y transgresor del astuto zorro, con un estilo de dibujo ágil y divertido. Un buen forma de acercarse a un clásico de la literatura medieval aún poco difundido entre nosotros.

53. Alicia en el País de las Maravillas, David Chauvel y Xavier Collette, Glénat.

Buena versión del clásico de Lewis Carroll. Sin duda, buena parte del mérito se debe al guión de David Chauvel, en el que adapta el texto literario con agilidad y criterio -ya lo hizo con otra gran narración, El mago de Oz, con dibujos de Enrique Fernández y también publicado por Glénat-. El dibujo es de Xavier Collette, que utiliza una gama de colores sombríos con la que acentúa los apectos más oscuros de la obra. Su Alicia es una niña morena, con gran parecido a la pequeña Alice Liddell, la inspiradora del cuento. En esto coincide Collette con la última ilustradora del libro, Rébecca Dautremer.

54. Alicia en el País de las Maravillas, Leah Moore, John Reppion y Érica Awano, Panini Cómics.

Leah Moore y John Reppion adaptan las dos novelas escritas por Lewis Carroll, Alicia en el País de las Maravillas y Alicia a través del espejo, y lo hacen ciñéndose fielmente al argumento original, tanto,que en ocasiones la narración resulta algo prolija. Pero compensa el notable dibujo de Érica Awano, próximo a la estética del manga, y con un color que recuerda al de las viejas ilustraciones de los cuentos infantiles de siempre. Una magnífica opción para aproximarse a la lectura de un clásico universal.

55. Cuánta tierra necesita un hombre, Miguel Ángel Díaz, Edelvives Colección Novela Gráfica (B/N).

Miguel ángel Díaz adapta el relato de Tolstói Cuánta tierra necesita un hombre, un cuento moral que entronca con la rica tradición folclórica rusa (que tiene un monumento en la colección de A. A. Afanásiev Cuentos populares rusos, maravillosamente ilustrados por Bilibin), en especial con las historias en que el diablo y un mujik juegan a engañarse. En el cuento de Tolstói es el demonio el que pierde al campesino Pajom, atizando su codicia y su hambre insaciable de poseer tierras.  En estos tiempos en que lo único que importa es el dinero, el mensaje de Tolstói tiene plena vigencia.

Miguel Ángel Díez hace, a nuestro juIcio, una adaptación magistral, integrando en la trama argumental del cuento otros pequeños relatos de Tolstói. El ritmo narrativo es siempre ágil, y la parte gráfica es tan notable como en otros trabajos de Miguel Ángel Díez como  la biografía gráfica de Miguel Hernández Me llamo barro o el álbum ilustrado El hombre del saco.

En la misma colección de la editorial Edelvives se pueden encontrar otras adaptaciones al cómic de relatos de Poe y Gógol.

56. Informe sobre ciegos, Alberto Breccia, Astiberri (B/N).

Informe sobre ciegos es uno de los capítulos de la novela Sobre héroes y tumbas (1961) del escritor argentino Ernesto Sabato, que le consagró como uno de los grandes escritores  hispanoamericanos. Este capítulo se presenta como  el delirante relato del personaje Fernando Vidal Olmos, quien, en su locura, pretende descubrir el poder ominoso y secreto de la secta que forman los ciegos. Convencido de que va a ser asesinado, narra su descenso al submundo laberíntico de las cloacas de  Buenos Aires, dantesco reino de la secta, y cuenta las alucinadas visiones que allí tuvo. Un viaje siniestro con ecos de Lautréamont, Rimbaud, Kafka y Lovecraft y que Alberto Breccia adapta en un trabajo magistral. Después de terminar este álbum de Astiberri uno busca el relato original de Sabato, que se puede leer en la edición de Sobre héroes y tumbas publicada en  Seix-Barral  o en la que Blacklist hizo de Informe sobre ciegos.

57. Julia & Roem, Enki Bilal, Norma.

Enki Bilal sitúa la acción de Julia & Roem en el mismo mundo devastado e inestable de su anterior álbum, Animal´z. El planeta, tras sufrir “la Apoplejía” -un cataclismo ecológico de proporciones inconmensurables-, ofrece pocos refugios a las pequeñas comunidades de supervivientes que se han librado de la catástrofe. En una de ellas sitúa Bilal la acción del drama: es el de Romeo y Julieta de William Shakespeare. Enki Bilal lo adapta de una forma muy hábil: resaltando el paralelismo entre los dos textos. Personajes como el “sacerdote militar pluriconfesional” Lawrence o Kyle Parrish son conscientes de que tanto ellos como los demás personajes, Tybb, Julia, Roem, Merkt… son los Tibaldo, Julieta, Romeo, Mercutio, el conde Paris y fray Lorenzo de la obra de Shakespeare, y saben que están representando otra vez el drama. Lo que les permite alterar el final. Un acierto. Y sobre el apartado gráfico poco hay que ponderar el estilo de Bilal: espectacular.

58. El hombre perdido en la niebla, C. F. Ramuz y Matthieu Berthod, Ponent Mon (B/N).

Charles Ferdinand Ramuz (1878-1947) fue un escritor suizo de expresión francesa, autor de novelas como Derborence (publicada en España por la editorial Nortesur) y El gran miedo en la montaña (Montesinos). También colaboró con Igor Stravinsky en La historia del soldado. En El hombre perdido en la niebla, Berthod adapta cuatro relatos de Ramuz, en los que interpreta el mundo de las montañas suizas; relatos que van del costumbrismo de La gran Alice a lo sobrenatural de El antiguo.  Matthieu Berthod narra con eficacia las historias de Ramuz, aunque su estilo quizá resulte algo monótono.

59. La isla del tesoro y Secuestrado, R. L. Stevenson y Hugo Pratt, Norma.

La editorial  Norma sigue recuperando trabajos de Hugo Pratt anteriores a “Corto Maltés”, como la versión de Sandokán. El tigre de Malasia de Emilio Salgari o las  adaptaciones de las novelas de Robert Louis Stevenson, La isla del tesoro y Secuestrado. No es casual que Hugo Pratt trabajara en estos clásicos de la literatura juvenil: con Corto Maltés dio con un personaje que le permitiría crear sus propias novelas de aventuras, porque no otra cosa es cada álbum protagonizado por el marino veneciano.

60. La Tempestad, Santiago García y Javier Peinado, Astiberri.

Original adaptación de la obra dramática de William Shakespeare, con una ambientación futurista que preserva lo esencial de la obra original. Una buena muestra de la capacidad del cómic para transmitir contenidos culturales de  muy diversa índole.

61. La protectora, Keko, Astiberri (B/N).

Otra vuelta de tuerca de Henry James, es sin duda, el cuento de fantasmas más famoso de la literatura universal; como se ha repetido tantas veces, es una obra maestra de perspectivismo y ambigüedad narrativa. Tras finalizar su última página, en la mente del lector se suceden las preguntas sin repuesta. Pues bien, la adaptación que realiza Keko en La protectora es un intento inteligente de  encontrar una explicación coherente a los huecos y silencios con que Henry James escamotea la verdad en su relato. El estilo gráfico del cómic evoca la época victoriana por las texturas que recuerdan la de los grabados antiguos. La protectora es un complemento excelente para una (re)lectura de Otra vuelta de tuerca.

62.  Los mitos de Cthulhu, H.P. Lovecraft y Alberto Breccia. Sin entido (B/N).

Howard Phillips Lovecraft renovó,  con relatos como “La sombra sobre Innsmouth” o  ”El horror de Dunwich”, el género del cuento de terror. El terror en la literatura de Lovecraft surge de una realidad inestable, que es invadida por criaturas y elementos de otra realidad no humana: alienígenas, criaturas primordiales de tiempos remotos, presencias arcaicas que permanecen en estado latente y que, en cualquier momento, pueden despertar…  Lovecraft creó una mitología propia, Los mitos de Cthulhu, que el gran dibujante argentino Alberto Breccia adaptó al cómic y que este otoño reedita Sins entido. El volumen ofrece la oportunidad de disfrutar de los variados recursos gráficos y observar la evolución estilística de Alberto Breccia.

63. El proceso de Franz Kafka, Chantal Montellier y David Zanes Mairowitz, Sins Entido (B/N).

David Zane Mairowitz firma el guión de esta adaptación gráfica de El proceso del escritos checo Franz Kafka, obra que ya llevó al teatro. También realizó, con Robert Crumb, una magnífica biografía del escritor de Praga (editada en España por La Cúpula). La parte gráfica es obra de Chantal Montellier, prestigiosa y premiada dibujante e ilustradora francesa, aunque el estilo empleado en esta obra nos parece algo limitado técnicamente. Otro cómic a para leer a Kafka.

64. Heptamerón, María Colino, Edicions de Ponent (B/N).

María Colino adaptó varios de los relatos del Heptamerón de Margarita de Navarra, uno de los libros emblemáticos de la literatura francesa del Renacimiento. Compuesto siguiendo el modelo del Decamerón de Boccaccio, la colección escrita por Margarita de Navarra refleja el  severo espíritu hugonote de su corte, por lo que no sorprende la intención satírica y anticlerical de muchos de los cuentos.  Y los adaptados por María Colino conservan toda la carga crítica y el tono mordaz de un  libro que, quizá, no ha tenido entre nosotros la atención que se merece.

65. El mago de Oz, Eric Shanower y Skottie Young, Panini Cómics.

Panini sigue ofreciendo al lector español títulos de la colección Clásicos Ilustrados Marvel y, tras grandes adaptaciones como las de La Ilíada, La Odisea o Alicia en el País de las Maravillas, presenta ahora la del clásico publicado por Lyman Frank Baum en 1900. Son muchas las versiones cinematográficas, las adaptaciones en cómic o las ediciones ilustradas de El mago de Oz, pero esta, con guión de Eric Shanower (autor de la imprescindible La Edad de Bronce) y dibujos de Skottie Young, es excepcional.

66. Pessoa & Cía, Laura Pérez Vernetti, Luces de Gálibo.

En este breve volumen publicado por la editorial Luces de Gálibo, Laura Pérez Vernetti afronta una empresa de una enorme dificultad y, justo es reconocerlo, sale del empeño dignamente. Las primeras páginas en blanco y negro ofrecen una semblanza del gran poeta portugués y una didáctica presentación de sus principales heterónimos. Y luego, en las de color, realiza la dificilísima adaptación de poemas de Alberto Caeiro y de fragmentos de ese libro  único que es El libro del desasosiego de Bernardo Soares. Una aportación brillante de Laura con la que demuestra cómo el cómic sirve para explicar y comprender mejor la literatura.

67. El paraíso perdido de John Milton, Pablo Auladell, Huacanamo (Bitono).

La editorial Huacanamo ofrece a los lectores un regalo sorprendente: la adaptación de los dos primeros libros de El paraíso perdido de John Milton (1608-1674) a cargo de Pablo Auladell, autor de trabajos como El camino del titiritero o Soy mi sueño, en Ediciones de Ponent. El paraíso perdido es uno de esos clásicos de la Literatura Universal que siempre se citan y pocas veces se leen. Ahora, con esta excelente adaptación, los lectores podrán aproximarse  a un texto difícil y seguir el drama inicial de la humanidad, la conspiración de las fuerzas del Mal contra los seres humanos, que culminará con la pérdida del Edén. Como hemos repetido ya en otras ocasiones, el cómic es un vehículo idóneo para aproximar la literatura a un público amplio y este nuevo trabajo de Pablo Auladell así lo confirma.

68. De ratones y hombres, Pierre-Alan Bertola, Norma (B/N).

El escritor norteamericano John Steinbeck (1902-1968) documentó en Los peregrinos de la cosecha (Libros del Asteroide) el éxodo hacia California de miles de granjeros arruinados por las tormentas de polvo que devastaron el Medio Oeste y que acentuaron la profunda crisis económica y social de la Norteamérica de la Gran Depresión. Conocemos la intensidad de este drama humano por el trabajo de grandes fotógrafos como Dorothea Lange o Walker Evans. Y por libros como Elogiemos ahora a hombres famosos de James Agee con fotos de Walker Evans o De ratones y hombres (1937) y  Las  uvas de la ira (1939), escritas por John Steinbeck.

La novela, reeditada innumerables veces y traducida a gran cantidad de idiomas, fue llevada al cine en 1992 y ha tenido diversas adaptaciones teatrales. Y ahora le toca al cómic.  Pierre-Alain Bertola realiza una excelente versión, fiel a la línea argumental del libro y llena de fuerza expresiva. La renuncia al color es un acierto.  De ratones y hombres es una historia en blanco y negro, un relato gris de una época sombría, tristemente parecida a la nuestra. Aunque el trabajo de Bertola es la primera versión gráfica de la novela de Steinbeck,  no es la primera vez que el cómic reflexiona sobre la Gran Depresión. Basta recordar el imprescindible Reyes disfrazados de James Vance y Dan Burr, editado también por Norma.

69. El jugador, Stephane Miquel y Loïc Godart, Norma.

La novela El jugador de Dostoyevski es un clásico de la literatura universal. En pocas páginas, el escritor ruso trazó la crónica de un descenso a los infiernos de la ruina y la degradación. Los personajes, prisioneros en la imaginaria  ciudad de Roulettenburg, se mueven alrededor de la ruleta del casino , que como un maestrolm arrastra a todos al abismo. El amor, la amistad, las relaciones de familia son fichas que se apuestan y se pierden. Stephen Miquel ha adaptado este relato libremente y Loïc Godart realiza una magnífica «traducción» visual.

70. El mexicano, Jack London y Edu Molina, Nostra Ediciones (B/N).

Edu Molina adapta uno de los relatos más militantes de Jack London, escrito en 1910, cuando la Revolución mexicana estaba a punto de estallar y la California natal de London hervía de grupos y activistas que se aprestaban para la inminente revuelta. Una de las mejores cualidades literarias de Jack London es su capacidad para captar el ambiente social y humano en las situaciones extremas, y tanto da que sean los campamentos mineros del Yukón que las intrigas revolucionarias en la frontera con la Baja California. En «El mexicano», la pasión política, la sed revolucionaria de justicia y el boxeo —para London, metáfora de la vida— se funden en excelente relato de aliento épico, que Edu Molina interpreta gráficamente a la perfección.

71. Kanikosen, T akiji Kobayashi y Go Fujio, Gallo Nero (B/N).

 Takiji Kobayashi escribió su novela Kanikosen (El cangrejero) en 1929. Cuatro años después, en 1933, moría torturado por el Tokko, la policía secreta del régimen imperial japonés encargada de reprimir la actividad clandestina de las organizaciones socialistas y comunistas. Tenía 29 años. El compromiso político de Takiji Kobayashi se refleja en sus novelas. Kanikosen denuncia las inhumanas condiciones de trabajo en las pesquerías del cangrejo en las aguas de Kamchatka. Explotación, brutalidad, llevan a los trabajadores del Hakuko Maru a la rebelión.

La versión en manga de esta novela, dibujada por Go Fujio, ha sido publicada por la editorial Gallo Nero. Y se puede leer la traducción española editada por Ático de los Libros.

72. Kongo, Perrissin y Tirabosco, Dibbuks (B/N).

En 1890 Jòsef Teodor Konrad Korzeniowski viajó a África contratado por la Societé Anonyme Belge pour le Commerce du Haut-Congo, propietaria «legal» de un inmenso territorio en el corazón del continente, concedido en la Conferencia de Berlín de 1885. Con la excusa de llevar la civilización, el progreso y la fe cristiana a las tierras «salvajes», la Societé Anonyme emprendió una explotación sistemática de los recursos naturales esclavizando a la población indígena, a la que se sometió a todo tipo de violencias y excesos. La codicia colonialista alcanzó con el tiempo las dimensiones de un auténtico genocidio. El responsable de esta situación era bien conocido por todos:  Leopoldo II, rey de los belgas. De esta situación fue testigo Jòsef Teodor Konrad  Korzeniowski. Tras su viaje por el río Congo, se convirtió en  Joseph Conrad y escribió El corazón de las tinieblas. 

Christian Perrissin (guión) y Tom Tirabosco (dibujo) recrean en Kongo el viaje africano de Conrad, un viaje en el que descubrió  la mentira del colonialismo y la brutalidad criminal del «hombre blanco».

73. Atar Gull, Fabian Nury y Brüno, Dibbuks.

Para celebrar sus 10 años en el mundo editorial, Dibbuks reedita lo  mejor de su catálogo y, como no podía ser de otra manera, ofrece de nuevo a los lectores Atar Gull, un excelente cómic con guión de Fabien Nury y dibujo de Brüno, que adapta la novela de Victor Hugo. Tanto el relato literario como su adaptación gráfica denuncian uno de los episodios más vergonzosos de la historia occidental: la trata de esclavos negros para las plantaciones coloniales de América.

74. La cólera de Fantomas, Olivier Bocquet y Jules Rocheleau, Dibbuks.

Durante las primeras décadas del siglo XX,  nace en la literatura popular un nuevo tipo de personaje: el del criminal casi omnipotente que conspira contra la sociedad entera para destruirla. Imagen metabolizada del anarquista finisecular, estos «villanos», dotados de poderes sobrenaturales, aniquiladores conocimientos técnico-científicos y recursos ilimitados, son auténticos agentes del Mal.  En 1911, apareció Fantomas de Marcel Allain y Pierre Souvestre; en 1913, Sax Rhomer publica la primera entrega de Fu Manchú, el «peligro amarillo» en carne y hueso y, en 1922, Norbert Jacques hace lo propio con el malvado Doctor Mabuse. Muy pronto el cine dará forma a una nueva mitología popular. Hoy están un poco olvidados.

Pero no del todo. La editorial Dibbuks  ha publicado recientemente La cólera de Fantomas. 1 La guillotina, el primer volumen de los tres que forman esta adaptación de las novelas de Allain y Souvestre. Una adaptación ágil y entretenida, firmada por Olivier Bocquet, y a la que ha puesto línea y color Julie Rocheleau, una joven dibujante canadiense que ha hecho un trabajo excelente.

75. Moby Dick, Chabouté, Norma (B/N).

La gran novela de Herman Melville ya ha tenido varias adaptaciones al cómic (como, por ejemplo, la magnífica versión de Denis Deprez, editada por Sexto Piso), pero esta del dibujante francés Chabouté destaca por su fidelidad al argumento principal de la novela y por la intensidad dramática que logra desplegar mediante una composición de página magistral y el contraste, lleno de fuerza, entre las masas de blanco y negro.

76. El Paraíso perdido de John Milton, Pablo Auladell, Sexto Piso.

Pablo Auladell ha realizado una soberbia adaptación de El Paraíso perdido. No era tarea fácil. El poema de John Milton es una de las grandes obras de la literatura universal, pero tanto por su contenido como por su forma está lejos de las sensibilidad y hábitos de recepción del lector actual. La versión gráfica de Pablo Auladell transmite una honda vibración trágica a través de un dibujo y  sobre todo un color muy poéticos.  Un álbum para leer y contemplar repetidamente. Un auténtico regalo editado, por Sexto Piso.

77. Suite francesa. Tempestad en junio, Emmanuel Moynot, Salamandra Graphics (B/N).

Notable adaptación de «Tempestad en junio», el primero de los dos relatos que forman Suite francesa, el libro que rescató del olvido a Irène Némirovsky, escritora francesa de origen ucraniano, a la que su condición judía llevó a morir en Auschwitz. Con la publicación de este cómic por parte de Salamandra podemos disfrutar del trabajo de Emmanuel Moynot, un excelente dibujante incomprensiblemente inédito entre nosotros.

78.  El Golpe de Praga, Hyman y Fromental, Ponent Mon.

El Golpe de Praga es un cómic  muy recomendable. En primer lugar, Fromental desarrolla un guion sólido y muy bien construido, lleno de referencias literarias, culturales y políticas.
Por otro, la calidad artística de Hyman hace de la lectura de cada página una experiencia única. Es un maestro en el cómic de época, como ya demostró en La Dalia negra.

79. La lotería de Shirley Jackson, Miles Hyman, Nórdica Cómic.

La lotería» es el relato más célebre de  Shirley Jackson, una figura muy representativa en el panorama literario de la Norteamérica de posguerra y autora de novelas y cuentos de terror. Este relato se publicó en 1948; y 70 años después su nieto Miles Hyman nos ofrece su adaptación gráfica. Miles Hyman es un dibujante extraordinario del que había muy poco publicado en España. Ahora, después de El Golpe de Praga (Ponent Mon) y con la aparición de La lotería (Nórdica), disponemos de dos muestras excelentes del arte de Hyman. La lotería es un relato inquietante, en el que una opresiva atmósfera ominosa se va adensando y culmina en un final rotundo. Y ese ambiente es el que dibuja maravillosamente Miles Hyman. Un gran cómic. 


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image