saltar a navegación

CÓMO SE REALIZA UN TRANSPLANTE DE MÉDULA ÓSEA?

20 Mayo 2009
Publicado por beatrizrcov37 en: Tema 5
Enviar un comentario | RSS 2.0 | Enlace URI

¿Qué es la médula ósea?
La médula ósea es un tejido esponjoso que se encuentra en el centro de los huesos, y es la encargada de producir todas las células de la sangre.
El transplante de médula ósea es un tratamiento que se realiza para tratar ciertos cánceres, y otras enfermedades no cancerosas y consiste en administrar por vía intravenosa (en la sangre), células madres o progenitoras sanas, (células capaces de formar otras que reemplacen a las enfermas o dañadas), que provienen de un donante “compatible” que puede ser un hermano, padre o un dador no familiar y seleccionado en un “banco de médula ósea”, con el objetivo de reemplazar un órgano como es la médula enferma o defectuosa.
Dependiendo del donante de médula, el transplante se clasifica en:
• AUTÓLOGO, cuando el donante de médula es el propio paciente. Estos casos corresponden a pacientes con enfermedades que se encuentran fuera de la médula. Esta médula esta sana y es posible volver a implantarla nuevamente en el cuerpo.
• ALOGENEICO, cuando el donante es un hermano o familiar compatible.
• NO COMPATIBLE (DE CORDÓN), es cuando dentro de la familia no se ha podido encontrar un donante compatible y el propio paciente tiene su médula afectada, por lo cual no es elegible para realizarle un transplante autólogo.
En cada uno de estos casos, a los posibles donantes se les realizan estudios de HISTOCOMPATIBILIDAD, al igual que al paciente, y así, poder determinar la persona más idónea para ser el donante de médula. A esto se le llama “match”.
Estas células madres, también llamadas “stem-cells” , tienen la capacidad de diferenciarse, es decir, de cambiar y al final de un largo proceso, forman las plaquetas, glóbulos rojos y glóbulos blancos.

Preparación
Los días y semanas previos a hospitalización se realizarán exámenes de sangre, evaluación de la función renal y hepática, estado nutricional, de la piel, de la dentadura, etc.; probablemente se tomarán radiografías y electrocardiograma; se le realizarán estudios de médula, para saber el estado y evolución de la enfermedad.
Se coloca el catéter Hickman doble lumen.
Alprincipio se puede colocar otro tipo de catéter, como un Hickman de un lumen, o un catéter subcutáneo, durante el transplante o el día antes de recibir la médula, se le colocará un nuevo catéter. Este es transitorio, es decir, se usa por poco tiempo y luego es retirado cuando ya no es necesario. Este catéter se instala bajo sedación, por un médico experto en estos procedimientos.
Condicionamiento
Antes del transplante mismo, existe un régimen de acondicionamiento que implica administrar (si el poblema es cancerígeno) grandes dosis de quimioterapia y/o irradiación corporal total, con el fin de eliminar restos del tumor, eliminando la médula ósea defectuosa y provocando la eliminación de la médula enferma, con el objetivo de recibir la nueva médula sana y disminuir el riesgo de rechazo.

Administración de la médula
La médula ósea se administra por vía intravenosa, el transplante se asemeja a una transfusión de sangre y se realiza en el mínimo tiempo posible.
El día del transplante, el paciente es preparado para recibir su médula, habitualmente y dependiendo mucho de la edad, se le administrará un sedante suave que lo relaje y/o lo haga dormir.
Muchas veces se pueden presentar reacciones alérgicas, sobretodo si el transplante es autólogo y esto debido a la preservación de la médula cuando es congelada; por ello se le colocarán medicamentos para prevenir reacciones alérgicas y también se administrarán medicamentos para evitar nauseas y vómitos
Durante el paso de médula, médico y parte del equipo de enfermería estaran con el paciente en la habitación. Cuando todo esté en orden, el médico se retirará de la habitación y el equipo de enfermería se quedará hasta el final del procedimiento.
Durante la infusión de la médula, se controlarán signos vitales (temperatura, presión, frecuencia cardíaca, frecuencia respiratoria, y saturometría (oxigenación).
Eventualmente, puede presentarse dolor de cabeza, vómitos, aumento de presión arterial, etc. Para cada uno de estos síntomas, se administran medicamentos o varian la velocidad de administración de la médula.
Además (en el transplante autólogo), aparecerán orinas rojas. Esto no es sangramiento, es una reacción del medio de preservación de la médula cuando estuvo congelada.

POSTERIOR AL TRANSPLANTE
Si no se presentan complicaciones, el paciente permanecerá en la clínica por aproximadamente un mes.
El “prendimiento”, es decir, el momento en que esta
nueva médula comienza a producir células, es de 14 a 28 días posteriores a la administración del mismo.

COMPLICACIONES
Existen muchas complicaciones derivadas del transplante y del proceso de acondicionamiento y esto es debido a las altas dosis de quimioterapia y radioterapia. Durante este primer mes, podemos ver: náuseas y vómitos, diarrea, mucositis, insuficiencia renal transitoria, sangramientos, etc; pero sin duda, el mayor riesgo son las infecciones, debido a que el paciente no tiene una médula funcionante. INFECCIONES
Estas, principalmente se originan por gérmenes propios, que viven siempre en el cuerpo humano, y que ahora se vuelven más agresivos. Pero también, debemos preocuparnos de los que están en el aire, y por contacto, por eso su estadía en el servicio se realiza en una habitación mas protegida llamada aislamiento.

SANGRAMIENTO
Debido a que la médula aún no funciona no se producen plaquetas, que son las células encargadas de la coagulación, por lo tanto se presentarán sangramientos esporádicos que deberán ser controlados mediante la transfusión periódica de plaquetas, y de glóbulos rojos, ya que el paciente frecuentemente se encontrará anémico.

TOXICIDAD HEPÁTICA Y RENAL
Debido a la quimioterapia usada en el condicionamiento, las transfusiones, los medicamentos para controlar las infecciones y para evitar el rechazo,  presentará un grado variable de “daño” renal y hepático reversible en el tiempo. Esto se debe fundamentalmente a la sobrecarga en sus funciones y daño transitorio de algunos medicamentos, por si mismos, o por estar combinados con otros.
al paciente se le verá  por esto más hinchado, aumentará de peso, su piel tomará un color amarillo, no tendrá hambre, vomitará, disminuirá la cantidad de orina y habrá dolor abdominal.

ENFERMEDAD DE INJERTO VERSUS HUESPED
Ocurre en pacientes que reciben médula de un donante compatible o de un donante no relacionado (cordón), las células de la médula injertada reconocen el cuerpo del paciente como “extraño” y comienzan a atacarlo, esto está en directa relación al grado de compatibilidad que tenía la médula del donante. Esto comienza a presentarse mas o menos a los 14 a 17 días después del transplante, cuando la médula nueva comienza a “prender” y puede durar hasta un año después. Los órganos más afectados son piel, que comienza a colocarse descamativa, y enrojecida. A nivel de tracto digestivo, con diarrea principalmente, daño hepático, con dolor en la parte superior derecha del abdomen, también se evidencia poniéndose “amarillo” (ictericia), Para manejar esto se aumentarán las dosis de los inmunosupresoes. FALLA DEL TRANSPLANTE
En muy raras ocasiones puede ocurrir que la médula nueva no prenda, es decir que se pierda, esto puede deberse a infecciones virales, daño de la médula, medicamentos, o por razones desconocidas, en este caso se tratará con medicamentos que estimulen el crecimiento de estas células en la espera de un nuevo transplante.
Fdo: Beatriz Rodríguez Ceñal

Fuentes: medicos.org

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  9592  veces

Comentarios»

No existen comentarios



*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image