Hipómenes y Atalanta

20 10 2009

Hoy hemos leído y comentado en clase esta hermosa historia.

Atalanta era una joven griega a quien el oráculo había vaticinado grandes desgracias si contraía matrimonio. La doncella perdió por ello el poco interés que tenía por casarse y se dedicó a lo que más le gustaba: la caza. Como era una mujer muy hermosa y tenía muchos pretendientes detrás suyo, se le ocurrió proclamar que cualquier hombre que aspirase a desposarla debía competir con ella en una carrera. Si ganaba, conseguiría su mano. Si perdía, ella misma se encargaría de darles muerte.

Hipómenes y Atalanta - Guido Reni (Museo del Prado - Madrid)

Hipómenes y Atalanta - Museo del Prado - Autor: Guido Reni

Hipómenes, un valeroso joven, decidió desafiarla. Sabiendo de antemano que, en condiciones normales no podría vencer, suplicó ayuda a Afrodita, la diosa del amor. Ésta se decidió a darle una solución, y le entregó unas manzanas de oro obtenidas del árbol del Jardín de las Hésperides, hijas de Atlas. Durante la carrera, Hipómenes lanzó las manzanas alternativamente varios metros por delante de Atalanta, adelantándola cuando ésta se detenía a contemplarlas, y ganando finalmente la carrera. Aunque la historia pudo haber concluido de modo alegre, con Atalanta e Hipómenes jutnos, por el contrario tuvo un trágico desenlace. En una ocasión, consumaron su amor en un templo, rompiendo por accidente una estatua. La ira de Afrodita o la ira de Zeus, ya que existen dos versiones al respecto, supuso que fueran convertidos en leones. Una leyenda posterior señala que son estos dos leones quienes tiran del carro de la diosa Cibeles.

Estatua de Cibeles - Madrid

Atalanta e Hipómenes, ¿los leones de la estatua Cibeles?