4. Mitos, etimología y literatura en el jardín


Taryna era la encargada de preparar el mito de Dioniso para darle la bienvenida a la nueva viña que tenemos en el jardín y que, por supuesto, le hemos dedicado al dios del vino. Ha encontrado este soneto:

Fluya el vino en raudal; cada Bacante
dance y embriáguese la noche entera,
desnuda entre la fronda, que la fiera
dormida en cada copa es un amante
dispuesto a alborotar, desafiante,
cuerpo y alma hasta la última frontera;
espíritu de Baco, que libera
cuanto el recato reprimió frustrante.

Coronado de pámpanos, Dioniso
logra crear ficticio paraíso
sin fracasos, ni lágrimas, ni heridas,

como si todo aquello que se alcanza
se convirtiera en oro, a semejanza
del infortunio acontecido a Midas.  

DIONISO (Διώνυσος Diônysos o Διόνυσος Dionisos)

Hijo de Júpiter en la mitología griega dios del vino y de la vegetación, enseño a los mortales la vid y cómo hacer vino. Era bueno y amable con quienes le honraban, pero llevaba la locura y la destrucción a quienes lo despreciaban o a los rituales orgiásticos de su culto. De acuerdo con la tradición, Dionisio moría cada invierno y renacía en la primavera. Para sus adeptos, este renacimiento cíclico, acompañado de la renovación estacional de los frutos de la tierra, encarnaba la promesa de la resurrección de los muertos. 

BACO:

Dios del vino en la mitología romana, solía caracterizarse de dos maneras: una como dios de la vegetación, específicamente de los frutos de los árboles, que aparece representado en los vasos con un cuerno con bebida y racimos de uvas. Cómo llego a ser el dios popular del vino y del regocijo, se dice que en algunos de sus festivales se producían milagros en los que dicha bebida era el ingrediente predominante   

INFANCIA DE DIONISO

Antes de que su madre muriera, Zeus extrae el fruto de su vientre y lo injerta en su muslo para salvarle la vida, una vez concluida la maduración lo sacará de ahí. Por orden de Hera los Titanes se apodaron del hijo recién nacido de Zeus, Dioniso, niño coronado con serpientes y, a pesar de sus transformaciones, lo desmenuzaron. Hirvieron los pedazos en una caldera, mientras un granado brotaba de la tierra donde su sangre había caído; pero salvado y reconstruido por su abuela Rea, volvió a la vida. Perséfone a quien Zeus confió su cuidado, lo llevó al rey Atamante de Orcomenos y su esposa ino, a quienes persuadió para que criasen al niño en las habitaciones de las mujeres, disfrazada de niña. Cuando llegó a la edad viril, Hera lo reconoció como hijo de Zeus, a pesar del afeminamiento a que lo había reducido su educación, confundiéndolo. Pero no se podía engañar a Hera, quien castigó al matrimonio real con la locura, de modo que Atamante mató a su hijo Learco confundiéndolo con un ciervo Luego, por orden de Zeus, Hermes transformó temporalmente a Dioniso en un chivo y lo regaló a las ninfas Macrís , Nisa, Erato,Bromia y Bacque, del monte Nisa en el Helicón. Ellas cuidaron a Dioniso en una cueva, lo mimaron y lo alimentaron con miel, servicio por el cual Zeus colocó luego sus imágenes entre las estrellas con los nombres de las Híades. Dioniso fue a recorrer el mundo entero acompañado por su preceptor Sileno y un ejército salvaje de sátiros y ménades, cuyas armas eran el báculo con hiedra enroscada y con una piña en la punta, llamada thyrsus y espadas, serpientes y bramaderas que infundían terror. Navegó rumbo a Egipto, llevando consigo el vino, y en Faros el rey Proteo lo recibió hospitalariamente.Allí después de encontrar mucha resistencia en el camino, conquistó todo el país, al que enseño el arte de la vinicultura, dotándolo además de leyes y fundando grandes ciudades. Fue en el Monte Nisa donde Dioniso inventó el vino por el que se celebra principalmente.

DIONISO Y LA VID

Cuando Dioniso creció, descubrió la cultura del vino y la forma de extraer su precioso jugo. A este respecto, la leyenda narra lo siguiente: Dioniso se encontró con un frágil tallo de parra, sin pámpanos, racimos o fruto alguno. Le gustó, y decidió hacer algo para preservarlo. En primer lugar, lo introdujo en un huesecillo de pájaro. Tan a gusto se encontró el tallo, que siguió creciendo. Fue entonces cuando tuvo que transplantarlo al interior de un hueso de león de león. Posteriormente, hubo de pasarlo a un hueso de asno, de mayor tamaño. Al tiempo, el tallo se convirtió en una parra y dio su fruto. Entonces descubrió Dioniso las propiedades de su zumo fermentado. La hiedra aplaca los excesos del vino. Con coronas de hiedra se ceñían las cabezas de los dionisiacos en sus fiestas.

El jueves día 21 de mayo 09 salimos toda la clase de Cultura Clásica de 3º ESO, guiados por Miguel Puente y acompañados por la profe Esther Castro, a hacer un paseo mitológico por nuestro jardín. Cada uno llevaba escrito un texto relativo a alguna planta, árbol o animalillo para leerlo en los lugares pertinentes.

Lo mejor de esta actividad ha sido el reportaje fotográfico realizado por Ana Trabanco, una de las compañeras de clase. Están todas las fotos en este álbum:

Gracias a Puente por acompañarnos.

Esta película necesita Flash Player 7

El jueves 21 de mayo a última hora vamos a estrenarnos como guías mitológico-literarios por nuestro propio jardín. Nos acompañará Puente como cicerone y nosotros iremos interviniendo con nuestros cuentos y poesías. Ya tenemos repartidos los textos y se supone que vamos a llevar las lecturas preparadas. ¡A ver cómo sale!
La estrella de la visita va a ser la plantación de una viña en honor a Dioniso, nos la ha donado el Jardinero Mayor de Gijón. Gracias, por cierto a Juan Carlos Martínez, que así se llama.

Artículo realizado por Claudia Vanessa Mosquera Valenzuela

bernini-apollo.jpg       Apolo y Dafne, de Bernini. Pincha en la foto para ampliarla.

 La muchacha se está convirtiendo en árbol entre los brazos del dios. La escultura representa tan bien esta metamorfosis que los que han visto de cerca esta estatua dicen que en la textura de mármol del cuerpo de Dafne se aprecia la rugosidad del tronco del laurel en la piel de la ninfa.

MITO DE APOLO Y DAFNE 

Apolo, dios de los arqueros, de la música, de la profecía y de la luz, era muy poderoso, pero no siempre afortunado en sus amores. Su primer amor fue la ninfa Dafne, pero ella lo rechazó. La violenta pasión de Apolo y la resistencia de Dafne se debían a que Eros (Cupido),  irritado por las bromas de Apolo, le disparó a él una flecha de oro para que se enamorase de ella, mientras que a Dafne, le dirigió una de plomo para que le rechazase. Apolo persiguió a Dafne con todo tipo de súplicas amorosas, todas las cuales rechaza hasta llegar a orillas del río Peneo. Aquí justo en el momento en que va a darle alcance, ella pide ayuda a su padre, el dios del río, el cual la transforma en un laurel. Apolo se queda de una pieza al ver convertirse en árbol a la ninfa que tanto amaba y abraza el tronco que fuera su cuerpo. Al pie del árbol decide que será su símbolo y se hace una corona con un par de ramas, es la famosa corona de laurel de Apolo, adorno de los poetas y de los emperadores romanos.

Laurel, plátanos y arces junto a la verja que da al antiguo Colegio Manuel Medina.

 Artículo de Borja Alvarez Fombella 3ºA

 

          Lotus de nuestro jardín

UN EPISODIO DE LA ODISEA 

Ulises en la Isla de los Lotófagos

Los que prueban la flor del loto, inmediatamente olvidan el pasado cercano y el remoto. Tampoco recuerdan los proyectos para el futuro. Sus días transcurren sin angustias ni sufrimientos, ya que no recuerdan nada, y tampoco cumplen con sus deberes y obligaciones porque han olvidado todos los proyectos. Solo pasan el tiempo, tirados sobre la playa, gozando de sus sueños dichosos mientras consumen la flor del loto.

Ni bien llegaron a la isla, Ulises envió a un grupo de hombres a investigar ya que necesitaban aprovisionarse de agua dulce y otros víveres.

Los lotófagos eran muy amigables. No solo los recibieron con los brazos abiertos, sino que también les dieron a probar su alimento favorito: la flor del loto.

¿Qué sucedió? Los navegantes, apenas probaron el fruto delicioso, olvidaron a Ulises, a Itaca, la tarea encomendada, las penas y sufrimientos que habían soportado y se tendieron sobre la playa olvidando sus obligaciones como el resto de los lotófagos, fantaseando sueños de felicidad.

Ulises, que se había quedado en la nave, comenzó a preocuparse temiendo que los nativos de la isla podrían haberlos aniquilado y bajó a buscarlos.

Al ver lo que ocurría, ya que ninguno quería volver a la nave y solo deseban permanecer allí tirados consumiendo la dulce flor, hizo bajar a los remeros para que lo ayudaran a arrastrarlos nuevamente a las naves, advirtiéndoles que no debían por nada del mundo probar ese alimento.

Los hombres lloraron y patalearon, ellos no deseaban volver a sufrir pena alguna, pero Ulises los ató fuertemente hasta que se les pasó el efecto del fatal alimento.

Las naves de Ulises siguieron nuevamente su derrotero y luego de navegar varios días, vieron una hermosa isla que se recortaba sobre el horizonte, donde se detuvieron.

Y contestó el espejito mágico:

-Narciso, naturalmente.

Y pasó a contarnos un hermoso mito griego sobre una flor llamada “narciso” que inclina su corola hacia el suelo buscando verse reflejada en el agua que fluye ante ella; resulta que antes de existir esta flor, un bello joven llamado Narciso… 

 Artículo realizado por Paula Mateo y Ana Trabanco

ETIMOLOGÍA: El nombre del joven narcisista de la mitología griega Narkissos hijo del dios río Cephissus y de la ninfa Liríope; que se distinguía por su belleza. El nombre deriva de la palabra griega narkào (narcótico). Se refiere al olor penetrante y embriagante de las flores de algunas especies. Algunos sostienen que la palabra deriva de la palabra persa  Nargis.

NOMBRE CIENTÍFICO: Narcissus

                           Narcisos de Roces

MITO DE ECO Y NARCISO: 

Eco era una joven ninfa de los bosques, parlanchina y alegre. Con su charla incesante entretenía a Hera, esposa de Zeus, y estos eran los momentos que el padre de los dioses griegos aprovechaba para mantener sus relaciones extraconyugales.

 Hera, furiosa cuando supo esto, condenó a Eco a no poder hablar sino solamente repetir el final de las frases que escuchara, y ella, avergonzada, abandonó los bosques que solía frecuentar, recluyéndose en una cueva cercana a un riachuelo.

Por su parte, Narciso era un muchacho precioso, hijo de la ninfa Liríope. Cuando él nació, el adivino Tiresias predijo que ‘si llega a conocerse’ sería su perdición, y así su madre evitó siempre espejos y demás objetos en los que pudiera verse reflejado.

Narciso creció así hermosísimo sin ser consciente de ello, y haciendo caso omiso a las muchachas que ansiaban que se fijara en ellas.Tal vez porque de alguna manera Narciso se estaba adelantando a su destino, siempre parecía estar ensimismado en sus propios pensamientos, como ajeno a cuanto le rodeaba. Daba largos paseos sumido en sus cavilaciones, y uno de esos paseos le llevó a las inmediaciones de la cueva donde Eco moraba. Nuestra ninfa le miró embelesada y quedó prendada de él, pero no reunió el valor suficiente para acercarse.

Narciso encontró agradable la ruta que había seguido ese día y la repitió muchos más. Eco le esperaba y le seguía en su paseo, siempre a distancia, temerosa de ser vista, hasta que un día, un ruido que hizo al pisar una ramita puso a Narciso sobre aviso de su presencia, descubriéndola cuando en vez de seguir andando tras doblar un recodo en el camino quedó esperándola. Eco palideció al ser descubierta, y luego enrojeció cuando Narciso se dirigió a ella.

- ¿Qué haces aquí? ¿Por qué me sigues?- Aquí… me sigues… -fue lo único que Eco pudo decir, maldita como estaba, habiendo perdido su voz. Narciso siguió hablando y Eco nunca podía decir lo que deseaba. Finalmente, como la ninfa que era acudió a la ayuda de los animales, que de alguna manera le hicieron entender a Narciso el amor que Eco le profesaba. Ella le miró expectante, ansiosa… pero su risa helada la desgarró. Y así, mientras Narciso se reía de ella, de sus pretensiones, del amor que albergaba en su interior, Eco moría. Y se retiró a su cueva, donde permaneció quieta, sin moverse, repitiendo en voz queda, un susurro apenas, las últimas palabras que le había oído… “qué estúpida… qué estúpida… qué… estu… pida…”. Y dicen que allí se consumió de pena, tan quieta que llegó a convertirse en parte de la propia piedra de la cueva…

Pero el mal que haces a otros no suele salir gratis… y así, Némesis, diosa griega que había presenciado toda la desesperación de Eco, entró en la vida de Narciso otro día que había vuelto a salir a pasear y le encantó hasta casi hacerle desfallecer de sed. Narciso recordó entonces el riachuelo donde una vez había encontrado a Eco, y sediento se encaminó hacia él. Así, a punto de beber, vio su imagen reflejada en el río. Y como había predicho Tiresias, esta imagen le perturbó enormemente. Quedó absolutamente cegado por su propia belleza, en el reflejo.

Y hay quien cuenta que ahí mismo murió de inanición, ocupado eternamente en su contemplación. Otros dicen que enamorado como quedó de su imagen, quiso reunirse con ella y murió ahogado tras lanzarse a las aguas. En cualquier caso, en el lugar de su muerte surgió una nueva flor al que se le dio su nombre: el Narciso, flor que crece sobre las aguas de los ríos, reflejándose siempre en ellos.

nar.jpg

                                                       Eco y Narciso

Artículo elaborado por Taryna Campo 

INTRODUCCIÓN  

El ciprés de nuestro jardín es en realidad un falso ciprés y su nombre cientifico es Chamaecyparis lawsoniana, pertenece a la familia de las cupresáceas.

Descripción: El ciprés falso puede alcanzar en la naturaleza una altura de más de 50 metros, cultivados en jardines privados raramente llegan a los 25,30 metros. La madera, una vez liberada de la corteza, es clara por lo que se convierte en especialmente adecuada para crear jins. El follaje es verde oscuro y brillante, mientras que el tronco suele adoptar formas curvadas.

Leyenda: Se asegura que la madera del ciprés es incorruptible a la carcoma con el paso de los años, habiéndose utilizado por ello su madera para la fabricación de muebles; y que si se colocan hojas machacadas entre simientes de cualquier especie, éstas nunca serán atacadas por los gusanos.

                      Falso ciprés dentro del jardín del IES ROCES

Se asocian, por lo general, los cipreses a los cementerios, considerándose, por tanto, árboles simbólicos de la Muerte; pero también se consideran árboles de la Vida cuando forman un bosquecillo, ya que sus efluvios devolvían la salud a la gente que acudía con el pecho dolido para respirarlos.

EL MITO DE CIPARISO 

Finalmente, os narro un cuento sobre la creación del ciprés: En los campos de Cartea había un ciervo al que las ninfas del lugar tenían por sagrado. No le faltaba de nada al animal, que con el paso de los años se había acostumbrado a corretear y pasear tranquilamente por toda la comarca sin que humanos, ni otros seres le atacasen; pues notable era su presencia. Sus cuernos brillaban como el oro; y colgaban de su torneado cuello collares de diamantes; una cinta de plata, ceñía su frente, de la que pendían pequeñas perlas, que se movían graciosamente cuando se movía, a juego con las dos grandes perlas de sus orejas. El ciervo, sin temor, se dejaba acariciar de toda persona; pero sin duda, con quien más congenió, fue con Cipariso, el más hermoso de las gentes de Ceos, la antigua isla de Kea. El muchacho acompañaba al ciervo en sus idas y venidas, llevándole a los manantiales más limpios para beber y a los mejores pastos para comer; le hacía guirnaldas de flores que colgaba de sus relucientes astas y, a veces, montaba sobre su lomo.

cipariso y su ciervo

Cipariso y su ciervo

Pero sucedió un día, que el ciervo sagrado, se tumbó a dormir después de una buena comilona. Cipariso había salido a cazar en compañía de su amigo el dios Febo Apolo. Divisó un bulto detrás de unos arbustos y lanzó contra el su jabalina. Cipariso corrió a ver la pieza que había acertado. El arma del guapo joven, que no había reconocido a su querido amigo, hirió de muerte al sagrado ciervo de las ninfas. Nada pudieron hacer ni Febo con sus conocimientos médicos ni Cipariso que lloraba desconsolado sobre el ciervo, deseando, él mismo, la muerte. Tampoco consiguió Febo sacar de la cabeza de Cipariso su deseo de morir. El agraciado joven quedó de rodillas, derramando lágrima tras lágrima, sobre el cadáver de su amado ciervo, pidiendo a los dioses estar de luto todo el tiempo. Agotadas todas las lágrimas, comenzaron sus miembros a tornarse de color verde y a crecerle el pelo que se le enmarañó y endureció; adquiriendo una gran altura desde la que podía mirar las estrellas desde su copa. Muy triste y apenado quedo Febo, por la pérdida de su amigo y, con voz honda y profunda pronunció estas palabras: 

Luto serás desde este instante para la gente y consuelo serás de los dolientes.

Aunque nuestro ciprés es un “falso ciprés”, después de leer este hermoso mito, ya no podremos evitar considerarlo como a Cipariso metamorfoseado en árbol.

   Isla de Ceos o Kea, de donde era Cipariso

Artículo de Yeray González y Andrea Alonso

INTRODUCCIÓN CIENTÍFICA Y ETIMOLOGÍA
La abeja europea, también conocida como la abeja doméstica o melífera lleva el nombre científico de Apis mellifera. Es la especie de abeja con mayor distribución en el mundo. Originaria de Europa, África y parte de Asia, fue introducida en América y Oceanía. Fue clasificada por Carolus Linnaeus en 1758. Su nombre quiere decir “abeja portadora de miel”.
La palabra abeja viene del diminutivo latino apicula, es decir “abeja pequeña”.

UN POEMA DEL POETA  GRIEGO SEMÓNIDES
Semónides de Amorgos, un poeta griego arcaico, siglo VI a. C. hace un largo poema clasificando a las mujeres en distintos tipos, resulta que a Semónides todas las mujeres le parecen “el demonio”, excepto aquella que se parece a la hacendosa abeja, modosita y trabajadora, así que después de poner verdes a casi todas, esta es la que se salva:

A otra la sacaron de la abeja. ¡Afortunado quien la tiene!
Pues es la única a la que no alcanza el reproche,
y en sus manos florece y aumenta la hacienda.
Querida envejece a su amante esposo
y cría una familia hermosa y renombrada.
Y se hace una ilustre entre todas las mujeres,
Y en torno suyo se derrama una gracia divina.
Y no le gusta sentarse entre otras mujeres
cuando se cuentan historias de amoríos.
Tales son las mejores y más prudentes
mujeres que Zeus a los hombres depara.

Y a continuación, ojito con lo que dice de las demás mujeres:

Y a las demás, todas ellas existen por un truco
de Zeus, y así permanecen junto a los hombres.
Pues este es el mayor mal que Zeus creó:
Las mujeres. Incluso si parecen ser de algún provecho,
resultan, para el marido sobre todo, un daño.
Pues no pasa tranquilo nunca un día entero
todo aquel que con mujer convive.

El poema entero se llama Yambo de las mujeres, de Semónides de Amorgos, y no deja títere con cabeza.


 Isla de Amorgos

Como la abeja es útil al hombre, pero no inofensiva, os ofrecemos aquí también otra visión de las abejas, como insecto que pica y hace daño y a la vez muere cuando clava su aguijón:

UNA FÁBULA DE ESOPO, ESCRITOR GRIEGO DEL SIGLO V a. C.

Envidiosas las abejas a causa de la miel que les arrebataban los hombres, fueron en busca de Zeus y le suplicaron que les diera fuerza bastante para matar con las punzadas de su aguijón a los que se acercaran a sus panales.

Zeus, indignado al verlas envidiosas, las condenó a perder su dardo cuantas veces hirieran a alguno y a morir ellas mismas después.

 Moraleja: La envidia no es buena consejera, más bien nos puede llevar a perder lo que ya poseemos.

venus-con-palomas.jpg    Amplía el cuadro para ver las palomas que juegan con Eros-Cupido junto a los amantes Venus y Marte (o Afrodita y Ares, que es lo mismo)

Artículo de Sonia Pereira 

Solemos comparar con las tórtolas a los amantes muy enamorados, por eso y porque las palomas son animales relacionados con la diosa Venus-Afrodita, relacionamos con ellas este poema del poeta latino Catulo, que trata de dos amantes que no quieren dejar de besarse en una noche perpetua.

                                    

                          

            Columba palumbus, es decir, paloma 

  

                Tórtola turca

La paloma y la tórtola de estas dos fotos son visitantes de nuestro jardín.

Vivamus, mea Lesbia, atque amemus,
rumoresque senum severiorum
omnes unius aestimemus assis.
Noctes occidere et redire possunt
nobis cum semel occidit brevis lux
nox est perpetua una dormienda.
Da mi basia mille, deinde centum,
dein mille altera, dein secunda centum,
deinde usque altera mille, deinde centum,
dein, cum multa milia fecerimus,
conturbabimus illa, ne sciamus
aut ne quis malus invidere possit”
(Cat. car. 5)

CARMEN V
Vivamos y amemos, oh Lesbia mía,
y démosles menos valor que a un as
a las voces de los viejos severos.
Los astros pueden morir y volver;
muerta nuestra breve luz, deberemos
dormir una última noche perpetua.
Dame mil besos, seguidos de un ciento;
luego otros mil, luego un segundo ciento;
luego otros mil seguidos, luego un ciento.
Después, hechos ya muchísimos miles,
revolvámoslos, para no saber BesoBeso
ni nosotros, ni el malvado que mira
acechante, cuántos besos nos dimos.Beso


              venusy-adonis-con-palomas.jpg

Venus y Adonis, observad las dos palomas que acompañan a la diosa junto con Cupido-Eros

Artículo de Christian Narganes y Michael Ordóñez 

INTRODUCCIÓN CIENTÍFICA Y ETIMOLOGÍA

Nombre científico de gorrión: Passer domesticus.
El gorrión común (Passer domesticus) es un ave pequeña, adaptada al hábitat urbano y muy acostumbrada a vivir cerca del ser humano, hasta el punto de ser la más frecuente y conocida. Se encuentra distribuido por todo el globo, aunque es originario de Eurasia y del Norte de África.

En cuanto a la etimología de “gorrión” ¿a quién se le ocurre? En latín se dice passer (de ahí, pájaro, pero no gorrión) y en griego es strouthos (de ahí, ave-struz, pero gorrión, tampoco).

EL GORRIÓN EN UN POEMA DE LA LITERATURA LATINA 

Poema de Catulo al gorrión de su amada Lesbia
Gorrioncito
, joya de mi pequeña,
con quien juega, al que resguarda en el seno,
al que suele dar la yema del dedo
y le incita desgarrados mordiscos:
cuando a mi deseo resplandeciente
le place tornarse alegre y aliviarse
de sus cuitas, para aplacar su ardor,
¡cuánto me gustaría, como hace ella,
jugar contigo y desterrar las penas
lejos de mi triste ánimo!

Passer, deliciae meae puellae,
quicum ludere, quem in sinu tenere,
quoi primum digitum dare adpetenti
et acris solet incitare ,
cum desiderio meo nitenti
carum nescioquid libet iocari,
et solaciolum sui doloris:
credo, tum gravis acquiescat ardor:
tecum ludere, sicut ipsa, possem
et tristis animi levare curas!

GORRIONES DEL CARRO DE AFRODITA EN UN POEMA DE SAFO, POETISA GRIEGA DEL S. VI A. C.

Oda a Afrodita para que venga a ayudar a la poetisa, que está enamorada
Inmortal celeste, de adornado trono
Afrodita, trenzadora de engaños, atiende
no atormentes más con pesar y angustias
mi alma, señora,
sino ven aquí, si mi voz de lejos
otra vez oíste y me escuchaste
y dejando atrás la dorada casa
de tu padre viniste,
tras uncir el carro: gorriones lindos
a la negra tierra tiraban prestos
con sus fuertes alas batiendo el aire
desde los cielos.
Y llegaron pronto
y tú dichosa
con divino rostro me sonreías
preguntando qué me pasaba, a qué otra vez
te llamaba
y que qué prefiero que en mi alma loca
me suceda ahora: “¿A quién deseas
que a tu amor yo lleve? Ay dime Safo
¿quién te hace daño?
Pues si huyó de ti, pronto irá a buscarte;
si aceptar no quiso, dará regalos;
te amará bien pronto, sino te ama,
aun sin quererlo”.
Ven también ahora y de amargas penas
líbrame, y otorga lo que mi alma

ver cumplido ansía, y en esta guerra sé mi aliada.

venus-en-un-carro-con-palomas.jpg Afrodita llevada en un carro por unos pajaritos ¿os parecen gorriones? Ampliad la foto para verlo.

Artículo de Taryna Campo 

La palabra margarita viene del griego a través del latín y significa perla: μαργαρίτα.

La chiribita, margarita común, pascueta o vellorita (Bellis perennis) es una planta herbácea nativa del centro y norte de Europa; en esta zona es la más común de las numerosas plantas llamadas margarita, y una hierba muy utilizada a efectos decorativos mezclada con el césped, por su resistencia a la siega.

Es una hierba de pequeña altura, unos 15 cm en las mejores condiciones; tiene un rizoma rastrero, y hojas dentadas y espatuladas de 2 a 5 cm de largo. En un tallo floral sin hojas produce inflorescencias discoidales, de 2 a 3 cm de diámetro y pétalos blancos o amarillos. La flor se cierra por la noche y se abre nuevamente a la mañana.

Es comestible; se ha consumido las hojas en ensaladas. La infusión de hojas y flores se considera diuréticay depurativa; se emplea también tópicamente para el acné y otras afecciones de la piel.

                                    
Lotus y margarita del jardin del instituto

Artículo realizado por Yeray Fernández y Andrea Alonso

arana.jpg   

Arañita del jardín del IES Roces, amplíala para convertirla en ARAÑA

INTRODUCCIÓN CIENTÍFICA Y ETIMOLOGÍA

Las arañas (orden Araneae) son el orden más nutrido de la clase Arachnida, diversamente emparentadas con otros grupos de Artrópodos, como los insectos, con los que no deben confundirse. El grupo está abundantemente representado en todos los continentes, excepto en la Antártida. Todas son depredadoras de pequeños animales, generalmente solitarias. Producen sedA llamada tela de araña, que usan para tejer redes de caza, tapizar refugios e incluso hacerse llevar por el viento. Hasta la fecha se han descrito unas 38.000 especies, de las que sólo una docena son realmente peligrosas para los seres humanos. La especialidad que se ocupa de las arañas y el resto de los arácnidos se llama Aracnología. Hay personas que sufren de aracnofobia, miedo a las arañas.

La palabra “araña” viene del latín aranea y del griego aracne  tenemos helenismos como arácnido, aracnología o aracnofobia.

 

                                                          

Estas otras dos también tejen en el jardín mientras nosotros estamos en clase

EL MITO DE ARACNE 

Aracne es hija de Idmón un tintorero y nació en Lidia. La joven era muy famosa por tener gran habilidad para el tejido y el bordado. Cuenta la leyenda que hasta las ninfas del campo acudían para admirar sus hermosos trabajos en tales artes. Tanto llegó a crecer su prestigio y popularidad que se creía que era discípula de Atenea (diosa de la sabiduría y de las hiladoras).

Aracne era muy habilidosa y hermosa, pero tenía un gran defecto: era demasiado orgullosa. Ella quería que su arte fuera grande por su propio mérito y no quería deberle sus habilididades y triunfos a nadie. Por eso, en un momento de inconciencia, retó a la diosa, quien por supuesto aceptó el reto. Primero, se le apareció a la joven en forma de anciana y le advirtió que se comportará mejor con la diosa y le aconsejó modestia. Aracne, orgullosa e insolente desoyó los consejos de la anciana y le respondió con insultos.

Atenea montó en cólera, se descubrió ante la atrevida jovencita y la competencia inició. En el tapiz de la diosa, mágicamente bordado se veían los doce dioses principales del Olimpo en toda su grandeza y majestad. Además, para advertir a la muchacha, mostró cuatro episodios ejemplificando las terribles derrotas que sufrían los humanos que desafiaban a los dioses. Por su parte, Aracne representó los amoríos deshonrosos de los dioses, como el de Zeus y Europa, Zeus y Dánae, entre muchos más. La obra era perfecta, pero Palas encolerizada por el insulto hecho a los dioses, tomó su lanza, rompió el maravilloso tapiz y le dio un golpe a la joven. Ésta sin comprender, se siente totalmente humillada y deshonrada, por lo que enloquece y termina por ahorcarse.

Sin embargo, Palas Atenea no permitió que muriera sino que la convirtió en una araña, para que continuara tejiendo por la eternidad. Otra versión nos cuenta que Aracne tenía un hermano llamado Falange. Mientras ella aprendía con Palas Atenea las artes del tejido, Falange aprendía el arte de la guerra. Todo iba bien, hasta que la diosa descubrió que entre los hermanos existía una relación impía e incestuosa, por lo que los castigó convirtiéndolos en animales.

fabula_aracne_hilanderas.jpg

Las Hilanderas, cuadro de Velázquez en el museo del Prado, Madrid, en que se representa el mito de la tejedora Aracne dentro de una escena de mujeres que están hilando.

venus-rosa-pelo.jpg

Adonis y Venus, ampliad para ver la rosa en el pelo de la diosa 

        Trabajo realizado por Laiene Soto y Elsa Velasco

rosas.jpg

Rosa del jardín del IES Roces 

DEFINICIÓN Y ETIMOLOGÍA DE LA ROSA

En español —y para otras lenguas romance también—, el término “rosa” proviene directamente y sin cambios del latín rosa, con el significado que conocemos: “la rosa” o “la flor del rosal”; devenido del vocablo previo rodia (ródja) [por cambio similar como en: ClauSus por ClauDIus]. Éste último arcaísmo latino es, a su vez, prestado —a través del osco— del griego antiguo ρόδον (RhÓDON) (la rosa, la flor del rosal) o mejor RhODÉA (el tallo de la rosa, el sostén de la flor).

A partir del griego antiguo se alude el posible significado de rhódon como “efluvio oloroso“, “lo que es fragante“, o “lo que desprende olor“; originado como término compuesto: por ροή (roí) “flujo” + οδμή (odmí) “fragancia, olor”.

 El MITO DE VENUS Y ADONIS

La rosa se relaciona con un amante de Afrodita llamado Adonis, Nacido del árbol de la Mirra, fruto del amor incestuoso de ésta con su padre, Tías, rey de Siria.

Fue recogido por Afrodita, la misma que incitó a su madre y luego la convirtió en árbol, que lo dejó al cuidado de Perséfone. Perséfone y Afrodita acabaron disputando por Adonis, hasta que Zeus (o Calíope, según la leyenda) decidió que pasara un tercio del año con cada una y un tercio del año libremente. Él pasaba siempre dos tercios con Afrodita, educado por las Ninfas.

Murió por el ataque de un jabalí, causado por los celos de Ares (el amante de Afrodita), o por una venganza de Apolo contra Afrodita, por haber dejado ciego a Hermanito, hijo de Apolo, que la había visto bañarse desnuda.

Su muerte está relacionada con el color rojo de la rosa. Cuando Afrodita corrió a socorrer a Adonis en su trance mortal, se clavó una espina de rosa (que era una flor blanca), tiñendo las rosas (flores que se le consagran) con su sangre. Esta misma leyenda se atribuye a las anémonas.

Otra rosa de nuestro jardín, perlada de rocío

venus_y_adonis.jpg

Venus y Adonis

     Artículo realizado por Borja Álvarez

 Abubilla visitante de nuestro jard�n

       Abubilla visitante de nuestro jardín

DEFINICIÓN DE ABUBILLA:

Wikipedia, abubilla: f. Ave coraciforme de unos 30 cm de longitud, con plumaje pardo rojizo, alas y cola a franjas blancas y negras, pico largo, puntiagudo y algo curvo y con un penacho de plumas eréctiles en la cabeza. Se alimenta de insectos. La abubilla vive en regiones templadas de Europa, Asia y África.

Drae: abubilla (Del lat. *upupella, dim. de upŭpa)

f. Pájaro insectívoro, del tamaño de la tórtola, con el pico largo y algo arqueado, un penacho de plumas eréctiles en la cabeza, el cuerpo rojizo y las alas y la cola negras con listas blancas, como el penacho. Es muy agradable a la vista, pero de olor fétido y canto monótono.

 UN MITO SOBRE LA ABUBILLA

Pandión I, soberano de Atenas, recibe la ayuda salvadora de Tereo, rey de Tracia, con quien concierta una alianza ofreciéndole la mano de su hija Procne.
El matrimonio se celebra y consuma en medio de malos presagios, que no impiden el nacimiento de un heredero, Itis, y la felicidad matrimonial durante unos pocos años.
Pero Procne no es feliz, siente nostalgia del hogar que dejó atrás y sobretodo una tremenda añoranza de su hermana Filomela por lo que manda a Tereo a Atenas en su busca.

Al llegar a Atenas, la espléndida belleza de Filomela deslumbra a Tereo que queda inmediatamente subyugado por la hermosura de la joven, lo que le provoca el enamoramiento instantáneo (hoy lo llamaríamos “flechazo”).
Tereo disimulando a duras penas, la lujuria que lo desborda, logra el permiso de Pandíon para que la princesa emprenda el viaje.
Pero al desembarcar en Tracia, Tereo loco de deseo, incapaz de contener su lascivia, viola a su cuñada, y para que no pueda hablar de lo sucedido le corta la lengua y la encierra.
Sin embargo, Filomela se las ingenia, gracias a una tela bordada, para avisar a su hermana de que no está muerta como le han hecho creer.
Procne disfrazada de bacante (mujer descocada, ebria), libera a Filomela y la conduce a palacio donde las dos hermanas se vengan de Tereo de una forma atroz: dan muerte al niño Itis, hijo de la propia Procne, lo guisan y se lo sirven a la mesa a su padre. Cuando Tereo descubre el macabro menú que ha ingerido, persigue a las hermanas espada en mano, pero una triple metamorfosis impide su castigo.

Procne se convierte en golondrina (ave migratoria), Filomela en ruiseñor (pájaro con un canto muy melodioso) y Tereo en abubilla, (pájaro insectívoro, que es muy agradable a la vista, pero de olor fétido y canto monótono

El banquete de Tereo, de Rubens, en el Museo del Prado, de Madrid

                                                                                                                                    Borja Álvarez

Preparamos un trabajo sobre el jardín, consiste en buscar los nombres científicos, la etimología y la mitología de plantas, árboles, flores y animalillos del jardín que rodea el IES Roces. Las imágenes nos las proporciona Miguel Puente, el conserje, que nos ha montado una página web con fotos increíbles que tenía hechas.

Pincha aquí para ver LA NATURALEZA QUE RODEA EL IES ROCES

(Cotilleo: Esta web sobre la Naturaleza en el IES Roces se ha hecho famosa y va a salir Puente entrevistado en La Nueva España próximamente a propósito de ella)